Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 12 Octubre 2012 02:00

Santiago Carrillo

Escrito por  anónimo
Valora este artículo
(0 votos)

El 19 de Septiembre moría Santiago Carrillo (ex SG del PCE) a la edad de 97 años. La prensa mediática vanaglorió su trayectoria política y los que le conocimos fuimos a darle el último adiós. Dirigente del movimiento obrero y de una de sus organizaciones más representativas.

Santiago, sin embargo es un político que bien de lejos y que pasará a la historia como uno de los “políticos de la transición”. Pero la realidad no se debe centrar en la persona, sino en su concepción y dirección de la política y de un colectivo como fue el PCE.

Centrándonos en ello, hay que decir que desde que abrazó la III Internacional llevó con “firmeza” siempre la política diseñada por aquella Internacional, que no hay que olvidar que desde 1930 estaba dirigida por el stalinismo y, por consiguiente por la Unión Soviética. Ahora bien, su proyección política tuvo su apogeo en la década de los 70 del siglo pasado.

Es la época en la que una vez rota las relaciones con Moscú (a raíz de la invasión Soviética en Checoslovaquia que supuso la caída de la Primavera de Praga). En aquél momento, junto a Belinguer (PCI) y G. Marchais (PCI) lanzan la teoría del Eurocomunismo, que no era más que la reactualización de las tesis reformistas de Kautsky, y que a su vez suponían el rechazo de la revolución para el Occidente Europeo. Concretizando, el eurocomunismo supondría un freno a las aspiraciones obreras y el comienzo de la pérdida de hegemonía. El Eurocomunismo en aquella época y a lo largo de la “crisis de 1973” ya propugnan (junto a las distintas burguesías) a hablar de austeridad para el movimiento obrero (el apretarse el cinturón para “tiempos mejores”).

Luego vendría la mal llamada transición. En aquél momento la dirección del PCE con Carrillo y la Pasionaria dan un nuevo bandazo. Asumen la rojigualda (sin el aguilucho) y aparecen en España como los defensores del Pacto por la Libertad. Es el giro reformista más profundo, que supondría la aceptación de la monarquía y de una Constitución que iba a dejar intactos los cimientos de Estado burgués. Y que al mismo tiempo solucionan en falso dos problemas fundamentales del Estado: El problema nacional, y la Reforma Agraria.

Bibliografía:

E. Mandel, Crítica del Eurocomunismo,Ed. Fontamara Madrid 1978

 



Visto 1878 veces

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos