Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Historia Local

Historia Local (42)

     (30 de julio 1918 – 30 de julio 2018)

                                                         

                A finales del siglo XIX y principios del XX, Betxí se abocó en el cultivo de la naranja, adquiriendo un auge económico importante debido a las exportaciones. Los pequeños agricultores de Betxí vivían en unas condiciones pésimas, para salir de la pobreza en que se encontraban, la mejor solución que tenían era comprar tierras para plantar naranjos ya que era el cultivo más rentable en ese momento. Estos agricultores pasaban muchas dificultades económicas, ya que no podían pagar las tasas exigidas a sus pequeños huertos para el registro local, por este motivo no tenían legalizados los títulos de sus propiedades y al no tener propiedad alguna que sirviese de garantía, lo solucionaban pidiendo préstamos a los usureros, que a menudo eran los caciques del pueblo. Recurrían a los usureros porque había escasez de crédito oficial para cultivar los campos, además las bancas privadas eran geográficamente inaccesibles, y también indiferentes a las necesidades del pequeño agricultor.

Si paseamos por las calles de Betxí y pasamos por la calle de Sant Roc, entre las puertas nº 2 y 4, podemos observar en la pared unas letras pintadas de color negro con las siguientes palabras: VOTA D. JAIME CHICHARRO. Corresponde a la propaganda electoral más antigua que existe en Betxí, con los datos que dispongo no puedo decir con exactitud a que elecciones generales a Cortes corresponde dicha propaganda.

La decadencia del Sindicato de Riegos

Con la llegada de la democracia el Sindicato de Riegos de Betxí funcionaba bien, igual que con la dictadura de Franco. Si había agua regaban del Sindicato de Riegos (era más barata que la de un pozo de riego) y si no había agua debido a la sequía, regaban de alguna de las Sociedades de Riego que existían en el término de Betxí o de Nules. En esa época el Sindicato de Riego contaba con dos celadores y regaban unas 900 hanegadas.

En la dictadura franquista

A medida que se acercaba el frente de guerra a Betxí, el 5 de mayo el Comité Local de Defensa Pasiva se vio en la necesidad de construir cinco refugios antiaéreos. También se habilitó por su solidez, la sala de vuelta de cañón del Palau de Betxí y las galerias de las minas de mercurio situadas en el Solaig y en la Espartera, próximas al casco urbano.

Aún no estaban terminados los refugios antiaéreos cuando al mediodía del 14 de junio de 1938 Betxí fue bombardeada por tres aviones del grupo de bombardeo K/88 de la Legión Cóndor alemana, derribaron varios edificios, este bombardeo fue contra reconcentraciones en Vila-real-Borriana-Nules y otro contra Onda-Betxí, se tiraron nueve toneladas de bombas a una altura de 400 metros, con defensa antiaérea por parte republicana (DIARIO DE LA LEGIÓN CÓNDOR). Fue el bombardeo que más víctimas dejó en Betxí, ocho muertos y numerosos heridos (SORRIBES, 2011).

   II República Española y la Guerra Civil

Una de las mayores prioridades que tuvieron las autoridades locales desde principios del siglo XX, fue la canalización del agua de las fuentes para la distribución del agua potable para el consumo humano. Históricamente el abastecimiento de las aguas potables siempre se había hecho de los pozos que habían en la población y de la fuente de Fontanars que se utilizaba para regar. En los proyectos iniciales solo se contemplaba la conducción del agua hasta las fuentes públicas del pueblo. Pero a lo largo del tiempo, el estado de la Acequia Mayor fue motivo de preocupación para la Junta Municipal de Sanidad, ya que en numerosas ocasiones, el agua no se consideraba potable. Las autoridades locales plantearon otra opción, esta consistía en conducir el agua del pozo excavado en el camino de Artana, llamado Dels Valencians, hasta la localidad. El Ayuntamiento de Betxí emprendió un proyecto muy ambicioso que suponía un cambio en el abastecimiento del agua potable y del alcantarillado urbano (NEBOT, 2016, 173).

El conflicto del agua entre los municipios de Betxí y Onda, conocido

como los “de arriba y los de abajo”

Por motivo de la escasez de agua que siempre ha padecido la población de Betxí, en julio de 1914 su Ayuntamiento realizó obras para aprovechamiento de aguas en el cauce del río Seco, en el término de Onda. Sintiéndose perjudicado el Ayuntamiento de este último pueblo, el alcalde ofició al Gobernador Civil de Castellón pidiéndole que ordenase la paralización de los trabajos, a fin de evitar la alteración del orden público. El Gobernador ordenó que se suspendiesen las obras(LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA, 25-7-1914, 3). En vez de solucionar el problema de raiz en un principio, no se hizo nada y como veremos en este artículo el conflicto duró bastantes años.

Los conflictos de los vecinos de Betxí con el propietario del concesionario del Pantano

En el año 1897 la Comunidad de Regantes recaudó 17.103 pesetas para las obras del Pantano, las cuales se pagaron a Victoriano Burgaleta. Esta cantidad suponía el 63% de las 27.300 pesetas, que era la cantidad total a pagar. Los propietarios cumplieron con lo pactado, pero el ritmo de las obras no era el proyectado y el 28 de febrero de 1898 el Pleno del Ayuntamiento en vista de los incumplimientos, decidió no autorizar la canalización de las aguas potables, debido a que las obras iban retrasadas con lo previsto para el primer año, debemos añadir que la sociedad constructora Empresa de Canales de Riego y Pantanos, no permitía que la Comunidad de Regantes pudiese comprobar las características técnicas del proyecto. Estos sucesos llegaron a su límite cuando el 26 de agosto de 1900, el Gobierno Civil de Castellón decretó la paralización definitiva de las obras.

Creación del Sindicato de Riegos y la construcción del Pantano

En 1887 la Acequia Mayor necesitaba una reforma para proteger el agua procedente de la fuente de Fontanars, para hacerla el Ayuntamiento de Betxí adjudicó la obra a una empresa de Castellón que dirigía Antonio Barrachina Fabra (BADENES-NEBOT, 2002, 147). Esta obra consistió en la construcción de una galería impermeable que protegiera la Acequia Mayor a su paso por el lecho del río Seco, para que las aguas potables proveniente de la fuente de Fontanars no se mezclasen con las de las avenidas del río Seco (NEBOT, 2000, 127).

Durante el siglo XIX, los canales de riego eran considerados como el remedio tecnológico para ampliar los perímetros de riego. No obstante, habían personas que señalaban las grandes ventajas de los pequeños pantanos de regulación anual, para atenuar la época estival, por lo que estos debían preceder a los canales de riego. En los años finales del siglo XIX, los hermanos Antonio y Carlos Barrachina, al amparo de la ley de auxilio y subvención a los canales y pantanos de riego de 27 de julio de 1883, solicitaron concesiones para construir varios pantanos en la Plana uno en la Rambla de la Viuda y el otro en el río Seco de Betxi (CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL JUCAR).

Hoy voy a escribir sobre la construcción más antigua, después de la Acequia Mayor, que existe en Betxí, la Bassa del Poble, situada en la calle Colón enfrente del Centro de la 3ª edad “Joaquín Dualde” y de la Comunidad de Regantes de Betxí.

Carecemos de información acerca de los orígenes de los primeros pobladores musulmanes de Betxí, pero cabe suponer que al igual que el resto del litoral levantino, la mayoría de sus habitantes fuesen beréberes del Magreb, poco numeroso, militarizado y que no generaría confrontación con el poco poblamiento preexistente. Tampoco sabemos con certeza en que momento Betxí se convirtió en un asentamiento musulmán permanente.En mi opinión cuando los musulmanes hacia el siglo XI llegaron a las tierras de Betxí, el primer lugar que ocuparon fue la muntanyeta de Sant Antoni, donde unos pocos monjes soldados edificaron una pequeña torre, existente hoy en día detrás del altar de la ermita. Esta rábida al estar cerca de la frontera cristiana, actuaba de fortaleza y de puesto de vigilancia por estar situado en un lugar estratégico, además de ser un lugar de oración. 

Miércoles, 01 Marzo 2017 18:48

El Fielato Central de Betxí

Escrito por

 Durante el año 2013 se llevó a cabo la primera fase de actuacción en el Palau-Castell de Betxí, consistente en la eliminación de elementos impropios de su Claustro renacentista. En agosto de 2014 se restauró el portal rústico del Palau. La restauración non finito duró cuatro semanas, y de ella han salido vestigios del pasado del edificio, como el rótulo Fielato Central, comestbles y ¿verduras?1que evidencia la importancia social del edificio en etapas anteriores.

 

Página 1 de 3

Noticias económicas

Noticias Conciertos