Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Martes, 24 Mayo 2016 19:32

AUSTERIDAD PERMANENTE

Escrito por  Javier Méndez-Vigo
Valora este artículo
(0 votos)

La austeridad pretende elevar la tasa de beneficio media del sistema” [Jesús Albarracín]

 

Frase dicha en la década de los 80 de siglo pasado. Una década en la que ya llevaba varios años en boga la contrarrevolución conservadora. Pero era una década en la que triunfaba una nueva especie de neorreformismo como lo fue el Eurocomunismo (propugnado por los Partidos Comunistas de Francia, Italia y España). Fue este neorreformismo el que introdujo en la conciencia obrera la noción de la austeridad, sin olvidar que fue ayudado por la socialdemocracia europea. Era la misma época en la que el PSOE de Felipe Gonzalez aceptaba a la vez la desindustrialización como paso a la entrada en el club de Europa. Todo era para el bien de los pueblos ya que en caso de crecimiento económico se iban a recoger los resultados.

Pero resulta que la burguesía europea tenía otros planes; Albarracín lo tenía bastante claro ya que la austeridad “pretende reducir el nivel de conciencia de las masas trabajadoras para avanzar así hacia su derrota política”. Una derrota que pasaría fundamentalmente por el “debilitamiento” de sus organizaciones de clase. No podemos olvidar que detrás de esta concepción siempre ha ido un “ataque” frontal a las organizaciones de clase: principalmente hacia los Sindicatos.

Desde la década de los 80 ya ha llovido mucho y las organizaciones tradicionales de la clase obrera han continuado en crisis. Es más, todo el proceso de construcción de la Unión monetaria ha recaído sobre las espaldas del movimiento obrero y de sus aliados. La Construcción de la UE se ha realizado bajo la hegemonía de la burguesía y, en particular, del eje Franco Alemán. Dicha construcción sólo podía ir bien en época de auge. En el primer momento de crisis capitalista iban a estallar todas las contradicciones. Tal como así ha sucedido.

A una crisis estructural del sistema capitalista se le ha unido una crisis social y una crisis humanitaria. Desde 2008 han pasado ocho años y el crecimiento económico ha sido mínimo, de tal forma que muchos ya hablan de un estancamiento e incluso de depresión. Y sin embargo la medicina continúa siendo la de echar más leña al fuego. Hoy sabemos que la salida de la crisis se ha basado en la desaparición en lo posible del empleo fijo y la aparición de los “trabajadores pobres” con la precarización de la vida social.

Durante cerca de 40 años la contractualidad central implementada por la ideología neoliberal ha destruido las relaciones laborales, imponiendo una serie de prebendas que nos llevan a un trabajo semiesclavo. Es normal. El capitalismo también sabe desarrollar la desigualdad geográfica y construir su propio espacio geográfico.

Ha sabido crear una fuerza de trabajo mundializada con una población sobrante. El capitalismo internacional ha impuesto sus propias condiciones. Pero la resistencia se amplía cada vez más y nuevas formas de lucha entran en el campo de la historia. Hoy el ejemplo es el movimiento obrero francés frente a otra vuelta de tuerca. En contra de lo que significa la Loi El Khomri impuesta por decreto por el gobierno social-liberal de Hollande. Una contrarreforma “que responde a las necesidades objetivas de la clase dominante francesa”.

La realidad es que desde la crisis del 2008 no hay salida posible. Lo único que se propone desde la clase dominante es más austeridad. Es lo que ya comienza a denominarse como austeridad permanente. Incluso los voceros de esta burguesía europea  habla de un largo estancamiento de las economías occidentales. Por tanto van a continuar periodos de crecimientos lentos y más agudas crisis. Con una juventud (casi un 50%) sin futuro. Realmente nos adentramos en un estancamiento secular con crecimientos económicos en la zona europea por debajo del 2%. Frente a esto necesitan tener sujeta a la clase obrera. De ahí una deriva autoritaria de nuestras instituciones. La crisis ha dado un importante ejemplo de lo dicho, cuando han caído gobiernos y sustituidos por tecnócratas o cuando se imponen ministros para llevar a cabo políticas austeras.

Esta burguesía no cree ni necesita las políticas sociales. Lo privado es lo único importante. Las necesidades no existen, lo que existe realmente es el “mercado” y el dinero. ¡qué interesante son ciertos párrafos del Manifiesto Comunistas! Aunque haya sido escrito hace siglo y medio.

A esta burguesía europea lo único que le importa es tener de rodillas a la clase obrera; de ahí el austericidio. La Austeridad permanente supone un ataque continuo a las condiciones de vida. Una época donde los pobres son cada vez más pobres y los ricos más ricos. Una Austeridad que ha cambiado de la noche a la mañana las relaciones sociales, atacando todo aquello que huela a colectivo y desterrado del lenguaje el apoyo mutuo y/o solidaridad. Lo único que importa es el individuo al que se le convierte en “capital humano”.

Pero dichas nuevas relaciones han llevado a la destrucción de 61 millones de empleos a nivel mundial (según la OIT) al desarrollo del empelo marginal o sumergido. Es más más de mil millones de personas viven con 1€ al día. Y el capitalismo senil ha lanzado una nueva cruzada que es la privatización de todos los recursos naturales incluida el agua. Baste ejemplo para terminar (y cada cual saque sus conclusiones): la mayor reserva subterránea de agua dulce de toda África se encuentra en Libia. Un estado que ha entrado en la geopolítica del Caos (desarrollada por la Inteligencia), convirtiendo en fallido; mientras que las multinacionales del petróleo y otras campan por sus anchas. Realmente el Capitalismo senil vive mejor en la barbarie….

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos