Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Jueves, 18 Diciembre 2014 20:08

Editorial XXXIII

Escrito por  VJMonC
Valora este artículo
(0 votos)

El discurso del miedo se ha apoderado de nuestra sociedad desde hace ya algunos años, siendo ahora mismo el principal argumento para colarnos, con y sin calzador, todos los discursos, medidas y recortes que nos coartan la libertad individual, en virtud de un hipotético bien común que resulta ser el de solo algunos.

Muchas teorías de la conspiración ponen como fecha el 11 de septiembre de 2001, con el ataque terrorista a E.E.U.U. como detonante de esta tendencia al miedo, aunque podía verse como crecía en los círculos de poder desde hace decenios: el miedo al comunismo no era tan distinto al miedo al terrorismo. Siempre, al igual que en la Edad media, el miedo se utilizaba para controlar a la gente por su bien, porque no saben lo que hacen.

Bien es cierto, que a cambio del impacto que causo la muerte de alrededor de 3500 civiles inocentes, centenares de miles han fallecido en base a las políticas preventivas que en base al miedo han utilizado los gobiernos occidentales. Miedo a la guerra, al ataque terrorista, al terrorismo, a que no funcione el cajero, a perder el trabajo… Tanto miedo que poco a poco, vamos perdiendo todo aquello que amenaza el miedo, para no perderlo todo.

Ese incrementar el miedo les ha servido para instalar un auténtico gran hermano, que deja en una chiquillada el descrito por Orwell: cámaras de seguridad, correos electrónicos, mensajería instantánea, llamadas de teléfono, movimientos de cuentas...todo ha perdido su carácter privado para salvarnos de hipotéticas amenazas, cuando lo único cierto es que la única amenaza es la que proviene de los salvadores. Como ha ocurrido siempre, antes que salvarnos de las amenazas, debemos salvarnos de los salvadores.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos