Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Jueves, 18 Diciembre 2014 20:06

RÉGIMEN EN DECADENCIA

Escrito por  Javier Méndez-Vigo
Valora este artículo
(0 votos)

javi

Nos encontramos en una Crisis del Régimen del 78. Una crisis económica, política y social. Los Partidos del Régimen, aquellos que apoyaron un su día una Constitución monárquica y con democracia de clase ven el régimen pudrirse. Ya no sirven componendas, a pesar que se intente, de nuevo, someter al pueblo.

Un régimen que hace aguas y que se doblega a los intereses de aquellos que están construyendo una Europa de los mercaderes. Una Europa que abre paso a las multinacionales y al capitalismo global, con la ayuda de las élites dirigentes apoyadas por un social- liberalismo que sólo pone en duda algo cuando sus base se rebelan. Y mientras tanto la Europa de lo social va camino del estercolero.

Los derechos de ciudadanía quedan relegados. Se ha vuelto al ciudadano aquél que dejaba sus derechos políticos en la puerta de la fábrica. Ya que en aquella están volviendo a las relaciones individualizadas, donde los sindicatos ya no son necesarios. Y al final se depende de la buena voluntad del patrono. Voluntad que se da si el trabajador cede sus derechos y se convierte en un precario que acepta condiciones de superexplotación.

Los derechos económicos y sociales  dejan de ejercerse. Ya no existe la necesidad de que el trabajador reciba un salario indirecto, sino que sólo tiene para sobrevivir; mientras tanto está al servicio del empresario. Es un precario sin horas y sin futuro. Sólo vive para el trabajo y por el trabajo. Si se queda en paro es su culpa, deviene en  un vago y como tal tiene que ser excluido ya que no se arriesga en la maravilla del mercado.

Y este  derecho de ciudadanía que sólo “incluye” al trabajador nativo que “acepta” las condiciones de superexplotación es aceptado si se doblega a las condiciones de este capitalismo global.

Pero existe otro ciudadano que es excluido, marginalizado y encerrado. El inmígrate, aquél que en época del boom capitalista era aceptando en condiciones frágiles, el que era la fuera de choque para rebajar las condiciones del trabajador nativo. Ahora es acuartelados en “campos de internamientos” e invisibilizado. Estos que ya no tienen ningún tipo de derechos y que son expulsados de lo público. Son convertidos en los de  “fuera”, son rebajados a condiciones infrahumanas. Ya no son necesarios para chantajear al  trabajador nativo.

Democracia de clase que nos deja sin derechos y que nos pretende amordazar. Y de vez en cuando, sólo cuando se acercan elecciones, concede migajas caritativas. Apoyados por unas direcciones sindicales, que como decía el Viejo, en la época del imperialismo senil se encuentran inmersas en la maquinaria estatal. Unas direcciones que se arrodillan ante el nuevo amo y aceptan la caridad en vez de luchar por justicia social y política.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos