Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Martes, 19 Septiembre 2017 16:05

¡ES LA POLÍTICA IMBÉCIL!

Escrito por  Javier Méndez-Vigo Hernández
Valora este artículo
(0 votos)

Cantos de sirena por parte de la burguesía europea, cantos de alegría de la ministra que daba las gracias a la Virgen. La burguesía  española nos lleva al paraíso, y Rajoy vive en el país de Alicia. La crisis ha sido superada y volvemos al crecimiento que creará el “pleno empleo”. Pero la economía española no es lo que era. Y la microeconomía es completamente distinta a la estadística. La pobreza y la dignidad no dependen de matemáticas ni de sociologías de academia. Estos cantos tienen una trastienda que nos introducen en algo mísero y que demuestra que la realidad social es muy distinta. Lo mismo que en anteriores crisis, y fundamentalmente como en los setenta la salida de la crisis se realiza sobre la espalda de los trabajadores. Pero además con una diferencia y es que la actual crisis se ha convertido ya en una crisis sistémica que parece ser no tiene una vuelta atrás.

El tejido industrial español ya no es el que era en los setenta. La división Internacional del Trabajo ha convertido a la economía española en una economía dependiente y de servicios. Y esto tiene sus consecuencias, entre otras cosas el hecho de que este tipo de economías es estacionaria y sólo necesita de trabajadores pobres. La ideología burguesa sólo habla de que es necesario la “búsqueda de rentas”, bonito fetiche que esconde una realidad muy distinta y que supone lo que conocemos como “acumulación por desposesión”.

La realidad no se basa en número ni los parados son simples dígitos de una estadística. La economía al fin y al cabo no es una ciencia exacta, sino que depende de “decisiones políticas” de una clase social- sea a nivel nacional o a nivel internacional. Y en dicha vuelta de tuerca los países del Norte han decidido que el Sur de Europa se convierta en una frontera de bajos salarios y donde se esté produciendo una “amplia variedad de derechos democráticos”.

El proletariado que se ha construido es el precariado, donde ha desparecido los “derechos sociales” y donde se individualiza hasta el extremo convirtiendo su vida en un “trabajo permanente” sin cabida para las relaciones sociales y no digamos las familiares. Y en esta crisis este tipo de proletariado sienta las bases para la precarización de la vida. La enajenación es total.

Hoy día, en las condiciones tecnológicas de la revolución numérica, la burguesía ya no necesita ningún pacto ni tampoco el proletariado, aquél que actuaba “colectivamente” mediante el sindicalismo y siguiendo el eje de la solidaridad. Ahora lo único que importa es el “individuo” que se cree autónomo y que se cree independiente. Este precariado es alguien que sólo lucha por la supervivencia, si necesidad de otra cosa. El precariado se convierte en una mera cosa que necesita ser consumida. Pero dicho consumo le lleva a la mera subsistencia. El derecho ha dejado paso a la violencia sobre él, sobre su vida y sobre su misma consciencia.

Al fin de cuenta esto fue una decisión política de una clase social, que, aunque esté en su etapa senil, o quizás por eso mismo sólo pretende acumular riqueza y esto sólo es posible elevando el nivel de explotación del proletariado y de las clases subalternas; aunque este proceso lleve a la humanidad a una barbarie sin retorno.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos