Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 13 Septiembre 2013 12:12

CRISIS Y MERCADO DE TRABAJO

Escrito por  Javier Méndez-Vigo Hernández
Valora este artículo
(3 votos)

javi

Llevamos ya 5 años de recesión y cada nuevo día vienen los gurús económicos para anunciarnos la luz y el nuevo crecimiento económico. Hoy incluso nos dicen que las Olimpiadas pueden suponer la creación de 30.000 empleos directos. Lo que no nos anuncian es cómo serán estos tipos de trabajos. Las Olimpiadas pueden ser la Itaca de la burguesía española…

Sin embargo, todo lo que vemos es precariedad no solo laboral sino también social. ¿Qué estamos diciendo cuando utilizamos el término de precariedad?: “definimos precariedad como el conjunto de condiciones materiales y simbólicas que determinan una incertidumbre vital con respecto al acceso sostenido a los recursos esenciales para el pleno derecho de la vida de un sujeto” [Precaria a la Deriva, Léxico provisional de libre copia, modificación y distribución para malabaristas de la vida; en Viento Sur nº 80).

Todavía hay más, el Gobierno de la Comunidad de Madrid lleva varios años recortando derechos y eliminando condiciones sociales de los trabajadores. Todo el proyecto de privatizaciones de la Sanidad Pública y de la Escuela Pública ha supuesto despidos (el último de ellos ha consistido en despedir a todos los terapeutas con años de servicios y como alternativa van a contratar a parados de fuera de Madrid que no tienen experiencia en “dependencia”). La privatización de la sanidad ya ha supuesto un ahorro de 500 millones de euros; mientras que para llevar a cabo la inversión para 2020 necesitan 1500 millones de euros

Desde 2008 (año de comienzo de la crisis) nos encontramos por un lado con una crisis de sobreproducción (de mercancías que no se venden) y a la vez de crisis financiera. Es decir, por un lado una crisis clásica y por otro gracias a la “hegemonía financiera” nos encontramos con distintas burbujas que van estallando. Ahora bien la hegemonía financiera significa que el ciclo económico no se cumple. Si nos remitimos al funcionamiento de la economía capitalista nos encontramos con un doble ciclo que va unido dialécticamente: M-D-M; D-M-D’. ¿Qué sucede cuando sólo funciona la finanza? Que sólo se produce lo siguiente: D-D’ (es decir, Dinero produce dinero), con lo que no hay “inversión productiva”.

Después de 5 años de Recesión la salida no se puede dar como se dio en la “crisis 73-74” del siglo pasado, ni tampoco como la crisis de la década de los 80 que supuso la primera Huelga General contra el PSOE en el gobierno, por su política educativa e industrial. Tampoco es posible la salida mediante un pacto: la burguesía no lo necesita. La Burguesía lo que necesita es devolvernos a aquello que tan maravillosamente bien relataba C. Dickens.

La burguesía (española como europea) ha vuelto a aplicar lo que se conoce una acumulación por desposesión que significa que “los ingresos de los sectores más desfavorecidos de la población disminuyen y la riqueza de los más privilegiados continúa aumentando”. Es lo que viene a denominarse una transferencia de rentas. En el estado español esto ha supuesto:1) un gran aumento de las desigualdades sociales, 2) la ruptura del contrato social de postguerra.

La burguesía nos dice qué es posible salir de la crisis. ¿Pero cuál es el modelo que plantea la CEOE? El modelo alemán. Ahora bien, el modelo alemán se basa en los minijobs. Actualmente en Alemania hay 7 millones de minijobs. ¡A 20ctmos la hora! Buen futuro. Qué diferencia a aquél Estado Alemán de postguerra que se basaba en el pacto keynesiano. ¡Pero el capitalismo ya no quiere ni necesita aquél pacto!

La financiarización de las relaciones salariales nos devuelve al siglo XIX. Esta estrategia capitalista ha creado una nueva “disciplina laboral” haciendo retroceder las conquistas sociales y haciendo desaparecer en la práctica los derechos sociales. De lo que se trata es de asegurar el control del proceso de trabajo. Para lo cual ha creado lo que se denominan los “malos empleos”: “la equivalencia léxica en alemán de este humilde utensilio es, curiosamente, lumpen. Esta coincidencia con la vieja resonancia marxista de lumpeproletariado invita a extender metonímicamente dicha denominación de lunpem a todos los malos empleos actuales de los servicios” [Antonio Santos Ortega, La bolsa o la vida].

La burguesía necesita “servidores”, “dependientes” y si no, para eso existe el imponente “ejército de reserva”. Siempre habrá alguien que trabaje. Pero para llegar hasta aquí ha sido preciso “individualizar” al trabajador, hacerle ver que no necesita a los sindicatos. Y esto ha sido posible gracias a la precarización laboral, gracias a la aparición de los trabajadores pobres.

Horas antes de las 22’30 del 7 de septiembres ¿Creéis que las Olimpiadas arreglarán la situación? De verdad pensáis que las Olimpiadas nos devolverán nuestros derechos… Sólo la unidad y la lucha harán posible esto.

Volveremos sobre todo lo dicho.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos