Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Sábado, 16 Noviembre 2013 18:14

EL 18 BRUMARIO DE ALBERTO FABRA

Escrito por  Javier Méndez-Vigo
Valora este artículo
(7 votos)

javi

Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre albedrío, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que existen y les han sido legadas por el pasado” [Karl Marx]

La historia cuando se repite lo hace como farsa, pero a veces puede convertirse en una tragicomedia. Esto es lo que está sucediendo con nuestro País Valenciano. Ya en la mal llamada transición y después de la LOAPA (ley propugnada después de un golpe de Estado) este País Valenciano perdió sus símbolos y abandonó la vía del 151, para caminar por los senderos del 143. Artículo de nuestra Constitución por el que se perdía determinados derechos históricos como nacionalidad.

35 años después hemos llegado a una tragicomedia. Y se está a punto de perder incluso el autogobierno y convertirnos en una región dependiente y sumisa del poder del Estado. Mientras tanto los poderes fácticos y estatales relamiendo las heridas ya que esto supondrá una recentralización. Ya hoy, después del informe de determinados “sabios”, el gobierno de la Generalidad se permite proponer devolver determinadas competencias al gobierno del Reino de España…

Ha entrado en la escena política un peón de la burguesía valenciana, alguien digno del “seminfot” de la Plana. Alguien con un perfil psicológico de “niño bien”, del que “nunca rompió un plato”. Un peón de segunda mano, perfecto para una burguesía que “ofrenda nuevas flores a España”. Y que además nunca fue refrendado por las urnas. ¡Perfecto para una democracia a la española!, consecuencias de componendas históricas.

Entró por la puerta del partidismo y del parlamentarismo, para solucionar la crisis del Partido de la burguesía. Crisis producto de la “corrupción”, con más de 20 imputados por la justicia y después de la dimisión de un presidente corrupto. Quería acabar con la corrupción y esta le ha acabado por estallar en las narices, y el sumiso y condescendiente, siguiendo el conformismo y la resignación del seminfot, miraba hacia otra parte. Su regeneración pseudodemocrática ha terminado por convertirse en un circo.

Pero todavía quedaba la traca final. Este personaje de comedia iba a terminar por convertirse en un pequeño autoritario y dictador.

Los distintos gobiernos del PP han despilfarrado el dinero de los valencianos. Desde aquél que se acercó a la política para “forrarse”, pasando por el místico hasta llegar a sumiso e imitador de dictador. La parafernalia, los trajes 2 de y grandes esperpentos mediáticos y deportivos han convertido a nuestro País en un “cortijo de señoritos”. Todo salía de los grandes medios y en singular del gran medio que debía para cohesionar cultural y políticamente este País Valenciano (la RTVV). Pero esta Televisión Pública heredada del gobierno de Joan Lerma (primer gobierno socialista desde la restauración democrática) no servía para aquellos intereses espúreos. En la práctica desde que en 1995 el gobierno de Joan Lerma es derrotado en las urnas, la deuda de dicho ente pasó de 32 millones de Euros a 1300 millones.

El “aprendiz de brujo” no podía continuar por dicha senda. Quiso reestructurar dicho ente, pero como siempre asesores y enchufados debían continuar en sus puestos. Una Televisión Pública (que a pesar de todo ha permitido que varias generaciones de valencianos hayan vivido con el Babalá, bola de Drack, Songoku y tantos otros; que hayan aprendido la lengua y la cultura de sus antepasados) no podía ser más que la Televisión del Gobierno de turno. Una Televisión que durante 18 años puso una mordaza a los trabajadores (mediante el chantaje y la amenaza) y se ha convertido en un juguete roto.

Con el actual gobierno del Reino de España y con sus “contrarreformas”, este gobierno sumiso quiso adelgazar la deuda del ente mediante el despido de mil trabajadores. Es el momento en que el Tribunal Superior de Justicia declara nulo dicho despido cuando este gobierno declara que la “ley se ha de cumplir”. Por supuesto, no la que supone la sentencia judicial.

Es en este instante en el que este Bonaparte lleva a cabo su “18 Brumario”. Se olvida del poder ejecutivo, obvia el poder legislativo y junta en su persona (y en el gobierno que representa) los tres poderes. Inmediatamente propugnan (de noche y con alevosía) un decreto mediante el cual ordena el cierre de la RTVV. Es verdad, que a hechos consumados y aprovechando la apisonadora de su mayoría absoluta, que aprobará dicho decreto en las Cortes. Pero el papel democrático de dichas Cortes ha sido coartado. Y es verdad también (pese a que lo disfracen) que dichas Cortes aprobaran un Decreto que supone un golpe a nuestras instituciones, que aunque legal nunca puede ser legítimo.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos