Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Lunes, 15 Julio 2013 19:01

¿CRISIS DE LA DEMOCRACIA? (1)

Escrito por  Javier Méndez -Vigo
Valora este artículo
(7 votos)

javi

De un tiempo a esta parte los medias nos machacan con la consigna de que el  “sistema democrático” se encuentra en crisis. Algunos incluso hablan de “crisis terminal”; pero lo que dicen esto a lo mejor va y resulta que lo que realmente tienen es una nostalgia de tiempos pasados. Pero realmente ¿está en crisis el régimen democrático? ¿Está en crisis la democracia? O bien, de lo que verdaderamente se trata es de asesinar la democracia.

Vayamos por partes. Hagamos un poco de historia y sepamos cómo se construyó lo que hoy conocemos como la monarquía española. Nuestra democracia proviene de la salida de una dictadura que, por cierto, su caudillo murió en una cama, no sin antes haber firmado la pena de muerte a cinco luchadores antifranquistas. Nuestro Reino no tuvo una ruptura como la que sí se produjo en la Revolución de los Claveles (1974).

Por consiguiente en el Reino de España no hubo una Constitución nueva. No hubo un cambio de régimen. Lo que realmente sucedió es que se produjo una “componenda” entre el viejo aparato franquista y lo que vino a denominarse  reformismo de izquierda. Antes de continuar hay que decir que en la década de los 70 se produce un auge de la lucha de clases, que el movimiento obrero se encontraba al alza luchando por nuevos derechos. Pero para entender lo que pasaría después hay que remitirnos a una de aquellas luchas. Vitoria en el 76, con un movimiento obrero importante, se encontraba inmersa en una lucha por los derechos políticos y sindicales.

El Movimiento Obrero ejercía otro tipo de “democracia” basada en los Comités de empresas y en las Secciones sindicales y en aquella lucha de Vitoria, además se afianzaron los Comités de barrio. ¡Demasiado para la componenda que se avecinaba! Era el momento en que los partidos de izquierda hablaban del “derecho a la autodeterminación de los pueblos”. Un año antes bajo las alas de la Revolución Portuguesa las JJSS habían celebrado su VI Congreso en Lisboa donde eligieron una dirección de izquierda y aprobaron un “programa anticapitalista”, cosa que pagarían con creces.

Vitoria supuso el límite para el aparato franquista. A la sazón el Ministro de la Gobernación (Manuel Fraga) tuvo que imponer la ley (de los de arriba), y ordenó entrar en la Iglesia, saltándose el derecho de asilo. Cayeron 5 obreros bajo las balas…. Y de este final vino la componenda. Y en el 77 nos ofrecieron un paquete en el que iba todo.

Vitoria también fue el límite para la izquierda [reformista] que quería abrazar a Europa. El PSOE y PCE aceptaron el paquete, renunciando incluso a una democracia de tipo europeo. El reformismo y el eurocomunismo renunciaron a sus principios ideológicos.

En primer lugar, dentro de casa. A raíz de lo Vitoria el PSOE renuncia entre otras cosas al “derecho a la autodeterminación” y por tanto a un Estado federal, aceptando a la vez la instauración de una monarquía continuista. Esto traería como consecuencia la expulsión de toda la dirección de las JJSS y la elección de una nueva dirección cuyo SG. sería Txiqui Benegas, con un programa posibilista y acorde con la situación. Más tarde sería expulsada de la UGT la UGT de Álava por su implicación en la Huelga de Vitoria.

Pero al mismo tiempo, la constitución del nuevo PSOE iba a traer como consecuencia la implementación de prácticas burocráticas. Era aquello de  “quien se mueve no sale en la foto”. Hoy ha caído en mis manos un libro que estoy devorando a marchas forzadas [Franz Mehring, Histoire de la social-démocratie allemande de 1863 à 1891]. ¿Por qué traigo a colación este libro? Porque me recuerda el funcionamiento de la democracia en un partido de izquierdas (donde existían fracciones, y donde cada fracción tenía su órgano de expresión). Lo mismo que el Partido de Indalecio Prieto, de Largo Caballero, de Luis Ariquistain. Un Partido que tenía una vida democrática con la existencia de fracciones y donde periódicos como Leviathan, Claridad y tantos otros expresaban las distintas opiniones y los distintos enfrentamientos entre las distintas tendencias. En pleno Siglo XX, en la era de las comunicaciones de masas, esto ya no es posible. Al menos era lo que decían. ¡Había que sacrificarse por la razón de Estado! ¡Por lo que ellos entendían por democracia!

Pero había algo peor. La desaparición de ciertos derechos. Al Movimiento Obrero se le puso un bozal, se le encadenó al aparato. Ya que al prohibir su autofinanciación se le ligó al aparato del Estado. Me explico, en cualquier país de Europa existen unas prácticas fundamentales que vinculan derechos. El derecho a la huelga por solidaridad es barrido por la Constitución del 78, derecho fundamental para el Movimiento Obrero. Pero es que además en dicha Constitución se “prohíbe” expresamente la existencia de las cajas de resistencia. Sin estos dos tipos de derechos el sindicalismo queda  “desarmado”. Pero todavía hubo algo más que es fundamental para entender la práctica sindical en el Reino de España.

El modelo sindical socialdemócrata europeo y también el de las CCOO defienden la “obligatoriedad” de sindicación. ¿Qué supone esto? Que el sindicato “negocia” por y para sus afiliados. En el Reino de España en aquella época esto lo defendían solamente las CCOO. La dirección de la UGT defendía la “libertad sindical”. Hay que tener en cuenta el hecho de que salíamos de un régimen dictatorial donde sólo había un sindicato. Pero tampoco podemos olvidar que, precisamente gracias al entrismo en dicho sindicato, las CCOO consiguieron la hegemonía en el Movimiento Obrero.

Por tanto nuestro modelo democrático representativo no puede decirse que sea europeo o socialdemócrata. Por esto mismo la crisis del Régimen va ser mucho más profunda, y el desprestigio del mismo difícil es de solventar. La Constitución del 78 no era más que un paquete que debía cambiar todo para que nada cambie. Por eso después de 34 años, en el momento que aparecen las vacas flacas todo el edificio se tambalea porque ya no se trata de una componenda, sino de que cada clase social está defendiendo sus intereses reales. Pero sobre esto último volveremos…

Modificado por última vez en Martes, 16 Julio 2013 13:44

1 comentario

  • Enlace al Comentario Escuchad a Cesar Vidal, a Federico y aprended. Martes, 16 Julio 2013 18:26 publicado por Escuchad a Cesar Vidal, a Federico y aprended.

    El principal problema reside en el sistema falsamente igualitario que se quiere imponer: democracia. Puede existir realmente una democracia para concentraciones grandes de población? puede existir una democracia si no se determina un limite para esa falsa igualdad? puede haber democracia sin esclavitud? quizás la solución fuera una meritocracia, pero, ¿quien se arriesga a no valer?

    Y lo peor de todo, ¿desde cuando la mayoría tiene razón? solo tiene mayoría. El espectro de fiabilidad de sus decisiones depende de la preparación de sus ciudadanos, y todos sabemos como se enmascara el fracaso escolar y como meten cizaña los curas y empresarios.

    No hay revolución pacifica que valga. La socialdemocracia es un fraude moderado.

    Reportar

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos