Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 16 Agosto 2013 12:10

CRISIS DE LA DEMOCRACIA (2)

Escrito por  Javier Méndez-Vigo
Valora este artículo
(4 votos)

javi

La Constitución del 78 venía con todo un paquete (Monarquía, Estado de las autonomías) que no fue preguntado en el Referéndum. Todo atado y bien atado. Pero no todo acabaría ahí. Si la izquierda había renunciado a tantas cosas, por su parte los representantes del antiguo Régimen no cedían y esperaban su turno. La Derecha franquista siempre estuvo en contra de lo que se estaba cocinando, de hecho su representante máximo (Manuel Fraga, aquél que trajo a la dirección de la Interancional Negra, cuando era Ministro de la Gobernación) y dirigente de Alianza Popular (de la que después saldría el actual Partido Popular) votaba en contra de dicha Constitución.

En Febrero de 1980 moría asesinada Yolanda González, joven militante del PST, a manos de Fuerza Nueva. Su asesino (Manuel Hellín) que no terminó de cumplir la condena entre otras cosas porque huyó a Argentina, acabaría hoy día como asesor del Ministerio del Interior. Fue el último asesinato a manos del Aparato del Estado. Pero esto es normal. En España no existió ni una revolución (como la Revolución del 74 en Portugal) ni siquiera una ruptura democrática (como en principio pedían los dos grupos de la izquierda parlamentaria), para que se hubieran depurado el Estado y todos sus aparatos como sucedió en Portugal. Aquí simplemente fue una “componenda”, para recordar la excelente frase de la película del Gatopardo (de Visconti): “que todo cambie para que nada cambie”. Al fin y al cabo el que murió en la cama lo había dejado todo bien atado.

Un excelente pensador liberal francés (Pierre Manet) en su libro Cours familier de philosophie politique nos dice que “la democracia es una organización de separación”. Y más adelante continúa: “si el movimiento de distinción, o de separación, es un aspecto fundamental de la democracia moderna, se puede distinguir, o separar, varias grandes categorías de separaciones. Veo al menos seis: separación de profesiones, o división del trabajo; separación de poderes; separación de la Iglesia y el Estado; separación de la sociedad civil y del Estado; separación entre representante y el representado; separación de los hechos y valores, o de la ciencia y de la vida” (pg. 27). Nada radical y dentro del sistema.

Pero surge la pregunta ¿nuestra democracia cumple con estas separaciones? Vayamos por partes ¿cuál es la religión que se da en las escuelas? ¿Por qué los funerales oficiales se realizan por el rito católico, cuando nuestra constitución se declara aconfesional? ¿Por qué la ley del aborto es la que es? Lo siento pero no se me puede olvidar lo que la 2ª República consiguió: el aborto libre y gratuito. Podemos continuar, pero pasemos a otra parte.

¿De verdad existe la separación de poderes? La izquierda española quiso seguir el modelo alemán en la cuestión de la economía (mixta) por lo cual propuso el modelo de cogestión, pero esto derivó en su lado malo y perverso que ha llevado a una cara de la corrupción y a una perversión democrática. Los consejos directivos de los bancos “financiaban” a los sindicatos, y al mismo tiempo ponía buenos sueldos a aquellos sindicalistas que se encontraban en esos consejos administrativos. ¿De verdad iban a defender los intereses de la sociedad civil?

Pero todavía ha sido más aberrante la cuestión del poder judicial. Dicho poder, en el pacto constitucional fue pervertido y supuso una componenda. Se me podrá decir que dicho poder lo elige el Parlamento. Perdonadme pero nunca he sido platónico y el mundo de las ideas se lo dejo para los espiritualistas y los que crean en la mitología (griega o cristiana). La realidad material es muy diferente. Dicho poder lo elige el Parlamento, más bien la dirección de los distintos aparatos políticos. El partido mayoritario por el mero hecho de ser el mayoritario (no digamos si tiene la absoluta) elige la mayoría; el partido de la oposición elige con arreglo a esto la minoría mayoritaria, luego las migajas para los partidos periféricos. ¿De verdad nos podemos creer como si estuviéramos en una película de dibujos animados que dicho poder será imparcial? Para muestra un botón: el Presidente del Tribunal Constitucional actual (Pérez Cobos) militante y asesor del PP durante mucho tiempo. ¡Nada nuevo bajo el sol!

No quisiera terminar sin contar una pequeña historia que muchos tienen olvidada y de la cual nos contaron un cuento (no lo digo siguiendo la canción de Ismael Serrano). Nos contaron un verdadero cuento, no importa si fuera chino o sueco. A fin y al cabo un cuento. Esto no es producto de un pacto entre amigos. Es producto de una correlación de fuerzas en la que ha habido vencedores y vencidos.

Durante 1980 y 1981 en el País Valenciano se produjo un hecho: la lucha por Estatuto por la vía del 151. Ya en 1979 un embrión en el que se encontraba el PSAN (representado por Toni Royo), el POUM (representado por Ricard Colom), la LCR (representada por el que suscribe) e independientes (entre los que destacaban Vicent Pitarch o Falo Menezo) formaban la coalición electoral Esquerra Independent de Castelló (EIC). Dicha coalición consiguió en las elecciones de 1979 2 Concejales (Vicent Pitarch y Ricard Colom) que darían la alcaldía de Castellón al PSOE. Viene esto por el hecho de que durante aquella época el Presidente del Consell (Josep Lluís Albiñana) retomó la simbología al recobrar la cuatribarrada con el escudo del Consell. Pero es más, iba consiguiendo por los pueblos los apoyos masivos para conseguir el Estatuto por la vía del 151.

En febrero de 1981 una parte del ejército se subleva. Y en las cortes, Tejero intentó usurpar la voluntad popular. Golpe que fracasaría. La realidad material es distinta y nos pega en la cara. Todas las propuestas por las que entró Tejero en la Cortes se cumplieron ¿Casualidad? ¡Qué cada uno piense lo que quiera!

Poco después de este hecho el País Valenciano dejó de llamarse así y comenzó a denominarse Comunidad. A la vez que empezó la batalla por la secesión lingüística. ¿Qué ocurrió? Simplemente, entre otras cosas, que en el Congreso del PSPV se defenestró a la antigua dirección (Joan Pastor y Josep LL Albiñana) y tomó la dirección el equipo de Joan Lerma. Como consecuencia de este hecho, el Consell pasó a manos de la UCD. Mientras tanto a nivel estatal pactaban la LOAPA (Abril Martorell y Alfonso Guerra) que como consecuencia a nivel de País Valenciano se produjo el Pacto del Magnolio en Benicassim entre la UCD y el PSPV mediante el cual se elegía como camino hacia el Estatuto la vía del 143, y se cedía en la simbología. Abandonando la cuatribarrada y aceptando como bandera de la Comunidad la señera de la ciudad de Valencia.

A modo de Epílogo:

Desde el pasado 23F vivimos en el Estado español un proceso decontrarreforma” acelerada. Las ya limitadas conquistas del 15 de junio de 1977 está siendo progresivamente desnaturalizadas; las instituciones democráticas funcionan bajo la presión dominante del Ejército, “partido en la sombra”, y de sus amenazas golpistas; los poderes fácticos, que condicionaron los límites de la reforma que dio lugar al régimen del 15 J, juegan ahora un papel más activo y colocan en puestos claves a elementos de la cúspide militar, que por si algo se han destacado, ha sido por sus continuas profesiones de fe antidemocráticas; la “estrategia de la tensión”, en suma, se desarrolla a través de una auténtica escalada, al 23 F le sucede Almería, el 23 M…, y el gobierno la utiliza para restringir más las libertades, con la pasividad, cuando no el apoyo, de los dirigentes de la izquierda parlamentaria” [Jesús Albarracín, Entre el gran derechazo y el golpe; en Cuadernos de comunismo nº 5]

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos