Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 12 Septiembre 2014 15:19

CAMINANDO POR EL FILO HILO DE LA BARBARIE

Escrito por  Javier Méndez-Vigo
Valora este artículo
(0 votos)

Poco antes de ser asesinado Leon Trotsky analizaba la sociedad soviética, su degeneración burocrática y su crisis social. Ya allí daba dos salidas para tal crisis: por un lado la conquista de una democracia obrera mediante una revolución política, o bien el abrazo del capitalismo por parte de la burocracia. Pero en este último caso Trotsky afirmaba que “la caída de la dictadura burocrática actual, sin que fuera reemplazada por un nuevo poder socialista, anunciaría, también, el regreso al sistema capitalista con una baja catastrófica de la economía y de la cultura”.

1989 es el año en que cae el Muro de Berlín. La burguesía internacional bailaba, pues había derrotado al coco estalinista, pero no todo es el paraíso en la tierra. La primera falacia: desde 1945 ninguna rebelión en contra de la burocracia pedía la vuelta al capitalismo, ni siquiera la rebelión de las masas de Alemania del Este por la reunificación. Al final en vez de reunificación lo que hubo fue una anexión  del Este por la Alemania Federal de Kolh, que permitiría a aquella Alemania saltarse los déficit públicos durante varios años y, por, otra parte, acabar con la propiedad estatal y terminar por desindustrializar la Alemania del Este.

1991 la Liga Comunista Yugoslava se deshace y las distintas burocracias nacionales comienzan a abrazar el nazionalcomunismo como único camino hacia el capitalismo. La barbarie se instaura y los viejos monstruos comienzan a aparecer. Tudjmna (antiguo lugarteniente de Tito) abraza a los ustachis (aquellos nazis que barrieron Croacia al lado de las SS); mientras Milosevic se alía a los chetnits (fascistas que barrieron la Serbia). Ambas burocracias utilizan el  derecho a la autodeterminación (que este caso sí que es aceptado por las distintas burguesías imperialistas). Aquél derecho de autodeterminación utilizado por el imperialismo y por la nueva burguesía mafiosa  sirvió para llevar a cabo una “expropiación masiva” y al mismo tiempo para acabar con la propiedad social. Todo lo dicho bajo el paraguas de la austeridad y un programa de ajuste estructural, propiciado por el FMI y avalado por el imperialismo alemán y por el Vaticano entre otros.

Aún quedaba otro paso: la desaparición de la Unión Soviética. Desaparición auspiciada por un “paraguas democrático” propiciado por el alcohólico Yeltsin que junto a su ministro Gaidar llevó a cabo un programa de ajuste estructural (propiciado por el FMI) cuyo único objetivo no era otro que la apropiación masiva por parte de las multinacionales.

Todo este proceso trae como consecuencia: la desaparición de las conquistas sociales, el empobrecimiento masivo. Y algo que iba a repercutir también en el Occidente. El imperialismo en todo este proceso crea por fin lo que se conoce como fuerza de trabajo mundial  lo que engrandece hasta lo insospechado el ejército de reserva.

Pero el imperialismo es como un niño insaciable, y no contesto con esto tiene que buscar nuevos enemigos para continuar militarizado. Además la destrucción de los Estados burocráticos supone la apertura de nuevos recursos y la posibilidad de nuevos mercados. ¡Cuánta razón tenía Rosa Luxemburgo al hablar de militarismo en su Acumulación del Capital. El imperialismo creó su propio Franquestein: el fascismo teocrático del Islamismo radical.

Es sintomático que dicho Islamismo radical ha sido creado siempre por los servicios secretos, bien de la CIA, bien del MOSAD. Pero también es sintomático que donde pulula este fascismo teocrático sea en aquellos países donde en las luchas coloniales de la postguerra acabó con la conquista del poder por parte del socialismo panarábico. Al Quedafue creado y entrenado por la CIA para acabar con un revolución obrera en Afganistan (donde las mujeres llegaron a conquistar derechos fundamentales). Mujeres que con la contrarrevolución islamista han sido recluidas al burka y a la invisibilidad.

La Barbarie se instala mediante la guerra permanente. Pero lo dicho lleva también a terminar con los derechos sociales y económicos  en todo el Occidente. El imperialismo ya no necesita pactos ni consensos. Lo que necesita es la explotación masiva y el silencio de los oprimidos.

Para terminar por segunda vez (desde la desintegración de Yugoslavia) tenemos la guerra en las puertas de Europa. No nos engañemos esta guerra va a suponer (si no lo está haciendo ya) la tercera recesión desde que estalló la crisis en el 2007. Pero que no nos engañen. No existe intervención Rusa (a pesar de que Putin no es un santo y se mueve por sus propios intereses). En primer lugar, la UE y Obama instalaron, mediante un golpe de Estado, un gobierno nazi. Luego montan unas elecciones para legitimar dicho gobierno. Una de las primeras medidas de dicho gobierno fue la de acabar con los derechos lingüísticos y culturales de la minoría rusa y la segunda supuso la ilegalización del Partido Comunistas. Pero sobre esto los voceros de la burguesía internacional callan y callaran.

Hoy la guerraestá llamando a nuestras puertas. Frente a esto la burguesía internacional no dice nada. Y en el Sur donde ya no existen determinados derechos intentan convertir determinadas zonas en  “campos de internamiento”. ¡La Barbarie ya está aquí!

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos