Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Jueves, 19 Junio 2014 18:13

EL ENCANTO DE UNA FAMILIA FIN DE RAZA: LOS PANERO

Escrito por  Vicente José Nebot Nebot. La taberna nº 28, ISSN: 2255-0828

Con la reciente muerte del poeta Juan Luis Panero (septiembre 2013), la célebre familia protagonista del filme de culto El Desencanto (Jaime Chávarri, 1976) quedaba únicamente representada por el llamado “maldito oficial” de nuestras letras, Leopoldo María Panero, residente en psiquiátricos durante más de tres décadas, donde ha elaborado una abundante y heterodoxa creación literaria. La manida denominación “fin de raza” se consumó definitivamente el pasado mes de marzo.

En cierta televisiva charla cinéfila, Juan José Millás hablaba de este inclasificable e intemporal largometraje como de una película que oscila entre la comedia y el terror, más allá del documental que aparenta ser, en el que una madre y sus hijos, todos ellos cultos literatos, nos narran su historia, marcada a fuego por el fallecimiento del padre de familia. Era este Leopoldo Panero, destacado poeta de la posguerra -de la llamada generación del 36-, como su íntimo amigo Luis Rosales. Vinculado a Falange durante la guerra civil, ocupó cargos importantes en el ámbito cultural hispánico durante el franquismo. Su hermano mayor, Juan, también poeta, oficial del ejército nacional, murió tempranamente en 1937 de un accidente automovilístico. La muerte de Leopoldo a los 52 años condicionó radicalmente el devenir familiar, como exponen en El Desencanto su mujer, Felicidad Blanc, y sus hijos. La feliz muerte del padre, nos dice cínicamente Leopoldo María, mermaba la estabilidad monetaria de la casa. En el filme de Chávarri se suceden los asombrosos testimonios de sus peculiares narradores. Juan Luis, cuya edad consignaba al nuevo padre, emerge como provocativo snob, apuntándonos con una pistola u orando peroratas de héroe decadente, mientras el hijo menor, Michi, ingenioso conversador, reconoce la superioridad poética de Leopoldo María, cuya aparición a mitad película incendia la pantalla: “Mi hermano Michi es esquizofrénico, la esquizofrenia es una cosa preciosa, por eso Michi es encantador. El otro [Juan Luis] es un paranoico, y la paranoia es desagradable. Yo he sido el chivo expiatorio, me he convertido en el símbolo de todo lo que ellos detestaban”. De “lucidez insoportable” califica Chávarri la actitud del autor de Poemas del manicomio de Mondragón.

            Si El Desencanto se ha podido interpretar como símbolo de los desmoronados muros del franquismo a través de la decadencia de una insigne familia de su tiempo, la citada intemporalidad es reveladora de las múltiples lecturas de la obra. Las acometidas verbales de los actores destripan traiciones y persiguen desafíos, todo sometido por un montaje que armoniza lo caótico entre surrealismos, la música elegíaca de Schubert y un padre convertido en silencioso protagonista desde su estatua cubierta por un manto. El patriarca de los Panero parecía vislumbrar el guión de los personajes de esta película con aquel epitafio premonitorio: “Ha muerto / acribillado por los besos de sus hijos”.

            Pero el amargo ocaso de esta familia se representó dos décadas más tarde en Después de tantos años (Ricardo Franco, 1994). Los tres hijos -Felicidad Blanc ya había fallecido- siguen siendo magnéticos personajes, empeñados en mostrar sus miserias con honesta mordacidad, ya cada cual desde sus divergentes experiencias vitales. El talento viperino de Michi, clamorosamente avejentado, carga contra su hermano Juan Luis, distanciado de sus hermanos, y Leopoldo María comparece con su última imagen en que la locura cincela los perfiles de su rostro y refulge en los abismos de sus ojos. El entrañable y estremecedor reencuentro entre Michi y Leopoldo María en el cementerio donde reposan los restos de su familia, supone un final inquietante para esta saga familiar.

            Sin olvidar la belleza de estas polémicas obras cinematográficas, como apuntó un crítico en relación al último de los poetas Panero, después del espectáculo queda descubrir su innegable trascendencia en la literatura española contemporánea.

Modificado por última vez en Lunes, 26 Octubre 2015 19:20

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos