Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Jueves, 19 Enero 2017 18:03

Editorial

Escrito por  El editor
Valora este artículo
(0 votos)

Partido Socialista Obrero Español. Hubo un tiempo en que estas palabras, o sus más reconocidas siglas, PSOE, significaron ser de izquierdas. Y aún más, hubo un tiempo, en que dichas siglas, significaron ser socialista (que para algo aparece en su nombre la palabra). Aún iría más lejos, hubo un tiempo, no tan lejano, donde el partido pertenecía a sus militantes, pues eran estos los que se preocupaban por la sociedad. Hubo un tiempo, ya lejano, en que dicho partido se preocupaba no solo por la sociedad, si no por los más desfavorecidos. Muchos crecieron en casas donde ser del PSOE no era “cool” ni estaba de moda, ni era ser responsable. Era, simplemente, querer cambiar las cosas a mejor.

El tiempo, como elemento unificador de la existencia humana, es enemigo de las realidades más fehacientes, y todas y cada una de las realidades pasadas anteriormente descritas, y muchas más, han sido borradas por el paso del tiempo. No es este editorial quien genera esta argumentación, son los autoerigidos gobernantes de la nave del PSOE, quienes desde sus taifas territoriales, han acabado con la poca dignidad que quedaba en este partido, ante la inoperancia o la rendición de la militancia crítica, y el aplauso de las fuerzas conservadoras. “Enhorabuena PSOE, ya eres uno de los nuestros” podían haber proclamado el PP, Ciudadanos, Convergencia o el PNV al escuchar a sus máximos dirigentes actuales, legitimados solo por su propia voluntad para promocionar gobiernos y pactar presupuestos.

¿Hay esperanza para el puño y la rosa? Difícil. Más aún cuando los caciques y autoproclamados socialdemócratas hablan de que el partido es de los votantes, no de sus bases. Menos cuando esas mismas personas salen defendiendo el bien de España (la indefinición por bandera) o aprovechan sus gobiernos regionales, muchas veces cimentados en acuerdos con fuerzas que prohíben a nivel estatal acceder al poder, para ejecutar políticas neoconservadoras.

Habrá quien defienda que hay esperanza. Puede que la haya, mientras los militantes puedan decidir, pero a día de hoy, deslegitimadas las primarias por gente que nunca se presentó ni ganó unas, solo hay un elemento que le dé la voz a la militancia: un congreso. Y no está en los planes de la casta que ha tomado el poder en dicho partido convocarlo. Tampoco Pedro Sánchez es la solución, por más aunque ahora este teniendo el discurso que debió tener como candidato, pues lo hace una vez expulsado del paraíso del moderado: la dirección federal.

¿Quo Vadis PSOE? ¿Hasta cuando mentirás diciendo que sois izquierda en elecciones, siendo derecha en el gobierno? Cambiar las cosas a mejor, pero cambiar. También cambiar personas, discursos y posturas. ¿Estáis dispuestos o hay que remplazaros?

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos