Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 10 Agosto 2012 02:00

Palabra de dios...

Escrito por  anónimo
Valora este artículo
(0 votos)

Vivimos, según nos cuentan, en una época de convulsiones. Un gran cataclismo ha convulsionado a los seguidores del dios mercado, al igual que otro dios atizó a la ciudad de Sodoma y bajo su cólera debemos pagar como infractores, por los pecados de la humanidad. Al igual que el diluvio castigó a todos los seres vivos del planeta por igual, con escaso éxito, pues no se erradicó el pecado, o tal decían que era su fin, ahora la economía castiga por igual al que tuvo, como al que nunca poseyó y, por supuesto, menos al que retuvo.

Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, o eso nos dicen los sacerdotes del nuevo orden. En definitiva hemos pecado. Por ello, debemos sacrificar el tan loado y querido estado del bienestar al euro, al déficit y al mercado (la nueva santísima trinidad liberal) igual que el patriarca Abraham debió sacrificar a su hijo a mayor gloria de Yahvé. Nos cuentan que solo a base de recortes y más recortes podremos aplacar la ira de la prima de riesgo, cual si del arcángel se tratara. Una ira de la cual, al igual que la ira de dios, solo nos la trasmiten sus elegidos, los únicos que tienen voz directa con el jefe: para dios los sacerdotes y para el mercado los economistas, para unos la iglesia, para otros las agencias de calificación.

En un mundo donde esa ciencia llamada economía se ha convertido en una cuestión de fe, la comparación puede ser pudorosa. Al igual que los falsos profetas, y también los verdaderos pedían a la plebe que confiara en sus milagros, los nuevos gurús y pontífices de turno piden que confiemos en sus medidas. Solicitan que generemos confianza para así aplacar al dios mercado, como antes sacerdotes y pitonisas pedían ofrendas y trato preferencial para sus jefes. Al igual que charlatanes antes ofrecieron prodigios y vida eterna, ahora promocionan stock options y deuda.

Y yo me pregunto, dando por supuesto que los economistas serios y buenos profesionales estarán riéndose de tanto advenedizo… ¿solo hay un camino a la verdad? ¿Tan solo por la senda que seguimos podemos generar trabajo, bienestar y la llamada confianza? O de la misma manera que se demostró que la infalibilidad de los altavoces de dios en la tierra dependía más de intereses terrenales que de la tarifa plana con el cielo, todo responde a un plan para hacer más ricos a los más ricos y mucho más pobres a los mas pobres.

El tiempo lo dirá.

Visto 1825 veces

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos