Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Martes, 19 Septiembre 2017 16:06

Editorial

Escrito por  El Editor
Valora este artículo
(0 votos)

Votar es uno de los actos más dignos que un ciudadano puede realizar. La participación ciudadana en la actividad política es la cumbre del sistema, lo que hace que funcione y lo que permite que el sistema se regenere y continúe funcionando. Pero no votar a cualquier precio.

El emperador Augusto ganaba elecciones en el senado romano. Franco ganaba referéndums en España durante su dictadura. No son pocas las dictaduras de todo signo que han ganado elecciones con amplios márgenes, con sus urnas brillantes, y sin ninguna garantía para el votante. 

Esta es una de las claves: cualquier votación, debe tener garantías. Garantías para el votante, sobre lo secreto de su voto, sobre el escrutinio y sobre su seguridad. Debe tener garantías reconocidas por la comunidad internacional. Debe poder votar a favor de una persona o enmienda, pero también poder votar en contra.

Los catalanes deberían poder votar. No se entiende el revuelo por un referéndum. Que sea vinculante o no, deberían decidirlo los españoles mediante otra votación. Sacar las urnas, con garantías y acuerdo, debería ser una fiesta, y no un crimen.

Cada día estoy más convencido que lamentablemente, al pueblo catalán le están tomando el pelo. A todos les interesa que salgan las urnas (incluyendo al gobierno de España, al Partido Popular, al PSOE o a Ciudadanos) y a todos les interesa que se produzca el cacareado choque de trenes (incluyendo Convergencia y su actual denominación). Y cada día, me parece más una cortina de humo contra la corrupción y el saqueo.

Votar nunca debe servir para proporcionar a los criminales una coartada.

Más en esta categoría: « Editorial Editorial »

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos