Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Lunes, 17 Marzo 2014 19:02

Lecciones de historia por un derrotado.

Escrito por  J. Aguinaga
Valora este artículo
(1 Voto)

Asistimos en estos días al renacer de la conocida como “Guerra fría”. Este conflicto no declarado que se alargó durante casi cincuenta años, no fue un conflicto entre países, como las teorías mundanas actuales quieren hacernos creer: fue un conflicto entre dos visiones del mundo: el capitalismo contra el socialismo.

Cierto es que Estados Unidos y la URSS fueron los lideres destacados de ambas partes, pero no es más cierto que fue la URSS la que colapso ella sola, por la ineficacia de su modelo estalinista seguramente, y así la victoria por abandono fue para el capital. Pero no es más cierto que ahí terminan las similitudes entre el antiguo conflicto entre dos visiones del mundo, y el actual conflicto por el capital.

Por qué ese es el motivo único que puede convertir Ucrania, un territorio que jamás había sido autogobernado hasta hace veinte años, en un polvorín similar a España en 1936, al menos en las formas. Pero ¿cuáles son las causas reales del conflicto que llevara la muerte y la desolación al este de Europa?

Más allá de las causas económicas y de lucha de poder. Más alejados de la búsqueda de la supremacía occidental frente a las emergentes potencias asiáticas, lo cierto es que es la hipocresía occidental el detonante de la actual situación. La hipocresía de todos nosotros que nos llenamos la boca con la palabra democracia pero no estamos dispuestos a los sacrificios necesarios para conseguir una democracia en libertad.

Pondré ejemplos: el gobierno democráticamente elegido en Venezuela es puesto en duda por sus enemigos al llevar a cabo reformas y actuaciones fuera de los límites del capitalismo. El primer gobierno democrático de Egipto fue depuesto tras ganar unas elecciones en libertad por tener un marcado carácter islámico. El depuesto presidente ucraniano puede que fuera un gran corrupto, pero era el presidente legítimo y fue depuesto por un golpe de estado auspiciado por Estados Unidos y algunas potencias europeas, que melancólicas de su antiguo poder colonial y borrachas de poderío económico, han otorgado el poder no solo a los pro europeos, si no a los filo nazis.

Pero los pasos que sigue para lograr sus objetivos estratégicos son aún más escalofriantes: en siria, para deponer al dictador apoyan a grupos afines, cuando no miembros activos de Al Qaeda. En Irak la dictadura laica de Sadam Hussein fue sustituida por la democracia violenta e islamista que domina el país de atentado en atentado, logrando su población la libertad de morir por los preceptos del islam. El gobierno libio pasó de estar invitado en el jardín del Eliseo o en la Moncloa a ser defenestrado en favor de quien sabe qué tipo de radicales.

No es la primera vez que ocurren este tipo de iniciativas. EL fascismo llegó a dominar Europa en la década de los treinta del siglo XX para contrarrestar la fuerza que el comunismo estaba generando entre las clases proletarias. Cuando quisieron darse cuenta, se habían desbocado y representaban un peligro para todo el mundo. El mismo Hitler, conocedor de esta hipócrita tendencia capitalista-occidental, pudo intentar alargar la guerra hasta que soviéticos y aliados entraran en conflicto, esperando convertirse en vigía de la marca que representaría la frontera entre dos estados. El mismo régimen criminal del general Franco si logró beneficiarse de esta tendencia al servir de puente y entrada de Europa para los EEUU gracias al estrecho. Mismo caso que ocurre actualmente con el monarca marroquí.

En definitiva parece ser que los gobiernos actuales siguen la máxima que dice que el enemigo de mi enemigo es mi amigo, pero como nos recuerda la historia, nunca es así.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos