Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 15 Marzo 2013 19:19

EL WORKFARE

Escrito por  Javier Méndez-Vigo
Valora este artículo
(6 votos)

javi

Los gurús económicos ya han encontrado el talismán para salir de la crisis: trabajar 15 horas por 360€  [Mediterráneo, 10 de Febrero]. Sólo hay que oír al presidente de la patronal, o a su vicepresidente, para el que no “pagar a la seguridad social” es una honra. Es la precarización total del trabajo y el destrozo de los derechos económicos y sociales. Pero hagamos un poco de memoria, ya que esto supone una derrota del Movimiento Obrero, ya que desaparecen dos conquistas sociales de dicho movimiento durante toda la postguerra: la escala móvil de salarios y las 35 horas semanales.

Vayamos por partes ¿qué queremos decir cuando hablamos de workfare? Dicho término es una mezcla de “welfare”  (ayuda social) y “work” (trabajo). Para que nos entendamos: para que un trabajador reciba una ayuda social es necesario que “deban trabajar”. El trabajar se convierte en un deber y deja de ser un derecho. El lenguaje ideológico se adentra en la lucha, es más, se desarrolla una antropología social que se encuentra en las antípodas. Se olvida además que se está arrebatando un derecho. Hay que tener en cuenta que con esto desaparece lo que hasta hoy era conocido como el salario diferido. El trabajador deviene culpable de su situación y encima se le acusa de ser un vago por no querer trabajar. En realidad con esto lo que se produce es el desarrollo de una nueva pobreza y además la institucionalización del working poor (el hecho de que una parte significativa de las personas que se encuentran bajo el umbral de la pobreza, trabajan [o son obligadas a trabajar]).

Pero como bien dice Catherine Samary todo esto es producto de la mundialización [internacionalización del capital, por utilizar la terminología marxista] mediante la cual se ha exacerbado la competencia entre los mismos trabajadores y gracias a lo cual “los asalariados pobres representan una parte creciente, ya tengan un trabajo precario, insuficiente para vivir dignamente, o sea parados; se trata masivamente de mujeres, asalariadas a tiempo parcial a la fuerza, que “prefieren” a veces replegarse a su hogar vistas las escasas rentas ofrecidas y los horarios impuestos”.

El workfare es algo importado. Frente a las conquistas sociales y económicas del Estado de Bienestar, lo que se nos quiere imponer (no solo a nivel del mercado de trabajo) es el modelo anglosajón. El workfare en principio proviene de los Estados Unidos, que ya en la década de 1970 propugna la reforma del Welfare y será a lo largo de la década de 1980 con el triunfo de Reagan que dicho proyecto sería llevado a cabo. Hay que tener en cuenta que en Inglaterra aparece la “Dama de Hierro” que se enfrenta al sindicalismo combatiente sobre todo en la huelga de los mineros y más tarde con la lucha en contra de los impuestos como la Pol Tax. Sólo con la derrota del Movimiento Obrero es posible imponer este modelo y afianzar el workfare. Así, antes de Reagan, la administración Nixon (en plena guerra del Vietnam) es el primero en imponer el deber de trabajar si se quería recibir una asignación por estar en paro. Pero será a partir de la década de 1990 cuando el workfare entra en la  “meta” triunfante. Veamos realmente cuál era el objetivo real: “Anotamos que el aumento del workfare ha constituido, durante este período, una estrategia entre otras de flexibilización de la mano de obra pública. Lejos de limitarse a la única voluntad de reducción de costes, la apuesta de dicha política era ante todo de acentuar el  control de la mano de obra”.

Por tanto el workfare permite romper la solidaridad de la clase obrera, introduciendo la selección natural en el campo del mercado de trabajo. El neoliberalismo impone un darwinismo social en las relaciones de producción. La importación de dicho modelo anglosajón ha supuesto una implosión de la clase obrera en Europa, suponiendo una rebaja generalizada de los salarios y la desaparición de la  “escala móvil de salarios”.

El workfare ha supuesto la aparición de una pobreza generalizada en la UE tal y como nos lo dicen Bibiana Medialdea y Nacho Álvarez: “El 3’6% de la población de la UE son working por, y lo más significativo según las observaciones anteriores, el 10% de la población europea vive en hogares asalariados pobres”.

Trabajar por menos de 400€, esta es la gran propuesta del Gobierno para acabar con el “paro juvenil”. Tras acabar con los derechos laborales después de 52 [contra]reformas laborales, el gobierno chantajea al Movimiento Obrero, convirtiendo un derecho (trabajo fijo y digno) en un privilegio. Con lo dicho aparece el darwinismo social (de sálvese el que pueda). Los minijobs o trabajo basura es volver a la caridad y supone una sobreexplotación del trabajador asalariado.

Pero lo dicho es producto de dos hechos: 1) la derrota del estalinismo que supone la expropiación masiva de los recursos naturales de aquellos países y la aparición de un “ejército de reserva masivo” y disciplinado al que primeramente se le ha expulsado de su trabajo (las empresas estatales) para convertirlos en  “mano de obra barata” y 2) el triunfo de la ideología de la mundialización (o fin de la historia) que esconde el triunfo de la finanza. Y que realmente es la tercera internacionalización del capital que permite que el  Sistema-Mundo florezca con una expropiación masiva de los recursos naturales e incluso de la vida (patentes). Un Sistema-Mundo que en vez de extender la democracia y los derechos democráticos, lo que realmente es convertirnos a todos en “trabajadores chinos” con salarios bajos y sin derechos.

Bibliografía.

John Krinsky, Le Workfare, Les notes de l'IES nº8 [ies-salariat.org ] 2009.

Catherine Samary, Vencer a la nueva pobreza: desafío democrático del siglo XXI. VIENTO SUR nº 100 Enero 2009.

Bibiana Medialdea y Nacho Álvarez, Ajuste neoliberal y pobreza salarial. VIENTO SUR nº 82 Septiembre 2005.

 

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 18 Marzo 2013 16:22

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos