Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 18 Mayo 2012 02:00

El rock and roll de los idiotas

Escrito por  j. Aguinaga
Valora este artículo
(0 votos)

J. AguinagaHace muchos lustros en mi mocedad obtuve al igual que mi colega de pupitre un notable, algo que por aquella remota época tenia su importancia. Asistí impávido camino a casa en el coche de la progenitora de mi compañero a como recibía una efusiva felicitación por su logro. No obstante, mi recibimiento en el hogar fue muy diferente. Ante mi mirada inquisitiva, mi padre simplemente dijo: has hecho lo que debías, no hay nada extraordinario en eso.

Asistimos en la orgia de reformas y contrarreformas que nos abanican el fin de semana desde hace unos meses a las declaraciones del ministro Wert sobre la excelencia. Partamos de la base que cada vez que el valido ministerial habla, sube el pan y bajan las ayudas a los estudiantes. No obstante le reconoceremos una virtud entre sus muchas enajenaciones: no puede valer lo mismo un suficiente que un notable. Ni en los estudios, ni en la vida.

Miremos ahora a nuestra sociedad, donde los medios mitifican al vago, al maleante y al mediocre. Si bien siempre se ha tendido a la loa del personaje excéntrico por bajo rendimiento, nunca en la sociedad hasta este momento, si eximimos al reinado de Calígula y a algún demente más, habíamos llegado a la cota de poder acumulada por la mediocridad de hoy en día.

Se recompensa al deportista con galas y premios, minutos de televisión, libros. El iletrado que grita tiene millones de fans, así como el corrupto simpático y cercano (campechano diría el Borbon) recibe flores a su paso…Pero nunca se da el mismo reconocimiento público al inteligente o trabajador. Por el contrario, si destacas en algunas de las ramas del saber, o bien tienes un alto rendimiento en muchas de ellas, lo cual te convertiría en un ser humano complejo y por lo tanto más cercano a la perfección, sufres de incomprensión, burlas y sobretodo envidia.

Nunca en el devenir de la humanidad la cultura estuvo tan mal vista. De hecho, la palabra misma “cultura” se ha prostituido de tal forma que ha perdido su misma esencia, su significado, vulgarizándose hasta límites insospechados. Lo llaman democracia, pero solo sirve al populismo, con todos los riesgos que hoy conocemos gracias al sentido común, a la historia y la filosofía. Dos disciplinas semienterradas que el señor Wert seguramente este dispuesto a recortar aún más en aras de la competitividad de las empresas y su margen de beneficios. Pero más allá de lo políticamente correcto, que un millón, dos millones o diez enuncien una idiotez, no quita que lo sea.

No obstante, si la frustración del impotente mental continúa primando en nuestra sociedad, propongo que se le cambie el nombre a nuestro sistema de gobierno por el más ajustado de “mediocracia”. Así las masas estúpidas estarán contentas, se sentirán importantes y por supuesto, serán dóciles ante el látigo del gobernante. A muchos nos gusta el rock and roll, pero con este ritmo al final solo sabrán bailarlo los idiotas.


Visto 1228 veces

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos