Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Lunes, 07 Marzo 2016 20:54

ALONSO DE CARDONA, III Barón de Guadalest y Almirante de Aragón (2)

Escrito por  José Francisco Cobeño
Valora este artículo
(0 votos)

Sabemos por personas coetáneas a Alonso de Cardona, que este tenía un aspecto agradable y valeroso, además de ser generoso, tenía buena mano en todo aquello que se aplicaba. Era bien hablado y de graciosa conversación, muy diestro a pie y a caballo, en todos los ejercícios y buenas mañas en que los caballeros solían ser ejercitados. Fue un gran danzador, tañía y jugaba muy bien en muchas armas; era gentil ajustador y de grandes fuerzas; trovaba en verso castellano y escribía bien. Sus criados estaban contentos y bien pagados. Su hijo Sancho de Cardona era muy semejante a él (WESTERVELD, 2013, 10-11).

Isabel Ruíz de Liori y Moncada tuvo en hijos legítimos a Sancho, Juan (casado con Luisa de Borja y Lanzol), María (casada con Juan Francisco Coloma, II señor de Elda), Catalina (casada con Juan Francisco Coloma, II señor de Elda al quedar viudo de su hermana María) y a Juana (monja). Otorgó testamento en Valencia el 2 de de agosto de 1507, ante el notario Juan Nadal y fue publicado el 18 de febrero de 1510, en el que dice:

- Que quiere ser enterrada en la iglesia del monasterio de San Francisco de Valencia, en la capilla y sepultura de Alonso.

- Que se paguen las deudas que tenía en el momento de su muerte.

- Que se digan 5.000 misas.

- 3.500 sueldos a la iglesia de Betxí, a cargo de la herencia del vizconde de Gallano, su abuelo.

- Una imagen de plata de 9 marcos de peso para el monasterio de Monserrat de Barcelona.

- 10.000 florines (110.000 sueldos) a María de Cardona, su hija, cuando cumpla los 20 años o para casarse.

- 100 libras de renta y propiedad de 30.000 sueldos para su hijo Juan de Cardona.

- Una dobla para su hija Catalina.

- Una dobla para su hija Juana, monja en el monasterio de Santa Clara de Xàtiva.

- 5.000 sueldos para Beatríz de Mur, doncella criada, para su matrimonio.

- 75 libras (1.500 sueldos)1 para el matrimonio de su doncella Esperanza.

- La libertad para Beatríz, esclava negra.

- La libertad para Juan, esclavo negro.

- La libertad y 20 libras (400 sueldos) para casarse Agreste, esclava.

- El usufructo para su marido Alonso (MARTÍNEZ-FORT, 2000, XVII, 23-24).

Los dos hijos varones de Alonso de Cardona y de Isabel Ruíz de Liori: Sancho y Juan, formarán las dos líneas valencianas de los Cardona. Juan de Cardona que años después, al sobrevivir a su hermano mayor Sancho, transmitirá su vinculo (BOLETÍN, 1943, XLVII, 66).

En 1508 muere Isabel Ruíz de Liori y Moncada (ANDRACHUK, 2012, XXI, 470- 552). A la muerte de su madre Sancho de Cardona Ruíz de Liori (1510-1571) heredó los estados de Betxí, Riba-roja, Gorga y los valles de Seta y Travadell. Cuando murió su madre, Sancho de Cardona Ruíz de Liori era todavía menor de edad, siendo tutor y procurador su padre Alonso de Cardona. Durante la infancia de Sancho se puede decir que el verdadero señor de Betxí, lo siguió siendo su padre, aunque siempre en nombre de su hijo (M. FERRANDIS, 1903, XLIV, 439).

Alonso de Cardona además de ser un gran personaje fue tambien un gran poeta, como lo podemos ver en el Cancionero general de Hernando del Castillo de 1511, en el que compuso 27 poemas, además gracias al estudio del romancero de Agustín Durán sabemos que el romance del Prisionero también es de Alonso de Cardona, y muy recientemente gracias a la labor investigadora del hispanista Gregory Peter Andrachuk, de la Universidad de Victoria de Canadá, sabemos que el el autor del romance medieval Questión de amor es Alonso de Cardona.

En 1513 a Alonso de Cardona se le entregó con carácter hereditario el Almirantazgo de la Corona de Aragón, al morir sin hijos varones el II duque de Cardona, Fernando Juan Ramón Folch de Cardona y Enriquez (ORTICONI, 2011, 244). A partir de ahora la residencia en Valencia de Alonso de Cardona, Almirante de Aragón estará en el Palacio de los Almirantes de Aragón (también conocido como el Palacio de los Marqueses de Guadalest y también como el Palacio de los Cardona),que se mantiene como uno de los palacios góticos mejor conservados de la Comunidad Valenciana, se encuentra en la calle Palau nº14, donde hoy se encuentra la Consellería de Economia e Hisenda de la Generalitat Valenciana.

 

Foto del Patio del Palau del Almirante de Aragón en Valencia.

Al ser Sancho de Cardona Ruíz de Liori menor de edad, su padre fue su tutor y procurador. Así se explica como en 1516 autorizaron ambos la imposición de un censo de 200 sueldos anuales sobre la aljama de Betxí. En esta escritura de cargamento de censo, se obligaban con sus fincas los principales musulmanes del pueblo, esto es, Abdalá, Tabernaxi, Abaidal Fardo, Jucef Tabernaxi, Jucef Biceyt, Sale Maella “Deguí”, Jucef Bidis, Mahomat Uguetxar “Cocayo”, Maymó Morich, Mahomat Tabernaxi “Gamir”, Alí Ugetxar “Cocaya”, Hamet Maella “Pernut” y Maymó Uguetxar “Cocaya”. Todas las fincas que los musulmanes empeñan para asegurar el censo, son huertas de Betxí y algún olivar y se menciona una partida del molino con la acequia del mismo. Se conoce que entonces había ya en Betxí un molino harinero, situado quizás, en la actual partida del Molinet,1 pero que acabó por arruinarse mucho antes que se construyeran los molinos de la Bassa Gran y de la Huerta. Al mencionar los lindes de las fincas, se citan otros musulmanes, como Hamet Jordi, Hamet Gamir, Jucef Abdufal “Iguserdo”, Çat Lopo, Aucarina, Garbí, Abaidal Pedro, Hamet Xerif, Çat Petriz, Cacho y Obdulach Vitarga. Como cosa rara, aparece ya algún cristiano viejo, como Jaime Franch, Juan Peset y Juan Perea. El censo lo venden a Francisco Sánchez Muñoz de Onda por 3.000 sueldos que confesaron haber recibido. Juraron Alonso de Cardona y Fajardo y su hijo Sancho de Cardona Ruíz de Liori por los cuatro Evangelios y los musulmanes por Alá y la alquibla de Mahoma, de no faltar a lo prometido. Figuraron como testigos el Bayle de Betxí Francisco Llorens y otro musulmán del mismo llamado Yayeix Rafear. Esta escritura se otorgó en abril de 1516 ante el notario, Pedro Sempol.

Alonso de Cardona y Fajardo otorgó testamento ante el notario Juan Nadal en Valencia el 17 de abril de 1517, nombrando heredero a su hijo Sancho de Cardona Ruíz de Liori con los mismos vínculos y condiciones que su esposa Isabel Ruíz de Liori y Moncada, heredaría a su muerte el lugar de Ondara y los valles de Guadalest y Confrides. En virtud de estos dos testamentos, sus herederos estaban obligados a llevar el nombre y armas de Liori juntamente con el nombre y armas de Cardona (M. FERRANDIS, 1903, XLIV, 439-440).

A pesar de todo la deuda iba en aumento, en el año 1518 Alonso de Cardona, cargó un censal sobre las aljamas de los valles de Guadalest y Confrides y sobre los lugares de Betxí y Ondara a favor de Juan Sala, rector de la iglesia de Lucena (SESER, 2010, XXIX, 59).

Tras la huida de la nobleza ante una epidemia de peste en 1519, las clases medias y gremiales de la ciudad (germanías) se hicieron progresivamente cargo de un representante de cada gremio para regir la capital valenciana. El virrey, Diego Hurtado de Mendoza, y los nobles no muy contentos con esta situación decidieron unirse en un cuerpo. Se formó un brazo militar de veinte caballeros para que con los otros veinte electos proveyesen a las necesidades del reino (WESTERVELD, 2013, 15). El Almirante de Aragón, Alonso de Cardona fue uno de los 20 militares elegidos por el brazo militar para luchar contra los agermandados, ya que el linaje Cardona era uno de los principales del Reino de Valencia, juntamente con el duque de Gandía y el conde de Oliva. Aunque todavía joven, Sancho de Cardona participó junto con su padre Alonso de Cardona en la guerra de Germanías, dando muestras de gran valor (X. MESADO, 2011, 21). Es mencionado en las crónicas de la época como un firme defensor de la monarquía durante todo el período de las guerras de Germanías(ANDRACHUK, 2012, XXI, 471).

En 1520 Orihuela se había agermanado y la ciudad temía el ataque del Almirante de Aragón, Alonso de Cardona, el cual se había ofrecido al marqués de los Vélez seiscientos infantes para ir contra Orihuela (WESTERVELD, 2013, 21).

El 25 de julio de 1521 Alonso de Cardona y su hijo Sancho, participaron en la Batalla de Gandía, con 20 caballeros de su séquito, donde los agermandados de Vicente Peris derrotaron a los nobles valencianos (X. MESADO, 2011, 21).

Durante el siglo XVI las minorías musulmanas de la Sierra de Espadán estaban continuamente condicionadas por las conversiones forzosas, promovidas por la burguesía en un intento de debilitar a la nobleza, convirtiéndose en cristianos nuevos o moriscos. Los moriscos valencianos reaccionaron violentamente a esta conversión forzosa, hubo levantamientos en diversas zonas: Bernia, Cortes de Pallás, la Sierra de Espadán, Benaguacil (1526), etc. La revuelta arraigó sobre todo en la Sierra de Espadán y fue difícil vencerlos, tras una campaña larga y costosa, protagonizada por un ejército numeroso, y tras enfrentamientos sangrientos. La mayoría de las mezquitas se convertieron en iglesias (BREVA, 1990, 18). Las poblaciones de la Sierra de Espadán, así como las vecinas, vivieron la desazón del momento que antecedió a la rebelión y a la guerra incierta.

Es un absurdo pretender que los moriscos de Betxí abrazaran completamente resignados el cristianismo, es lógico pensar que en su fuero interno maldijeran y protestaran de una imposición que les obligaba a tantos sacrificios. Y al ver que sus hermanos de religión se levantaban en la Sierra de Espadán, en son de protesta contra la violación de sus fueros y privilegios, no es de extrañar que algunos moriscos de Betxí engrosaran el núcleo de descontentos de la Sierra de Espadán y que tomaran también parte de este levantamiento, ya facilitando alimentos y municiones o ya con las armas en la mano, donde tanta sangre costó a los cristianos.

Entre noviembre y diciembre de 1525 las mezquitas de la Sierra de Espadán fueron cerradas y el 8 de diciembre el emperador Carlos I decretó que los musulmanes debían convertirse o emigrar; este mandato se modificó el 15 de enero de 1526, ordenando que el que no se conviertiera fuera hecho esclavo y se les confiscasen todos sus bienes, además se les prohibió vender sus joyas, se les obligó a oír los sermones de los predicadores cristianos, que lo decían en latín, castellano o valenciano, aunque ellos no lo entendiesen, a entregar las armas, a llevar en los turbantes una media luna azul, a descubrirse cuando pasara el Santísimo Sacramento, a no tener reuniones ni practicar su religión y a cerrar las mezquitas.

Los musulmanes de Benaguasil, por los motivos antes citados, desencadenaron una revuelta que se extendió en marzo de 1526 a toda la Sierra de Espadán, que constituía el territorio más grande habitado por musulmanes que quedaba en España. A partir de finales de 1525 las poblaciones cercanas a la Sierra de Espadán, vieron seriamente amenazada su subsistencia por la presencia de más de 5.000 moriscos sublevados, entre mujeres, niños y hombres, alguno de ellos de Betxí.

La ciudad de Valencia se propuso reducirlos enviando al frente de la tropa a Pedro Çanoguer, señor de Alcacer, y como general a Alonso de Aragón, duque de Segorbe. Las tropas reales fueron derrotadas por los sublevados musulmanes .

Con las arcas vacías por la reciente guerra de las Germanías y teniendo que satisfacer una deuda consolidada muy considerable, las autoridades del reino apenas si contaban con recursos económicos para hacer frente a la revuelta. El 18 de mayo de 1526 cambió el rumbo de la campaña, los musulmanes atacaron Xilxes, saquearon y profanaron la iglesia, llevándose consigo el sagrario que contenía algunas formas consagradas y matando a cinco personas que no pudieron huir. El 20 de mayo, un mensajero de Onda llegó a Valencia pidiendo auxilio, con la noticia de lo sucedido en Xilches. Lo que despertó las iras de la iglesia (el Papa Clemente VII lo consideró como una cruzada), que lanzó una campaña propagandística sobre el hecho, para conseguir dinero y voluntarios para el ejército. Obtuvieron un préstamo de 22.000 ducados, con lo que el ejército pudo ser reforzado adecuadamente.

El ejercito realista se reforzó con unidades de lansquenetes de guarnición en el Rosellón, unos 2.500 veteranos profesionales alemanes que iban a ser aplicadas originalmente en la guerra contra Francia. El triunfo de las tropas realistas tuvo lugar con la Batalla de Almedíjar, los días 18 y 19 de septiembre de 1526. Finalmente la sierra quedó desarmada, se derribaron las mezquitas, se quemaron los libros del Corán y los que se rendían se veían obligados a convertirse al cristianismo.

En 1526 la Inquisición investigó a Sancho de Cardona Ruiz de Liori por rehusar que sus vasallos fuesen bautizados (GIL, 1999).

Alonso de Cardona participó activamente en la guerra de Germanías y contra el levantamiento de los moriscos de la Sierra de Espadán. En una y otra guerra supo conquistarse una gran reputación militar que le valió suma estimación por parte del emperador Carlos V (M. FERRANDIS, 1903, XLIV, 440).

Las rentas que Sancho de Cardona Ruíz de Liori tenía como señor de Betxí, eran de 102 libras, 15 sueldos y 2 dineros, cuya cantidad percibía del Justicia, jurados y vecinos por dos censos perpetuos y por el arrendamiento del horno de Sant Joan, único que había en el pueblo, que rendía 5 libras, 1 sueldo y 3 dineros al año. Todos estos derechos los cedieron Sancho de Cardona y su padre Alonso de Cardona a Juan Francisco Pérez Coloma Calvillo, el 12 de octubre de 1532, y los poseyó por algún tiempo (M. FERRANDIS, 1903, XLIV, 443).

Alonso de Cardona fue enterrado en Valencia el 1 de diciembre de 1534 (MARTÍNEZ-FORT, 2000, XVII, 23), le sucedió en el título de Almirante de Aragón, su hijo Sancho de Cardona. Las propiedades que tuvo Alonso de Cardona y Fajardo, no llegaron a su hijo Sancho de Cardona y Ruiz de Liori totalmente libres de cargas. En el testamento de Alonso de Cardona se indicaba que de la herencia debían de pagar las deudas, aunque no se detallaban ni cuantificaban (WESTERVELD, 2013, 8). Entre 1535 y 1541 se abrió un pleito entre Sancho de Cardona Ruíz de Liori y los acreedores de las baronías de la casa de Cardona. Sancho de Cardona se vio impotente para hacer frente a las deudas de sus padres, por lo que los acreedores intentaron cobrarlos, embargando las propiedades de sus vasallos (MARTÍNEZ-FORT, 2000, XVII, 25).

BIBLIOGRAFÍA

ANDRACHUK, Gregory Peter (2012). Juan de Cardona, Tratado notable de amor, y de la conexión de Moncada, Santa Bárbara, El Humanista, Vol XXI, Universidad de California- Santa Bárbara, pags 467-482.

BOLETÍN DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE EXCURSIONES (1943): La Casa del Almirante y los Cardona valencianos, XLVII, Madrid, pags 61-68.

BREVA FRANCH, Francesc (1990): Art a Betxí, Betxí, Publicacions de l´Ajuntament de Betxí.

FERRANDIS IRLES, Manuel (1903): Noticias históricas de Bechí, Castellón, Ayer y Hoy nº 43-44.

GIL VICENT, Vicent (1999): La Inquisición y els moriscos a la Serra d´Espadá.

Internet: artanapedia.com/...morisca/la-inquisicio-i-els-morisc...

MARTÍNEZ IBÁÑEZ, Enrique-FORT NAVARRO, Albert (2000): Ondara: Canvis després de l´expulsio dels moriscos (I), Pedreguer, Aguaits nº 17, Institut d´Estudis Comarcals de la Marina Alta, pags 21-52.

MESADO i GIMENO, Xavier (2011): Estudi del testament d´En Sanç de Cardona, Almirall d´Aragó i marqués de Guadalest, Betxí, XI Vila de Betxí. Servei de Publicacions Diputació de Castelló.

ORTICONI, Jean Christophe (2011): Marqués de Massa. El marquesado de Guadalest, Benimantell. La Vall de Guadalest 1611-2011 Benimantell. Excel-lentissim Ajuntament de Benimantell, pags 241-253.

SESER PÉREZ, Rosa (2010): La presa de possesió de la senyoria d´Ondara de l´any 1502. Problemes senyorials i aportacions a la demografia i onomàstica d´Ondara, Pedreguer, AGUAITS nº 29, pags 53-72.

WESTERVELD, Govert (2013): Biografía de Alonso de Cardona, Blanca, Academia de Estudios Humanísticos de Blanca (Murcia).

1 Situada al sudeste de Betxí, es una de las subpartidas de la Huerta.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos