Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 10 Octubre 2014 16:45

La gran estafa catalana.

Escrito por  J. Aguinaga
Valora este artículo
(0 votos)

221b. imagen

Digamos antes que nada que en esta entrada no vamos a dilucidar acerca de sentimientos nacionalistas, independentistas o unionistas. Ni siquiera sobre si una parte fundacional de la constitución de España en el siglo XV, como integrante de la Corona de Aragón (no en vano comparten colores la señera y la actual bandera constitucional, como antes la del franquismo) tiene derecho a separarse del estado al que pertenece por cuestiones que van más allá de la política por mutua iniciativa de una parte de sus habitantes.

Entendemos que, aparte que nadie debería pertenecer a un club en el que no quisiera estar obligatoriamente (sirva como ejemplo un matrimonio en el que solo una de las dos partes busque la separación, no tiene sentido perseverar en la relación) y que dicha decisión, una vez hablando de grandes contingentes de población y afectando a numerosos individuos y núcleos familiares no debería definirse por un margen de 49% contra 51%, se trata de una discusión con posiciones tan enrocadas y divergentes, que no vale la pena perder el tiempo en ella.

No obstante, en el argumentaría a favor de la independencia, se están colando de forma gruesa una serie de mentiras y falsas verdades que, a mi entender, cabe a bien señalar, y que están sirviendo a la derecha conservadora más rancia de Cataluña (que no proviene de las filas del PP por cierto) para llevar a cabo sus reformas liberales con un escudo bastante potente.

La Generalitat de Catalunya fue pionera en política de recortes. Fue pionera en repago al ciudadano (no aceptamos en término copago, pues el primer pago al proceder de los impuestos, ya proviene del ciudadano). Desmanteló el modelo social de educación buscando fomentar la privatización. Expulsó al no cotizante del sistema de salud público, fomentó políticas xenófobas y aumentó la desigualdad social dentro de los habitantes del territorio catalán siguiendo una política liberal al más puro estilo Merkel mucho antes que esta influyera en el estado español. Fue Mas, y sus políticas liberales las que incrementaron el impacto de la crisis. Fue Mas quien recortó en educación, quien se cargó el sistema público de salud y quien llevó al colapso la justicia en Cataluña (competencias transferidas). Es Mas quien ha convertido el cuerpo de Mossos de Esquadra en, al menos popularmente, un cuerpo más conocido por su violencia y su racismo, en lugar de por su buena labor.

Que el señor Artur Mas y Convergencia son nacionalistas no lo dudamos. Que sean independentistas lo veremos según sus nuevas acciones (como conservadores y de derechas, les interesa más el capital que la patria como ha demostrado el señor Pujol). Pues mientras aquellos que se llaman izquierda han vendido su ideal supremo de reparto de la riqueza, igualdad y fraternidad por el falso sueño de la independencia en el contexto europeo (crearán fronteras nuevas en vez de luchar por más Europa de izquierdas) traicionando a su ideal de clase.

Catalunya podrá ser una nación, podrá ser incluso un estado, un pueblo unido (veremos a los conservadores de Barcelona que opinaran de Lleida cuando no tengan andaluces a los que culpar). Pero si el estado del bienestar catalán se ha visto amenazado en los últimos tiempos no ha sido por su pertenencia a España, ni siquiera por los nefastos gobiernos del señor Zapatero y del Señor Rajoy. Se ha visto amenazado por el ideal liberal de Convergencia i Unió, con la complicidad de las llamadas fuerzas de izquierda catalanas, que antes que de izquierda, son catalanas.

Que no estafen al pueblo con sus mentiras, y que se apropien de su herencia sin salpicar al resto. Con la independencia, temas políticos aparte, la política del gobierno de CiU seguirá siendo liberal, y por lo tanto nociva para la sociedad catalana.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos