Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Jueves, 19 Junio 2014 18:43

Editorial XXVIII

Escrito por  el Editor

Existe junto a la CV-10 un camino que transcurre paralelo a su recorrido. A su vez, un grueso muro de hormigón separa una parte de la calzada de la valla que delimita el recorrido de la vía. Dicho pasillo recibe un nombre, con el que se llenan la boca de orgullo los políticos poniéndose el traje medioambiental: carril bici.

No sé si han viajado en sus vidas, o si consideran un largo viaje alcanzar la capital provincial. En cualquier caso, mediante televisión, cine o cualquier otro medio visual, pueden estar familiarizados con este tipo de trazados destinados al ciclismo en sus múltiples variantes. No suelen tener bordes altos, por si hipotéticas caídas vieran incrementados sus daños por un canto peligroso. También suelen estar pintados en colores un tanto reflectantes, al menos en sus límites, para marcar la trazada por la noche y permitir conocer el final de la calzada. También suelen evitar los pivotes en medio de la calzada, facilitando el paso de los vehículos de tracción humana. Asimismo, tienen señales que indican distancias, se eliminan cambios de rasante peligrosos o se señalizan…nada de esto encontramos en este denominado “carril bici”.

Pero si estas claras faltas de mantenimiento, seguridad y construcción no fueran suficiente motivo para el presente editorial, resulta que dicho trazado, al menos en este término municipal, es impracticable para los vehículos de dos ruedas. Numerosos peatones, corredores o simples paseantes lo ocupan ante la pasividad de las autoridades, convirtiéndose en un peligro tanto para los ciclistas como para ellos mismos. Y aun se vanaglorian y lo denominan con orgullo “la ruta del colesterol”.

Como resultado, las bicicletas para evitar accidentes abandonan su carril y ocupan la calzada destinada a los coches. Tenemos pues peatones que ocupan la calzada de las bicis, y bicis que ocupan la calzada de los vehículos de motor. Por si fuera poco, si intentas transitar por tu carril, aun te llevas el reproche de los peatones. Y si no lo haces, te arriesgas a una multa por la existencia del dichoso carril.

¿Cuál es la solución? ¿Quizás una vía peatonal eliminando el muro? ¿Dejar de denominar carril bici a la calzada? Habría que estudiar soluciones, pero de una cosa estamos seguros: solo se le pondrá solución cuando haya un accidente grave. Así funcionan las cosas.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos