Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 18 Septiembre 2015 15:17

Editorial XLI

Escrito por  El editor
Valora este artículo
(0 votos)

Que España es un país atrasado en muchos aspectos, consecuencia primero de las políticas de la dinastía borbónica y posteriormente del criminal régimen dictatorial franquista es una verdad que, aunque difícil de digerir para el orgullo colectivo de nuestra ciudadanía, muchos confirman en la intimidad de sus mentes. Atraso en movimientos sociales, en usos democráticos, en solidaridad o en cohesión social, por citar algunos de los más obvios. Una de las muestras más vergonzantes y a la vez más políticamente incorrectas, es el respeto animal.

Partamos de la base que ningún político de los que mantenemos, que busque la reelección, pondrá en entredicho la salvajada que resultan los festejos taurinos. Que podrán acarrear más tradición o apego, pero que estas características de antiguo, tradicional o con apego, no le eximen del calificativo de salvajada para con unos animales, herbívoros para más señas. Tampoco nos explayaremos detallando las salvajadas que esos hipócritas amantes de la naturaleza llamados cazadores que, ataviados con los últimos adelantos tecnológicos, se dedican a utilizar animales mientras les son útiles para un propósito para después exterminarlos sin compasión ni compañerismo por las jornadas pasadas.

Pero más allá de estas conductas, citaremos un ejemplo que demuestra que en el interior de la conciencia de los españoles, sea de donde sea su arraigo (me valen catalanes, vascos, gallegos, andaluces...) no entra en ellos el respeto animal. Conocido es que en noticiarios y programas de entretenimiento con poco contenido nos bombardeen con videos de animales varados, normalmente delfines, ballenas o peces de gran tamaño, y cómo comunidades foráneas se esfuerzan en conseguir que dichos animales vivos consigan sobrevivir a su situación, liberándolos y llevándolos a alta mar. Esto se ha dado incluso con escualos.

Pues bien, este verano nos ha sorprendido el que dos atunes rojos estuvieran en similar condición en una playa del sur de España. Varias lanchas y botes desde la costa se cercioraron que no eran escualos, como se había sospechado en un principio. Y dirán ustedes, ¿les acompañaron a mar abierto? Pues no entra en la mente del avispado pescador de agua dulce dejar escapar una presa arrinconada y debilitada, así que la pieza fue cobrada y despiezada al día siguiente en la lonja del lugar.

Un ejemplo más de que el problema es profundo, y se necesita una buena educación para solucionarlo. Pero claro, eso esta tan atrasado como lo demás en este buen país.

Más en esta categoría: « Editorial XL Editorial XLII »

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos