Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 21 Diciembre 2012 17:31

Extraordinario viaje al centro del pueblo.

Escrito por  V.J.Mon.C.
Valora este artículo
(3 votos)

Sentados en el lugar de costumbre, a la hora habitual y con la parroquia de todos los días, surgió la más extraordinaria aventura que puede nacer al aroma del café: ¿Dónde está el centro del pueblo?

El argumento mayoritario era que el centro del pueblo era el de toda la vida, la plaza, ajeno al crecimiento descontrolado y al mal trazado urbanístico existente. Pronto surgió una voz, que iluminada por sus conocimientos geográficos o por el GPS de su Smartphone, certificó en un lugar distinto el centro. Una calle sin ningún interés y que no destacaba por nada en  especial no merecía tal reconocimiento protestaron otros, y afirmaron que como centro del pueblo debía considerarse el lugar donde más servicios se concentraran, en una zona más moderna. No tardaron en surgir los partidarios de la primera opción, la tradicional, que entre jocosos comentarios aludían que no se podía situar el centro en las afueras y que poca gente del pueblo vivía allí.

Unos afirmaban que la tradición que marcaba la plaza, con el ayuntamiento y la iglesia por ejemplo, merecía ser el centro del pueblo. Otros menos respondían que situando el pueblo en un mapa, el centro solo podía considerarse el que equidistaba de todos los puntos. Por último, algunos más aludían que solo donde vivía más gente, se daban más servicios como bancos o tiendas y existían avenidas más concurridas podía considerarse como centro. Nadie cedía en sus posturas y lo cierto es que estaban todos equivocados y llevaban todos razón.

Centro del pueblo o periferia; con más tradición o población; con mejores servicios o tranquilidad. Nada de esto importa. Lo único cierto es que todos los puntos del pueblo son igual de importantes, merecen la misma limpieza, atención, trato y deferencia por parte de todos y que en verdad, el pueblo no son las casas ni las calles, ni los edificios o los bancos: el pueblo son los vecinos. Vecinos que son igual de importantes hayan nacido en el hospital de Castellón, el de Bucarest o en la China Popular, porque viven aquí y aquí está su vida. Todos merecen que las tradiciones les sirvan, en lugar de que les limiten y merecen acceder a todos los servicios y problemas del pueblo por igual, por que ellos son el pueblo.

Si nos perdemos en discusiones absurdas y olvidamos esta gran verdad. Si nos ofuscamos en el centro del pueblo, la tradición o la costumbre y olvidamos la perspectiva de que todos somos iguales y merecemos el mismo trato, nunca llegaremos a la cuestión verdaderamente importante: cómo mejoramos lo que hay.

V.J.Mon.C.

Modificado por última vez en Domingo, 30 Diciembre 2012 12:22

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos