Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 18 Mayo 2012 02:00

Llorar

Escrito por  Ramiro
Valora este artículo
(0 votos)

Vivimos una época difícil, confusa, conflictiva cuanto menos, en fin, que estamos de mierda hasta el cuello. Venimos precedidos por unos tiempos de “bonanza”,  unos tiempos en los que disfrutábamos de un estatus irreal, superior al que nos correspondía. Pero, pese a todo, yo escuchaba como la gente se quejaba por cualquier cosa, buscaban trabajos donde no tuvieran que esforzarse lo más mínimo, eso sí, cobrando lo máximo, trabajos cerca de casa, con buen horario, y, si no lo encontraban, se apuntaban al paro.

  Sin embargo, lo único que todos hacíamos era quejarnos de algo. Y, es que somos un país de quejicas, cuando las cosas van bien nadie dice “muy bien”, “buen trabajo”… sólo hablamos para decir lo malo que tenemos o hacemos. Si nuestro equipo gana nos callamos, si pierde protestamos, nunca aceptamos la verdad de nuestra situación. Es un poco como esas parejas que siempre se pelean para poder reconciliarse después, como los argentinos que parecen más contentos cuando están en crisis que cuando les va bien, como los aficionados al Barça mirando Futboleros, o los de izquierda mirando InterEconomía.

     Simplemente nos sirve para poder enfadarnos, decir unos cuantos insultos y descargar la presión de la vida diaria. Y, es que nos gusta poder soltar unos cuantos improperios al primero que aparece por la tele. Es por cosas como estas que, cuando las cosas van mal, intentamos buscar al culpable más fácil en vez de mirarnos el ombligo e intentar ver que hemos hecho mal. ¿Por qué cuando hay crisis crecen los partidos de extrema derecha? Es mejor decir que la culpa la tiene otro, nos engañamos a nosotros mismos, nos lo decimos y repetimos y, así, nos creemos que somos los mejores y que los errores los cometieron otros. Nuestra conciencia duerme mejor creyendo que un moro de no sé dónde, al que no conozco es el culpable de mi situación, es mucho más fácil.

     Y, actualmente, quejarnos, llorar, es lo único que nos queda. Como diríamos en matemáticas, es condición necesaria y suficiente. Si podemos llorar, aguantaremos todo lo que nos caiga. Es difícil estar en una situación política, económica y social peor, y, sin embargo, resistimos sin realizar ninguna barbaridad. Pero eso puede cambiar, el gobierno actual está cansado de las manifestaciones y críticas, manda a la policía a apalear niños, prohíbe manifestaciones, tipifica una manifestación como organización terrorista… serán estúpidos, están cavando su tumba. Como ya he dicho llorar es lo único que tenemos e, ingenuamente, nos basta, pero si nos quitan eso se enfrentan a lo peor que han visto nunca. Un español sin quejarse de nada, sin poder hablar de lo mal que está esto o lo otro, no tiene vida. Y no hay nada más peligroso que un animal moribundo.

El derecho a renegar debe prevalecer sobre todos los demás.

Visto 1077 veces

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos