Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Lunes, 17 Diciembre 2012 01:00

El ego de la visa

Escrito por  anónimo
Valora este artículo
(0 votos)

Próximos ya a las fechas navideñas, queremos desde esta página recordar a los posibles lectores que deben consumir. Es indiferente que no puedan pagar sus compras y deban financiarlas o que tengan que comer menos para poder pagarlas: lo importante es saciar sus ansias consumistas.

Porque nada les hará más felices que poseer el último smarthphone con una tarifa gigante para poder fardar delante del vecino o compañero de oficina, aunque solo lo usen para llamar. Por supuesto es importante leer el Facebook desde la tarima de la obra, el puesto en el súper o la mesa del despacho, ¡no vayamos a trabajar sin saber la última tontería! Nada les provocará tanto placer como degustar el bocado mínimo de un restaurante en lugar de un guiso preparado en casa, ¡así ahorran el fregar! Por supuesto, es imposible vestirse con los andrajosos paños que debutaron en la cena del año anterior, ¿y si alguien se da cuenta que son los mismos? ¡Qué sofocón!

Naturalmente no importa la calidad del producto, eso sería una compra inteligente. Si con el mismo dinero puedes comprarte diez pares de zapatos incómodos en lugar de un par cómodo y práctico mucho mejor. ¿Imagináis cuantas combinaciones de colores pueden hacerse junto a los nuevos pantalones y jerséis de temporada? Qué más da que sean de ínfima calidad. Todo el mundo sabe que la ropa del año anterior no abriga y es como los yogures, caduca al poco tiempo.

Y por supuesto, está la cuestión económica: el consumo debe revitalizar nuestra economía (la del estado) y volver a hacernos productivos. En eso están nuestros gobernantes, subiendo impuestos, tasas, recortando subvenciones básicas…Naturalmente, debemos consumir para que no quiebren los bancos. Si quiebran nuestras familias ya es problema nuestro.

Por eso apostamos desde esta página por un consumo irresponsable, codicioso, caprichoso y sobretodo por encima de nuestras necesidades. Si ya hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, solo nos queda pasar por alto nuestras necesidades. No seremos más felices en verdad, pero lo pareceremos. Todo el mundo miente: sus compras también.

Visto 2027 veces

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos