Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Jueves, 19 Diciembre 2013 19:29

CUESTIÓN DE DERECHOS

Escrito por  Javier Méndez-Vigo
Valora este artículo
(3 votos)

javi

 

“Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos más distinguidos, sino por cómo trata a sus más humildes” [Nelson Mandela, El largo camino a la libertad]

“Uno de los nuestros” que ahora, cuando nos deja,  y que los gobernantes de la burguesía mundial de una manera cínica nos quieren arrebatar y convertir en un fetiche consumista, ya con esta cita deja muy claro que quiere decir la izquierda cuando habla de derechos. No, los derechos  no son eternos, ni tampoco tan universales como quisiéramos. Qué distinta es la palabra igualdad en un dirigente como Rajoy, o en la boca de una líder del Movimiento Social como Ada Colau. Qué distinto es el término de citoyen en la boca de una Duquesa de Alba, o en la boca de Gordillo, el alcalde de Marinaleda. NO, los derechos significan algo muy distinto en una clase social  o en otra clase social. Y lo mismo ocurre con el término de libertad. Ver gritar a los nazis  de Ucrania esta palabra cuando destruyen la estatua de Lenin recuerda a sus antepasados ayudando a las tropas nazis, cuando invadieron la Unión Soviética. No, no es lo mismo.

Por eso no puede existir el olvido mientras no exista la reconciliación y no puede existir perdón mientras “no todas las víctimas se reconozcan a sí mismas y se reconozcan mutuamente”. Por eso son válidas ciertas situaciones como la que hoy explica El País  en su edición de hoy (11 de diciembre) en la que las víctimas de ETA y las víctimas de los GALse reconocen mutuamente; pues como dicen ambas víctimas sólo con dicho reconocimiento es posible comenzar el camino de la Paz en Euskalerria. No es ese el camino de la burguesía española cuando espolea hacia el rencor y el no- perdón. No, no es lo mismo.

Nuestros dirigentes, mediocres y cortos de miras sólo buscan el “rédito político”. ¡Con su pan se lo coman! Tan sólo les diría (desde la honradez y la ética que me da el tener víctimas en los dos bandos): Déjennos en paz. No enreden y apártense para que podamos convivir en la diferencia y en el conflicto político.

No, no es lo mismo el término libertad en nuestra burguesía cuando cierra puertas y cuando pone límites al bosque. No es lo mismo ese derecho egoísta del que legisla sólo para la defensa de la propiedad privada y quiere poner candados a los que luchan por la dignidad. No es lo mismo libertad para esa clase social que defiende lo que le quieren arrebatar, que son derechos sociales y económicos que costaron sudor, lágrimas y en nuestro Reino de España incluso muertes como la de aquellos obreros en la Vitoria de 1976 (entre otros).

No es lo mismo libertad para una burguesía española o Europea que por defenderla está creando cárceles y fortalezas. Que para defenderla nos adentra en la barbarie rebajando al inmigrante a cosa o a animal; porque en un Reino donde hay una Fiesta Nacional se puede torturar a un animal. Quizás por eso un Ministro (digno discípulo de aquél Ministro de la Gobernación que en 1976 no respetó el derecho de asilo cristiano, ordenó disparar en la Catedral de Vitoria contra los obreros) hoy nos diga que utilizar cuchillas no representa ningún problema. Hoy quisiera recordarle a ese Ministro (católico, apostólico y romano; pero que no sigue la doctrina cristiana del amor y del perdón) que en 1960 la “zona española” de Melilla comprendía Nador, Seganga, Alhucemas, las islas Chafarinas y  el Monte Gurugú (desde donde se domina Melilla y donde se encontraba un Tercio de la Legión). Hoy sólo queda Melilla (la casa donde nací ya está al otro lado del “Muro de la Vergüenza”), incluso el Gurugú pertenece a Marruecos. Le recuerdo que en Melilla vivían tres culturas. Hoy hay trazada una frontera en un lugar donde no existía. Pero no importa “son animales”… Como dijo el “Viejo” Leon Trotsky (dos años antes de ser asesinado) la derrota del stalinismo no iba a traer el “paraíso capitalista”; sino la barbarie y la destrucción.

No, no es lo mismo. Los derechos se conquistan y luego se han de defender porque siempre hay alguien que te los recorta o te los quita. Por esto mismo, como dice Mandela (uno de los nuestros) siempre hay que estar del lado de los humildes.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos