Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Miércoles, 01 Marzo 2017 18:41

Editorial LIII

Escrito por  El editor
Valora este artículo
(0 votos)

Asistimos estupefactos al ejercicio político de la formación morada, entre el pernicioso foco de los medios de comunicación empresariales y el desconocimiento. Acostumbrados como estamos a las formas tiránicas de los partidos tradicionales, olvidamos en esencia lo que consiste la política.

Tanto que nos regodeamos de los orígenes griegos de nuestra actual forma de gobierno, nos olvidamos que en las mismas asambleas de la ciudad de Atenas, a donde nos remiten los libros de texto y aún más la historia, no pocas veces la discusión civilizada acababa en enfrentamiento hostil entre facciones. Más aún en Roma, donde dicha discusión fue origen de no pocas luchas entre diferentes personajes, cuyo culmen fueron las Guerras Civiles. Pero claro, todo eso forma parte de las humanidades, esas que denostamos en el sistema educativo, tan enfocado a la creación de obreros del sector servicios que se olvida de proporcionarles las herramientas para comprender el estado en el que viven.

Solo así se explica el escarnio no ya en los medios, pues están esclavizados por el capital y no por la verdad, si no el asombro del pueblo ante las luchas políticas en Podemos. Por que sí, señores, la política consiste en el ejercicio del poder para el gobierno, y en democracia, esas luchas políticas deben ser, más que nunca, luchas por qué hacer y cómo hacerlo.

Difícil será convencer al pueblo, y utilizo este vocablo por que el termino “opinión pública” está mediatizado por empresas hoy en día, de que en el fondo, lo sano de un partido es lo que ha ocurrido en Podemos. No es sano para un sistema democrático la democracia del Partido Popular. No es sano para la democracia el poder hegemónico de Ciudadanos. Ni mucho sano lo es el combate alejado de los medios de las Taifas pertenecientes al PSOE. Discutir, reñir y enfrentarse es lo más sano de la democracia. Lo contrario, recuerda demasiado a una dictadura. Y algunos, luchan contra las dictaduras, sean de quien sean.

Más en esta categoría: « Editorial Editorial 04.17 »

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos