Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Domingo, 26 Abril 2015 16:39

¿DERECHO AL TRABAJO?

Escrito por  Javier Méndez-Vigo
Valora este artículo
(0 votos)

Todas las Constituciones liberales tienen en su articulado una serie de derechos, entre los cuales se mantiene el “derecho al trabajo” que tiene cualquier ciudadano dentro de la legalidad. Un Derecho conquistado después de una serie de luchas sociales y políticas avaladas por la “unidad  de clase” y por la existencia de sindicatos de clases. Además la burguesía europea acepta este derecho y dentro del pacto keynesiano de postguerra es desarrollado por el derecho positivo. Todo esto permite además que el movimiento obrero conquistara a la vez un espacio público que conllevaría al reconocimiento por parte de la sociedad.

Existen malos empleos y buenos empleos. ¡Bendita distinción! Que incita al confusionismo y que no escapa de la lógica productivista del sistema. Confusionismo ya que como la cultura hegemónica del neoliberalismo asimila el trabajo con el empleo asalariado. Identificación que a la postre desde aquella cultura terminará con “criminalizar” al trabajador. Ya que si por otro lado añado que además del capital existe otra cosa que es el capital humano estoy introduciendo una identidad falsa para a continuación quitar derechos. Y se quita derechos porque se entiende que este “capital humano” debe  arriesgarse lo mismo que hace el capital en un mercado que es libre. En última instancia como dicho capital humano “vive” de subsidios no se arriesga a buscar un empleo. Conclusión: los subsidios deben desaparecer y se abandona la justicia para propugnar una “nueva ley de pobreza” que se deja en manos de la caridad.

Esta ideología neoliberal esconde dos hechos esenciales: a) que la [in]justicia  capitalista reside en el siguiente hecho: “sacar el máximo beneficio (plusvalía) de una mercancía determinada; y 2) que las relaciones sociales que se producen en el mercado no son libres, sino asimétricas. Todavía añadiría una tercera: que en el sistema capitalista no existen buenos empleos. Sino que todo empleo supone una relación salarial. El problema reside en el hecho de que todos aquellos que defienden la posibilidad de que haya buenos empleos están pensando que la Edad de Oro keynesiana, aquella en la que el Estado de bienestar puede volver es una realidad viable. Olvidándose que el “pacto keynesiano” fue producto de una coyuntura histórica que no va a volver a producirse.

El bienestar no volverá. El neoliberalismo apareció para quedarse y se  fundamentó en una “asalto frontal” al Estado del bienestar. Por consiguiente, dicha política económica se basa en una  “demonización” de la clase obrera. El capital humano es una falacia y no es más que recuperar el lado malo de lo que nos decía el gran Ricardo. De lo que se trata es de conseguir que la clase obrera sea sumisa y no tenga la posibilidad de luchar por sus derechos. Para lo cual ha sido necesaria toda una planificación por parte de la burguesía para que el trabajador llegue a dicha situación.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos