Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 13 Julio 2012 02:00

El gran misterio se consuma

Escrito por  M. de Mortimer
Valora este artículo
(0 votos)

funo

Gustave Moreau, Júpiter y Sémele

Como a ti, no me importa la historia: Dios mata a su amante con su fulgor divino; el hijo nace igualmente y, cobarde, protege sus ojos del abismo. Me seduce tu belleza excesiva y el dolor y la muerte y la inmortalidad de todo ello, y la antigua fantasía... Es oscuro el azul del cielo y soñada la imposible arquitectura. Dios es estatua ceñida de coruscantes joyas que embellecen su cuerpo portentoso; la mirada de enigma y de ensueño; el pulido rostro es oro enfermo. El Dios sonámbulo, sentado en magno trono con desmesura de lujosas incrustaciones y sagrada flora engalanado, una poderosa mano flácida posa, la otra se yergue hastiada. Y preside impasible la sombría locura exhuberante. Una mujer -carne de lirio, blondos cabellos- en su regazo reposa desfalleciente, sangre ilumina la pureza del costado. Es la perfecta agonía del jacinto, y la inocencia de la inmaculada desnudez expira en la apoteosis de esplendor. Irradiación de euforia pétrea, el cromático conjuro cobra oscuridad en el infierno. Allí, reclinado, el artista desafiante de patas de chivo es melancolía, no el pánico de la virtud, y la triunfante águila expande soberbia su reino de negras alas. La turba de demonios se agita en congelada purificación. Arcano dominio de lo ignoto, epifanía de la absoluta Belleza, “el gran misterio se consuma”, dirías tú.

 

Monsieur de Mortimer


Visto 1262 veces

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos