Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 16 Enero 2015 21:15

Miedo al miedo genera miedo.

Escrito por  J. Aguinaga
Valora este artículo
(0 votos)

 

Caemos comúnmente en la más mísera generalización en cuanto nos vemos amenazados. Pero, ¿de dónde surgen realmente estas amenazas? Muchas veces de nosotros mismos.

Tememos lo que desconocemos. Tememos conocer por sí, entre otras cosas, conocemos que no conocíamos. Tememos a lo diferente, a lo que nos resulta extraño. Tememos al cambio, a la variación, aunque a veces la anhelemos. Tememos en definitiva, a todo aquello que en mayor o menor medida, pone contra las cuerdas nuestras más arraigadas creencias, bien sean sobre nosotros mismos, sobre nuestro entorno o sobre nuestras creencias.

Decían hace algunos años personas sabias, de esas que sin género de duda se pueden calificar como “que saben” de forma universal, que gran parte de los males del mundo se arreglarían viajando. Hoy en día, quizás esta máxima este un poco desvirtuada, porque para tener un viaje en el sentido al que se referían esas personas que saben, es necesario romper el cordón umbilical que nos une a nuestra realidad. Lo cual, como el nacer, es un trauma al que muy pocos se prestan voluntariamente. La sociedad del siglo XXI, con sus innovaciones, ha remediado este trauma para la mayoría de los viajeros, por lo que viajar no es suficiente, hace falta algo más.

Así pues uno de los mayores males del mundo, el temor a lo diferente, desconocido o raro, alimenta nuestra sociedad más aún que en otras épocas. No faltan elementos extraños, especímenes raros o únicos que anhelan por encima de otra cosa esta sensación, pero son los menos. La mayoría busca no alterar en lo más mínimo la superficie del lago en que se convierte su existencia, y no generar ninguna onda. Es ahí, en este miedo donde arraiga el fundamentalismo y la xenofobia. Es gracias a una cualidad muy humana, el miedo, donde ciertas tendencias perniciosas calan en las mentes más comunes. Es ahí, donde para mayor peligro, se gestan, generan y provocan situaciones que provocan violencia, y cada acción requiere una reacción.

Quizás sea generalizar, pero quizás en un pequeño porcentaje, el auge de movimientos xenófobos, racistas y ultranacionalistas en la Europa de los occidentales esté siendo el germen que alimenta movimientos xenófobos, racistas y ultras tanto en ámbitos religiosos como políticos o incluso deportivos. Es ese el principal peligro de occidente, generar en nuestra propia sociedad el alimento para aquellos que quieren destruirla, de un modo (extrema derecha o izquierda) como de otro (fanatismo religioso católico, islámico…).

Mis condolencias a las víctimas. Hará falta mucha mano izquierda para que unas víctimas no generen otras. Ley del Talión, se llamaba según la Historia (esa rama del saber tan vilipendiada en favor de la técnica). Les contaré el final de la historia: quedaban todos ciegos.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos