Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Miércoles, 25 Febrero 2015 19:17

Cada día me gusta más”el morao de las banderas”

Escrito por  Un Republicano. Hasta la victoria siempre.
Valora este artículo
(0 votos)

Seamos radicales. Que nos llamen como quieran, pero lo único cierto es que sin hablar de medidas, los partidos de la segunda victoria del franquismo, la mal llamada Transición (cuando deberían llamarla Rendición), tienen tanto miedo a Podemos como a sacar la bandera legítima de este país: la republicana. La del aguilucho sin ave es una más de las herencias del franquismo que dejo todo atado y bien atado, y que resultarían una vergüenza para un país democrático. Una más de las victorias que la izquierda de este país, y la derecha, y todos los amantes de la libertad republicana le dejaron al caudillo de voz de pito. Pero esto es España señores. Un país de pandereta.

Cuánto daño hizo la Revolución Francesa, que no llegó cuando tenía que llegar para que rodaran cabezas, y dejó que las cortara la iglesia. La misma que llevaba al dictador bajo palio y que hoy se sabe gusta de los culitos de los niños, además de defraudar impuestos. Nos roban, nos robaron, y nos siguen robando. La educación que nos dio alas de libertad fue marginada y destruida por un modelo que crea zánganos en vez de pensadores, y así seguirá mientras interese a los herederos del régimen, que equiparan república a estalinismo pero hacen negocios con los criminales yanquis y chinos.

Haría falta una revolución, pero los revolucionarios están demasiado ocupados envidiando las migajas del vecino como para ocuparse de repartir la riqueza entre todos. Lanzaré pues una pregunta: ¿para cuándo una derrota real del franquismo? Son demasiados años de su triste victoria. Demasiado años sin poder gritar ¡Viva la República! en la calle sin que se revuelvan en sus cunetas nuestros muertos ni se ofendan los criminales. Demasiados años pidiendo perdón por los crímenes que sufrimos, aguantando a los criminales ocupando cargos y beneficiándose de lo que robaron y de lo que siguen robando. Claudicasteis, traidores. Os vendisteis por una corbata y un trozo de pan.

¿Para cuándo una visita, libertad?

Más en esta categoría: « Barranquilla libre

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos