Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Sábado, 08 Julio 2017 16:49

Editorial

Escrito por  El editor
Valora este artículo
(0 votos)

Celebran las fuerzas imperantes del orden los cuarenta años de las primeras elecciones democráticas en España. Un momento. ¿Solo cuarenta años? Olvidan esas fuerzas, políticas, económicas, sociales y religiosas (que de todo hay) un pequeño detalle. Pueden celebrar que hace cuarenta años el pueblo permitió en su cobardía que la organización estatal de una dictadura se transformara en una estructura democrática. Sin juicios. Sin justicia. Del crimen al olvido en muchos casos. Ante el silencio de la mayoría.

Dije cobardía, donde tal vez debí decir que no tuvieron tampoco las fuerzas contrarías al régimen franquista otro camino: o la rendición a las estructuras del régimen o la guerra. Porque los señores franquistas, esos que ahora dan lecciones de democracia, no hubieran permitido un verdadero paso a la democracia. No hubieran permitido juzgar a criminales que amparados en la dictadura cometieron crímenes de lesa humanidad. No hubieran permitido desmontar las estructuras económicas que les permitieron ejercer y aumentar patrimonios en un régimen generalizado de corrupción, que bien se ha heredado en nuestra democracia. Estructuras que permanecen intactas y que de vez en cuando, saltan en casos de corrupción en nietos o hijos. Tampoco hubieran permitido esos señores franquistas, de hecho no permiten, desenterrar a los muertos del bando republicano, perder los honores su señor caudillo, un criminal, o eliminar de las estructuras del estado a cualquiera que levantara el brazo en alto o hiciera apología del fascismo.

No lo permitieron y no lo permiten. Tampoco permiten que se conozca la historia. Solo la historia que el régimen franquista, con su principal mandatario, Juan Carlos de Borbón (heredero del dictador, y por lo tanto, dictador criado en el franquismo) aprobó. Los dictadores son así, transforman la historia a su conveniencia. Para eso disponen de grupos editoriales, de comunicación y empresariales afines. Por eso es importante la historia y los historiadores, esos que las reformas educativas de este régimen vilipendian junto a los humanistas.  Las primeras elecciones democráticas en este país fueron durante la II República, cuando el pueblo lo decidió, no cuando el franquismo quiso. Queda mucho por luchar.

Más en esta categoría: « Editorial Editorial »

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos