Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Miércoles, 05 Octubre 2016 11:23

Pagar impuestos.

Escrito por  J. Aguinaga
Valora este artículo
(0 votos)

221bnA mí me gusta pagar impuestos. Mucha gente pensará que soy un poco masoquista. Puede ser. A mí me gusta pagar impuestos por solidaridad, responsabilidad e interés mutuo. A la mayoría de la gente no. La mayoría de la ciudadanía, que tiene ingresos medios y bajos, no le gusta pagarlos. Es un error. A la minoría de la población, que tiene ingresos altos, no le gusta pagarlos. A ellos les importa poco la solidaridad, la redistribución de la riqueza: solo les importa sus burbujas. Son todos unos ilusos. Me explicaré.

Con mis impuestos me ahorro tener que pagar un colegio privado para que mis hijos tengan una educación de calidad. Me ahorro un seguro sanitario privado, por si me ocurre algo a mí o a mis seres queridos. Me ahorro también una seguridad privada, o el ir armado como en el salvaje oeste. Me ahorro pagar peajes por transitar por caminos, pagar medicinas según precios de mercado, me ahorro epidemias, violencia, y un estado donde solo vales lo que tienes. Mis impuestos ayudan a que el que no tiene, no tenga que robar para tener. Mis impuestos ayudan a que el que tiene, no pueda robarme por su posición de fuerza. Mis impuestos impiden la ley del talión, por la que todos acabaríamos ciegos, y puedo hablar de justicia. Mis impuestos hacen que mis hijos, los tuyos y los del inmigrante tengan oportunidad de crecer según su valía y esfuerzo, no por su nacimiento en buena cuna.

Los impuestos construyen las carreteras por las que caminamos, limpian los caminos, pagan a los bomberos, a los médicos, a los servicios de urgencias, la atención a los ancianos, financian el sistema de pensiones y a todo el funcionariado necesario para que nuestra sociedad funcione en igualdad de condiciones. Yo quiero una sociedad libre, en igualdad de condiciones y oportunidades para todos, según su valía, y para eso pago mis impuestos.

Cosa diferente es que la gestión de mis impuestos sea deficiente. Ahí, como ciudadano, soy responsable tanto o más que los políticos negligentes, pues con mi voto, y el de mis conciudadanos se les elige. Si creo que son incapaces, es mi obligación como ciudadano implicarme en la elección de políticos íntegros y buenos gestores, no de servidores públicos corruptos. Si democráticamente elegimos a los segundos por desidia, aburrimiento o inconsciencia, no podemos culpar a los impuestos.

Sí el sistema tributario es injusto por decisiones políticas, y paga más el que menos tiene, no podemos culpar por ello a los impuestos. Vuelve a ser responsabilidad nuestra, como ciudadanos, el apoyar o integrar las listas que cambien dicha injusticia. El que más tiene, en lugar de robarnos a todos con decocciones, debe recordar que no tendría bienestar sin el soporte del resto de la ciudadanía, y que para que por ejemplo, pueda estar en una terraza en Ibiza bebiendo champaña en zapatos de tacón, no tiene que haber una multitud esperándole para lincharle. También necesita carreteras para sus deportivos, o aeropuertos para sus jets y amarres para sus barcos. La redistribución de la riqueza es una inversión en su bienestar, pues en una sociedad inestable los que más perderían serían los que más tiene. Nada tiene que perder quien nada tiene.

Por el contrario, los ladrones de lo público defenderán que un sistema privado es mejor que uno público. Para ello, acapararan puestos públicos, con el beneplácito de la ciudadanía ciega o vaga, y desmantelaran el buen funcionamiento de lo público, reforzando así con inquina y malas acciones su discurso. El resultado, pagamos por estudiar, por medicinas, por carreteras y dentro de poco, por todo. Por qué lo privado es mejor, y si no puedes pagártelo, es que eres un vago o un maleante. Control social en medios de comunicación y sociedad de clases establecida de nuevo con valores oligárquicos. Un mundo peor.

Yo quiero pagar impuestos, que tú pagues impuestos, que tu ayuntamiento, tu peña, tu comisión de fiestas paguen impuestos, y sobretodo que los que más tienen paguen más impuestos que nosotros. Y quiero que esos impuestos sean bien gestionados y se persiga a los ladrones, corruptos e incompetentes. Si queremos un mundo mejor, debemos unirnos y luchar por ello. Entre los partidarios de lo contrario, de una sociedad estamental, no hay fisuras.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos