Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Martes, 28 Julio 2015 16:53

Las “perras” de la guerra.

Escrito por  J. Aguinaga
Valora este artículo
(0 votos)

"Grita: '¡Devastación!' y suelta los perros de la guerra."

William Shakespeare, en Julio César.

No caeremos en la crítica facilona de denominar cuarto imperio alemán (pueden traducir ustedes mismos) al actual reparto de poder de la Unión Europea. Además de ser de mal gusto por todas las víctimas que causó el tercero, sería inexacto. No es Alemania, ni sus dirigentes los que a través de las políticas austeras están llevando al colapso a la parte social de Europa. Es una guerra ideológica donde se está usando el arma más moderna, mortífera y deleznable que nunca ha inventado la humanidad: el dinero.

Esa es el arma de destrucción masiva que se cierne sobre una indefensa Grecia, que esta vez no tiene a ningún Leónidas que se sacrifique para detener la expansión de un imperio, el neoliberal, que no solo amenaza con devorar al país heleno, si no que amenaza inminentemente a Italia, España, Irlanda…y que seguramente no se detendrá ahí. Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.

Es en la pérdida de poder de los lacayos del neoliberalismo donde se desencadena la reacción del poder, temeroso que una gestión distinta al dogma imperante, que tantos beneficios ha reportado a unos pocos, y la que precipita la asfixia de un gobierno democráticamente elegido, pero que no ostenta poder ninguno unido. En otra situación, sería vergonzante como la Unión Europea se salta el respeto democrático y la soberanía para simplemente instalar un dogma y utilizar el miedo como arma electoral, no sea que a otros países se les ocurra buscar una vía distinta que les dé menos réditos económicos.

Y así, utilizando su mejor arma, el dinero, que además es su único fin, nos embarcamos una vez más en una travesía que solo podrá terminar de una forma, la misma de siempre, alzando el puño y sangrando. No aprenden que una vez soltados los perros y azuzados, muerden incluso la mano que les da de comer.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos