Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Miércoles, 25 Febrero 2015 19:18

LAS RAICES PROFUNDAS

Escrito por  Javier Méndez-Vigo
Valora este artículo
(0 votos)

Llegó Enero de 2015 y apareció el optimismo, incluso la euforia. La consigna en toda Europa fue  “el euro ha salido de la crisis”. Por primera vez desde que  estalló la Gran Recesión se nos dice que comienza a haber crecimiento económico, aunque en principio sea muy débil. Luego sale Mariano Rajoy y Guindos hablando de un crecimiento más amplio. Incluso frente a los brotes verdes, ahora nos venden que han plantado raíces profundas en nuestra economía. Estos políticos mediocres dicen verdaderas falsedades, por no decir que están manipulando los hechos. Entre otras cosas por la debilidad propia del capitalismo senil de España.

¿Cuál es la Situación Internacional? Si esa que se disfraza para que no se reconozca, vendiéndonos sólo la apariencia de lo que ocurre. Por un lado a nivel económico nos encontramos con que China comienza a entrar en recesión y que la locomotora de los BRICS comienza a echar el freno de mano.

Por otra parte, el capitalismo europeo en su dependencia de los Estados Unidos ha financiado un golpe de Estado fascista y ha colocado en Kiev un gobierno títere y nazi, que la primera medida que tomó fue la de quitar los derechos lingüísticos a la población Rusa del Este de Ucrania. Se nos dice que Rusia ha invadido, con el objetivo de anexionarse aquella parte, el Este de Ucrania. Medias verdades con la que manipular a una opinión pública. Hay que conocer la realidad. Todo el Este de Ucrania junto a Crimea fue siempre Rusa y sólo cuando Ucrania formaba parte de la URSS y dentro de su sistema constitucional  se concede que dicha parte pertenezca a Ucrania socialista; pero los rusos nunca abandonaron ese lugar. Todo un pretexto para poner sanciones económicas a la Rusia del emperador Putin. Sanciones que perjudican a Europa, pero fundamentalmente a Alemania.

Es necesario un retroceso en libertades y derechos en toda Europa, para continuar con una política criminal e imperial en la lucha contra el capitalismo mafioso de la Rusia de Putin.

Junto a todo esto, de nuevo Austeridad. Si de nuevo. A veces se nos olvida y, sin embargo algún día habrá que escribir la verdad sobre los años de la crisis de 1973 que daría como resultado la gran victoria del movimiento obrero inglés en la Huelga General de los mineros de 1974, que haría caer a todo un gobierno conservador, luego vendría la venganza de la Tatcher. O de la crisis de los 80 que España supondría el desmantelamiento de la mayor industria del Acero en frío (AHM) por parte del primer gobierno de Felipe González a propuesta de Europa en la gran división internacional del trabajo. En aquella época la Izquierda Europea (tanto la Socialdemocracia, como el Eurocomunismo) propugnaban la Austeridad (el apretarse el cinturón en los momentos de crisis) como única salida a la crisis.

La salida de aquella crisis tuvo vencedores y vencidos: fue un ataque frontal al sindicalismo de clase por parte de los gobiernos neoliberales de Reagan y Tatcher. Pero al mismo tiempo significó el principio del auge de las finanzas, con la crisis del dólar. En resumen, todo esto permitió un ataque a las conquistas sociales  del movimiento obrero a nivel europeo, con unas impresionantes bajadas salariales y el comienzo de la aparición de la lacra del paro de masas. Pero al mismo tiempo, comenzó a aparecer lo que hoy se conoce como el precariado o trabajadores pobres.

Hoy en pleno siglo XXI  el Austericidio  llevado a cabo por la Troikay la UE ha llevado a algo peor: a una tragedia griega. Ha dividido a Europa en dos, y los países del Sur se convierten en la China de Europa. Es la mano de obra barata. Pero además este austericidio está permitiendo una  “acumulación por desposesión” basado en una expropiación forzosa que sienta sus cimientos en la privatización total de lo público.

A este capitalismo senil y bárbaro le importa un pepino la dignidad de sus habitantes a los que considera siervos. Este capitalismo senil tiene la necesidad de la “desaparición física” de masas para poder funcionar mínimamente. Y esto sólo es posible atacando a los derechos políticos, después de haber conseguido una victoria momentánea en su lucha en contra de los derechos sociales.

No se puede hablar de recuperación cuando llevamos ya 8 años de  Gran Recesión. No se puede hablar de Recuperación cuando esta se basa en la esclavitud y en la depresión.

El Capitalismo necesita parar las fuerzas productivas, necesita las recesiones para volver a conseguir la tasa de beneficios. Y esto se realiza mediante la esclavitud de los trabajadores. Este capitalismo senil habrá de grandes cifras, habla de macroeconomía. Pero detrás deja suicidios de personas que pierden sus casas. Detrás deja 12 millones de pobres y por tanto a un paso de la exclusión o deja 2.800.000 niños en proceso de hambre. Esta es la salida capitalista a la crisis. Pero es una salida que cada vez deja más barbarie y más gente excluida.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos