Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Jueves, 18 Diciembre 2014 20:09

El venerado pene de Cristo (o una parte).

Escrito por  VJMonC
Valora este artículo
(0 votos)

Quizás no tenga tanto renombre como el Santo Grial, el Santo Sepulcro o la Sábana Santa, pero una de las reliquias de Cristo más curiosas que se conservan, se tiene noticias y, quizás lo más curioso de todo, se veneran en el mundo cristiano en general, es el prepucio de Cristo o Santo Prepucio. Varios son los ejemplares de esta reliquia que se veneran en distintas partes del mundo, no por exceso de dotación del personaje, sino por la misma razón que se veneran varias cabezas del Bautista o fragmentos de la Cruz de Cristo suficientes para un bosque, la credulidad del cristiano medieval solo era comparable a su fanatismo.

Es un buen momento este para recordar que Cristo era judío, y como buen judío estaba circuncidado, una práctica habitual en las sociedades semíticas por otra parte. Al igual que muchas otras prácticas, era más bien la salubridad que el interés divino el que justificaba dicha práctica. Bien enmascarada eso si en la palabra de un dios, o de muchos. Cabe añadir, como no podía ser de otra forma, que en la Alta Edad Media, la mejor manera de ganarse la voluntad de dios para una causa, o justificar la conquista a sangre y fuego de un territorio, o ganarse unas prebendas beneficiosas, era a su vez justificarlas bajo un mandato divino, y como el Dios cristiano, más allá que cuando redacto las Tablas de la Ley de Moisés, no era muy aficionado a la rescritura, el descubrimiento casual de una reliquia servía como documento acreditativo del beneplácito superior, y cuanto más santa la reliquia, más justificada dicha acción. Esa es la razón de la gran cantidad de reliquias de dudoso origen que aparecen en este periodo, dominado además por el férreo control del conocimiento y la credulidad de una población atemorizada por las élites dominantes.

La abadía de Charroux, la abadía de Coloumbs, la Basílica de San Juan de Letrán de Roma, la catedral de Le Puy-en-Velay, la de Santiago de Compostela, la ciudad de Amberes, y las iglesias de Besançon, Metz, Hildesheim y Calcata…todas estas localizaciones han albergado reliquias identificadas con el prepucio de Cristo. Hay que añadir que solo en algunos evangelios apócrifos, como el de pseudo-Mateo o el Evangelio Árabe de la infancia relatan dicha circuncisión, aunque sería una práctica más que probable al ser Cristo perteneciente a la religión judía. Eso sí, la forma de circuncisión varió en el año 135 d. C., así que las ideas medievales sobre el prepucio de Cristo eran completamente erróneas, al extirparse solo la punta del prepucio en época del Jesús histórico.

El culto fue eliminado de la ortodoxia en 1900, pero en la década de los ochenta del siglo pasado aún se exhibía en procesión en el pueblo italiano de Calcata, del que fue robado junto al relicario que lo contenía, de oro y piedras preciosas. Diversas comisiones estudiaron en el pasado siglo si reinstaurar su culto, que ha provocado no pocas discusiones teológicas. ¿Ascendió el prepucio junto a Cristo en su Ascensión?, ¿volvió el prepucio a Cristo el día de la resurrección de la carne? ¿Pudo ser este prepucio el que en la visión de Santa Catalina de Siena usaba Cristo como anillo de bodas con la santa? Incluso en la ciudad de Amberes se constituyó una elitista hermandad para proteger dicha reliquia en su paso por la ciudad. Lo único cierto es que se trata de una de las reliquias perdidas del cristianismo menos conocidas. 

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos