Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Lunes, 17 Marzo 2014 19:04

Una mirada al ojo del tigre (desde el callejón del Gato)

Escrito por  Monsieur de Mortimer
Valora este artículo
(0 votos)

William Blake cantó al tigre de fuego que encendía con su luz los bosques de la noche, Chesterton se postró ante su terrible elegancia, y Borges buscó incansable al otro tigre, al que no estaba en su verso. Tú, primo, me iniciaste en el arcano misterio del ojo del tigre, un verano de 2006.

Despierto cada madrugada,                                                  

desde las sábanas despego,                                              

comienzo a andar por la sabana,                                       

le usurpo al león su corona,                                               

me adorno de un vestido a rayas,                                      

y los dos faros que me guían                                              

“la superación es mi caza”

me dicen cuando se resisten 

                                            

a que solo el viento sea afín                                              

a levitarle la falda a Marilyn, 

                                             

a no vivir preso en un harén                                              

los cumpleaños que vivió Matusalén,  

                               

a que deje de ser exquisita                                              

mi vida si me dejara una Afrodita, 

 

a que solo sea Peter Pan                                                  

el único que el reloj pueda parar,

a morir arrastrado hasta el fin

siguiendo el son del flautista de Hamelín,

 

a que hagan las minas explosión,

las prefiero como las de Salomón,

 

y a jugar con Holmes a detectives

si tu amor cuando te marches me prohíbes.

 

Quiere ser original mi nuevo look                                     

como un Daltoon escapando a Lucky Locke.

 

Como el criminal seguido por la pasma

invisible quiero ser como un fantasma,

 

compartir la noche en celo de una loba,

robarle al gran Quasimodo su joroba.

 

 

Pista oculta: Variaciones en torno al célebre cántico “Alcohol, alcohol”

 

 

Tu conjuro despégame del suelo

y llego hasta los sótanos del cielo.

Te debía esta canción.

 

En cualquier sitio hallas el paraíso,

levanta tu elixir por Dioniso

y elévate al panteón.

 

Barbarroja soñaba con el oro

y solo encontró en la isla del tesoro

una botella de ron.

 

En la taberna está el viejo marino

de hallar cansado en el mar camino,

su fortuna es el alcohol.

 

 

Cuando tu hechizo es canción, provoca

que caigan las palabras de la boca

como el fuego de un dragón.

 

¿Nunca te ha visitado un diablillo

de esos que a tus ojos sacan brillo

cuando está durmiendo el sol?

 

 

La noche da el amparo a sus profetas,

bohemios que navegan con la meta

de hallar su dosis de alcohol.

 

Modificado por última vez en Lunes, 17 Marzo 2014 19:15

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos