Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Martes, 29 Mayo 2018 21:40

Editorial

Escrito por  El Editor
Valora este artículo
(0 votos)

Europa se inicia en los Pirineos. Asistimos a dos ejercicios que demuestran que la mentalidad que impera en la mayoría de los países del continente europeo, no cruzó la cordillera hacía el sur. Este argumento, racista y empleado tanto para vilipendiar a los habitantes de la península ibérica como para justificar la intervención de las potencias sobre los pueblos africanos, es obviamente falso desde todos los puntos de vista, pero hay un grupúsculo de políticos sin vergüenza que, junto con sus acólitos, se empeña en dar argumentos a los movimientos xenófobos centroeuropeos.

Están documentados bastantes casos de políticos que, pillados con un curriculum falso, dimiten automáticamente sin enrocarse en su puesto. Me han pillado, me voy lo más dignamente posible. No es el caso de Cifuentes, ni de Cantó, ni de Franco… da igual el color. Es impensable falsificar, falsear o engordar un curriculum y pretender tener legitimidad. Salvo en España.

Por otra parte, nos encontramos ante una politización total de las decisiones judiciales, hasta el punto de que ponemos en tela de juicio la imparcialidad, la legitimidad y el buen hacer de un tribunal alemán por que su juicio, emitido sin presiones, no sigue nuestra propuesta política ni nuestro discurso sobre el problema catalán. Que la justicia no nos arruine un buen chivo expiatorio, podríamos decir. Se pasan, una vez más, la separación de poderes por el forro. Y no pasa nada, una vez más, en España.

En el caso Altsasua, los medios de comunicación no informan, aleccionan sobre culpables e inocentes obviando no ya la difícil situación heredada en tierras vascoparlantes, si no la más mínima ética periodística, presentando la información sesgadamente. Ni que decir tiene que tampoco se respeta la presunción de inocencia ni tan siquiera la objetividad.

Por último, en contra de la voluntad de la mayoría de los votantes, la alcaldía de la ciudad de Alicante ha regresado a manos del Partido Popular gracias a la intervención de una concejal tránsfuga de “Guanyem Alacant”. Apartada de sus cargos y responsabilidades por acusaciones de corrupción, en lugar de dimitir, continúa sus peroratas aferrada al cargo con más inquina que dignidad. Pero no pasa nada, están los Pirineos.

Más en esta categoría: « Editorial Editorial »

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos