Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 16 Mayo 2014 16:17

Editorial XXVII

Escrito por  VJMonC
Valora este artículo
(0 votos)

            Con la proximidad del periodo estival, se hace notar cómo la falta de actividad cultural se apodera de numerosos brazos de nuestra sociedad inmediata, siempre proclives a la vagancia en cuestión de lo que al tema cultural se refiere. Numerosas son las iniciativas deportivas, festivas o simplemente para facilitar el consumo de alcohol lúdico que se promueven sin que a nadie le parezca raro. Otro tema es la cultura.

Porque no ocurre lo mismo en lo que a cultura se refiere. Y no nos referimos como cultura a cualquier acto que tenga que ver con el maltrato animal o a la exaltación de dudosos valores patrios localistas coetáneos al siglo de Oro español. Con la llegada del buen tiempo, se olvida esta parte de la vida social que, para mayor vergüenza, debería ser la más importante.

Y si estudiamos con detenimiento el curso anual, esta situación parece todavía más escandalosa. Ciudades vecinas, aledañas y cercanas promueven en sus calles ciclos de teatro, actuaciones musicales o muestras artísticas de diversa índole, ante el olvido o la malévola ignorancia de quienes deberían ofrecernos dicha información. Son sin duda otras actividades más relacionadas con la fotografía las que ocupan su agenda.

Más escandaloso si cabe, con la llegada del buen tiempo, teatros en lugares emblemáticos como Sagunto, veladas artísticas como al acontecida recientemente en Castellón o ciclos musicales como los que se dan en Benicasim son olvidados adrede por nuestro servicio depromoción cultural. Quizás seapor desconocimiento o tal vez por olvido premeditado de los responsables de culturizar al gran público. Y nosotros nos preguntamos, ¿es que solo podemos conocer la oferta cultural local? ¿Es que al realizarse en otra localidad, con otro código postal, está vetada nuestra asistencia?  ¿Es que no interesa hacer la cultura universal a quien manda? Qué pequeño es su mundo. Qué grande podría ser el nuestro.

Quizás debiéramos reflexionar sobre que decidimos olvidar y las causas de dicho olvido antes de llenarnos la boca con cierta palabra.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos