Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Lunes, 15 Julio 2013 19:08

Editorial XVII

Escrito por  El editor
Valora este artículo
(11 votos)

Manolete, si no sabes torear ¡pa’ que te metes!

Ocurre con insistencia en nuestros días que se confunde el cargo representativo en una institución con la persona que lo ocupa. No debería ocurrir en una sociedad que pensara las cosas dos veces (quizás bastaría con una), pero se trata de una muestra significativa de la simpleza (no confundir con sencillez) que caracteriza a la mayoría de los ciudadanos.

Ya en la lejana República Romana (que para el no iniciado comentaré que es el verdadero momento de esplendor de la ciudad de las siete colinas y su área de influencia) esta fue la causa de su perdición. Con Escipión, Catilina, Mario y Sila el fervor de las masas pudo contenerse, pero una vez ampliado el censo de ciudadanos por cuestiones militares, con Julio César y sobretodo con su avispado sucesor Octaviano, la fusión del cargo público con la persona fue total y la indefensión frente a la simpleza en la toma de decisiones, acaparadora.

No es motivo del presente editorial comparar la situación actual con la de la antigüedad, eso sería de mal historiador y sobretodo de interesada opinión. Simplemente hago notar que este clientelismo servil, que se denota sobretodo en expresiones de favor tanto hacia la familia del cargo público como a sus actuaciones, son solo indicativo de nula reflexión racional y poca educación ciudadana, junto con gran falta de civismo. En los casos más sangrantes, puede degenerar en una ola de populismo similar (a nivel desmesurado) al caso de Benito Musolini en Italia, por poner un ejemplo. Casos más actuales (y reales) serían el de Carlos Fabra o el expresidente de la diputación de Ourense. Caciques y salvadores de la patria crecen como setas en este ambiente de humedad (excitación) colectiva ante el presunto liderazgo.

Ocurre pues a menudo, sobretodo en determinados artículos de esta publicación, que se confunde también, dado la simplicidad del interlocutor en algunos casos, la crítica al cargo con la crítica a la persona que lo ocupa temporalmente. La persona, dentro de sus libertades individuales, puede ser un borracho, un hipócrita, un falso…o la más bellísima de las personas. En este caso, es indiferente y no merece la más mínima mención crítica siempre que cumpla su deber y su conducta no lo incapacite.

Ahora bien, en el cargo público o en la persona pública como un redactor, por el contrario, se heredan las deficiencias de los predecesores y se dejan en herencia tanto las bondades como las incompetencias. Y por supuesto, lleva implícito un alto nivel de exigencia cuanto más cultura ciudadana se tiene, independientemente de la persona que lo ocupe. Va en el sueldo, que se diría.

Por eso pediría a los lectores más simples, que no tienen nada que ver con la sencillez deseable a todo ser humano, que se abstengan de aburrirnos con sus comentarios inútiles que no aportan nada más allá de unas risas al leerlos o bien que se inspiren para mejorar al menos el nivel humorístico de la publicación. Es por el bien de todos.

Modificado por última vez en Martes, 16 Julio 2013 13:42

1 comentario

  • Enlace al Comentario Tengo un master del universo. Martes, 16 Julio 2013 12:47 publicado por Tengo un master del universo.

    Yo, desde mi simpleza también pediría a este simple e hipócrita editor que dejase de ser un maleducado, que dejase de insultar, quizá usted tenga títulos universitarios, pero en casa no le han sabido educar, quizá por ser simples, demuestra usted una carencia de empatía con todo el mundo que no piensa como usted, ¿estrechez cognitiva le viene bien?. Es usted capaz de insultar hasta los lectores de esta revista. Hágaselo mirar por un especialista o en esta vida recibirá muchas patadas en la boca.

    Le dejo un enlece que quizá a usted le sea interesante.
    http://www.risoterapia.es/

    Tenerle a usted de editor no es un bien de todos, ensucia usted esta original publicación y rebaja el nivel de sus redactores.

    Reportar

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos