Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Domingo, 26 Abril 2015 16:40

Editorial xxxvii

Escrito por  El Editor
Valora este artículo
(0 votos)

Asistimos a un intento de manipulación del hecho cultural por parte de los estamentos dirigentes vergonzante para el más mínimo ilustrado.

Mientras que iniciativas como “educación para la ciudadanía” fueron apedreadas y calificadas de sesgadas y manipuladoras por las mismas fuerzas que aseguran la imparcialidad de las televisiones públicas bajo control de gobiernos conservadores (las mismas fuerzas que tildan de dictatorial a los gobiernos democráticamente elegidos de Venezuela o al ya caído de Ucrania, sustituido mediante un golpe de estado), estos mismos estamentos dirigentes, en su mayor caso conservadores, alientan, con el aplauso de la mayoría aborregada, enseñanzas sobre hechos culturales diferenciales, raíces o bienes culturales inmateriales disparando según más les conviene a sus intereses económicos.

Solo así se explica, para vergüenza de cualquier mente ilustrada o con el más mínimo espíritu crítico para con la realidad, el intento aleccionador de las fuerzas conservadoras por inculcar a los más jóvenes valores como la cristiandad, la tauromaquia, las fallas o demás dislates tradicionales. Es muy común que el vulgo, alejado de pensamientos racionales bien por falta de costumbre o desidia, tienda a confundir tradicional con cultural, y a su vez costumbre con justificación. Solo con el pensamiento retrógrado y conservador liberal de mantener contenta a la masa ciudadana a base de aquello que los romanos calificaban con “pan y circo” consiguen, con no poco éxito, que los verdaderos problemas queden erradicados de nuestras mentes. Y si esto no les fuera suficiente, siempre tienen a mano la inmigración, el comunismo o más recientemente el terrorismo.

Basta ver como a la mayoría de gobiernos locales no se les reprende por su nula iniciativa económica, ni por la falta de apuesta por culturas que revaloricen la sociedad ni sus costumbres…a la mayoría de gobiernos (al menos en aquello que nos toca más cerca) se les mide por los festejos que dan a la ciudadanía, quedando esta retratada por su docilidad.

Resistir a esta serie de medidas, oponerse al lavado de cerebro ideológico sin ser señalado como radical es difícil en la sociedad moderada que nos inculcan, pero una sociedad moderada no avanza, solo lanza cohetes y hace sonar charangas, sin componer nada.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos