Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Jueves, 13 Abril 2017 17:08

Dios salve a la reina.

Escrito por  J. Aguinaga
Valora este artículo
(0 votos)

Ya es oficial. El Reino Unido ha solicitado oficialmente la salida de la Unión Europea. No hay vuelta atrás, y si somos democráticos, la decisión debe refrendarse: la mayoría de la población del Reino Unido votó contra su permanencia en Europa. Grandeza de la democracia, mal entendida a mí entender, es decidir sobre asuntos de tan magna importancia por escasos votos. Pero ese es otro tema.

Cuando analizas dicha votación, resulta curioso que las personas con más pasado que futuro son las que mayoritariamente han votado contra la Unión Europea. Personas que crecieron en los ecos de la Segunda Guerra Mundial y que en su más tierna memoria, la de la infancia, recuerdan sin duda al Imperio con cierta nostalgia. Sin embargo, el futuro, y sobre todo, el futuro formado, voto por la permanencia en la Unión Europea. Han perdido, aunque cualquier votación que se decida por la veteranía y los recuerdos están condenados a perderla: la demografía no engaña, y el viejo mundo, del que geográficamente forman parte, es cada vez más viejo.

Sirva como muestra que recientemente, la gobernante más longeva del mundo, la reina Elisabeth II ha superado el récord de permanencia en el trono que mantenía su antepasada la Reina Victoria. Sin duda, su falta de afecto al proyecto europeo, en gran parte debida a su pasado imperial y educación, han ayudado a que los indecisos no se decidieran a votar. Hubiera bastado un gesto de su reina para que la votación, muy reñida, hubiera terminado de distinta forma. Pero no lo hizo. Faltaría saber si su también mayor heredero, el príncipe de Gales, o su más joven hijo, también heredero, hubieran, de no mediar la presencia de la monarca, opinado de la misma forma.

Lo único cierto es que los mayores del Reino Unido, entre otras cosas, han limitado las oportunidades de crecimiento, de desarrollo y laborales de su gente más joven. Ellos se lo pierden, y todos lo sufrimos. Pero si se hizo un referéndum para irse, siempre puede hacerse uno para volver, cuando los ancianos ya no opinen. Otra de la grandeza de la democracia, siempre puede volverse a votar, a su debido tiempo.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos