Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Martes, 26 Julio 2016 17:35

Editorial

Escrito por  El editor
Valora este artículo
(0 votos)

Año 2016 d. C. Toda Europa está dominada por la democracia. ¡Toda no! Dos países poblados por muchedumbre irreductible resisten al invasor, manteniendo sus costumbres y viviendo en la oclocracia.

En qué consisten dichas costumbres, se preguntará el lector de esta viñeta lectora, vamos a analizarla. En primer lugar, un fuerte nacionalismo. Ellos son el pueblo elegido por el único dios, y todo lo demás es basura (en algunos casos extremos, es ETA o los alemanes). Además, todo aquello que consideran diferente a sí mismos (individualmente hablando) es peligroso y culpa de la inmigración. Ellos son la medida de todas las cosas, y su vecino, nadie. Ya que hablamos de la inmigración, naturalmente se refieren a la inmigración pobre. Los ricos o los deportistas de élite son uno más, y mientras lucen camisetas de deportistas, atacan al inmigrante por ser pobre. Para ellos, inmigrante es delincuente. Lo suyos no roban, y si lo hacen, al menos son de los suyos.

Además, este populacho mayoritario, tiene una gran visión de futuro. Los que no tienen hijos, no se preocupan por la educación. Los que no están enfermos, no les importa la sanidad. ¿Valores culturales? cerveza, vino y sexo a todas horas. Eso de la cultura es de raros o extranjeros, y por lo tanto malo. O aún peor, de rojos/comunistas. Pueden pedir que asesinen a los manifestantes, pues lo hacen seguro porque no quieren trabajar, pero que nadie diga lo mismo de uno de los suyos (o de lo que consideran suyo). El que no trabaja, es porque es un vago. Los animales no sufren. Europa es mala, pero sobretodo no hay que preocuparse por ella, porque son extranjeros. Los buenos, son los nuestros.

Dicen que roban, pero más robarían los otros. Nos mienten, pero seguro que los otros también. Y si no, ¿para qué preocuparnos? tenemos comida barata, alcohol barato, refrescos gaseosos, las enfermedades de transmisión sexual son un invento, y mis hijos los crío como quiero, que son míos. Sabemos lo que come una estrella del fútbol, pero no lo que cuesta un libro. Podemos ver porno, somos inmortales, somos los mejores, los que más sabemos, los únicos que valen la pena. El resto del mundo es basura y tú, qué te quejas, vete de aquí que seguro que vuelves... esta es la mayoría de la población.

¿Verdad que ahora se explican un poco más el Brexit y las elecciones españolas?

Les recordaré el término: oclocracia. Si sabe lo que es, enhorabuena, estamos en la misma lucha. Si no lo sabe, pero la curiosidad le hace buscarlo y lo logra, bienvenido al camino, juntos venceremos. Si directamente se ríe, insulta, maldice irreflexivamente o pasa del tema, solo le haré una advertencia: selección natural. El número no es importante, lo es la calidad.

Más en esta categoría: « Editorial Editorial »

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos