Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Jueves, 17 Abril 2014 15:14

¿Simple incompetencia o poca catadura moral?

Escrito por  J. Aguinaga
Valora este artículo
(1 Voto)

221b. imagen

 

Resulta que la Caja Rural de Betxí ha editado un libro de fotografías históricas de la localidad. Un libro donde fotografías de vecinos son comentadas entiendo que por las cuatro firmas que figuran como autores del mismo.

Editar un libro o firmarlo no es un tema baladí. Hay un trabajo de supervisión y corrección por parte del editor, si resulta ser un buen profesional. Asimismo, las firmas que figuran deben haber realizado una dura investigación, haber contrastado las fuentes, corregido los comentarios y haber datado correctamente los hechos que se anuncian en imágenes. No hablaremos ya de bibliografías o pies de foto. Por supuesto, entiendo que profesionales con un mínimo de método, preparación y responsabilidad habrán realizado todo lo anterior antes de firmar un libro. No creo que pongan su nombre a obras que no realizan. Y por supuesto, entiendo que quien aparece como editor del libro habrá fiscalizado dichos estudios, corregido lo que sea necesario y por supuesto habrá realizado su labor de forma impecable y no como un chapucero.

Resulta pues más incomprensible la cantidad de errores, fallos, malas identificaciones, dataciones incorrectas que presenta dicha obra. Más incomprensible aún por el hecho de ser una obra a coste del comprador, aunque si fuera gratuito no eximiría que debiera ser un trabajo bien hecho y no una chapuza.

No entraré en que no han solicitado permiso a las familias de los que aparecen en las imágenes, que quizás no fuera obligatorio pero sí un detalle en una entidad local que se ufana de serlo. Tampoco pondré en duda la competencia de los firmantes como autores, pues nadie es perfecto, a no ser que simplemente firmaran la obra para “ganar curriculum”, ante lo cual solo quedaría denominarlos “caraduras”.

Solo pediré que, ya que entiendo que no se retire tan “magna obra” y por supuesto pueda aparecer en los currículos de los autores para mayor grandeza de su ego, que tengan la suficiente humildad como para lanzar una disculpa pública por su pésima labor, y por supuesto, corrijan los fallos de cara a una dudosa segunda edición.

Les daré ejemplos. En la misma fotografía, la del bautizo de mi padre, mi abuelo y él bebe aparecen con apellidos distintos. Además, ninguna de las dos fotografías se corresponde con la correcta escritura de nuestro apellido: Montolio. Sin tildes, sin acentos, sin “U” finales mal que les pese. Sin traducciones absurdas. Ocurre también fallos en poner fecha a algunos eventos, personas identificadas erróneamente…podríamos seguir.

No solo ocurre en esa ocasión. Diferentes imágenes de mi familia.

Vale que puedan ser incompetentes o caraduras, o quizás solo vagos o descuidados, o que solo firmen por encargo. Pero esto no implica que no se les pueda exigir responsabilidades por su obra. Que bien que le sacarán partido sus eminencias a la chapuza.

 

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos