Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 16 Agosto 2013 12:13

Editorial XVIII

Escrito por  Editor
Valora este artículo
(1 Voto)

Ejemplo de la burbuja en que se instaló el país hace algunos años, muchos fueron los ejemplos en los cuales se malversó caudal público con ideas que nadie criticaba, por absurdas que fueran.

Muchos serían los ejemplos a nivel local que representarían esta tendencia. Algunos de ellos son compartidos por muchos, otros según el cristal político con que se vea la realidad. Pero lo único cierto, es que gastamos lo que no teníamos, y podría volver a pasar.

No vamos a olvidar propuestas como urbanizaciones para miles de nuevos vecinos, polígonos industriales fantasmas o piscinas cubiertas. Unos pocos defendieron que eran proyectos inviables. La mayoría, por desconocimiento, los aplaudieron siguiendo una idea de grandeza. Unos pocos, por intereses de los más dispares, los defendieron a toda costa. Hasta contra la más esencial lógica.

En estos días de verano, uno de esos dispendios absurdos parece ser que llega a su fin. Se vendió como un avance, algo innovador que sería seguido por todos los pueblos vecinos: algo moderno. Nos mirarían con envidia antes nuestras instalaciones y seriamos envidiados con ellas. Un hito de la técnica, del diseño y de la tecnología: un corral de toros con miles de piezas móviles. Portátil y disponible para todas las celebraciones locales. Un avance tecnológico sin par y duradero, vital para el crecimiento local. ¿O no?

Después de numerosos gastos de montaje, molestias a los vecinos, reparaciones y actuaciones sobre su estructura para simplificarla, el corral que marcaría un antes y un después en los festejos locales ya no se ha montado en las fiestas de los quintos. Tampoco se montará a priori para las fiestas de septiembre. Resulta más económico después de miles de euros invertidos y reinvertidos en él, alquilar un corral que pagar por montar este.

He aquí, tengas el color que tengas, un ejemplo de despilfarro. No solo por su adquisición y diseño, si no por todo el dinero invertido después. Mala planificación y peor resultado, solo esperamos que el metal aun tenga valor: a tanto el quilo.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos