Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Lunes, 17 Diciembre 2012 01:00

LAS SEGUNDAS PARTES NUNCA FUERON BUENAS… PERO ESTA VEZ ERA JOSÉ TOMÁS

Escrito por  Quijote
Valora este artículo
(1 Voto)

Bueno, no sé por dónde empezar este artículo tan complejo y con tantos matices, muchos de ellos menores pero no menos importantes. Las razones de  José Tomás dentro de la plaza las saben casi todos, entendidos y no tan entendidos. Aun así haré hincapié en el torero que representa dentro de la plaza. También intentaré contar y transmitir quién es fuera de la plaza, cosa muy importante y casi siempre pasado por alto. Como ejemplo que sirva para los entendidos un poco en la materia boxística: tanto Foreman como Ali fueron campeones de los pesos pesados, sin embargo, todo el mundo sabe quién es Ali y muchos desconocen a Foreman, debido a la gran personalidad dentro del ring del boxeador de Louisville. Con esto quiero decir que muchos pueden ser campeones de los pesos pesados pero pocos dejan huella, además de las muchas maneras de serlo.

Empecemos con la historia de Tomás. Vamos a refrescar la memoria, ya que, como digo, la gente tiende a tener poca y a mí me encanta refrescarla. Siempre he pensado que el "partidario" es aquel que es capaz de ser amigo, tiene buen gusto y mucha memoria, y aunque a veces pesa el paso del tiempo, no influye en su memoria. Dicho esto, empecemos.

Todo el mundo ha descubierto a José Tomás, gente, aficionados, gente de la profesión, ganaderos, televisiones, etc. Exceptuando a los profesionales, a los demás entendidos y para el que no lo sea y no sepa este dato, diré que José Tomás tuvo que basar su carrera en América, puesto que aquí en España no tenía cabida porque era un torero que, bueno... decían que no funcionaba o no llegaría, como se quiera decir, y los empresarios le daban de lado.

Supongo que para José Tomás, como persona que ama a los suyos, debió de ser duro dejar su tierra, su familia y demás con un cartel en la espalda de no funcionas y España no te olvida. Tomó su alternativa en México, además de basar gran parte de su carrera como novillero en México, donde hoy en día es un dios y donde creo que él se siente más a gusto. Recuerdo que la gente de Sudamérica suele ser más respetuosa, apasionada y detallista que la mayoría de plazas españolas. Una cosa curiosa le pasó al monstruo de Córdoba MANOLETE, me refiero a su acogida, porque MANOLETE si funcionó desde el primer día.

Después, poco a poco, José Tomás se fue forjando en lo que es ahora, un maestro, un valiente... una persona pura de los pies a la cabeza y un tío, como se suele decir, dentro y fuera de la plaza.

Hablemos de él porque, a veces, se ha cuestionado a José Tomás.

LA QUIETUD: en este aspecto ha sido el de Galapagar bastante cuestionado: que si era un suicida, que si se queda quieto porque no sabe torear y, bueno, un montón de gilipolleces... pero, en fin, es lo que hay. Vamos a ver señores, se toree despacio, con arte o sin él, la quietud es la base del toreo y no digan más tonterías. No se puede torear con arte ni sin arte ni despacio ni a cámara lenta cuando no hay quietud. Lo que significa que sin quietud no hay toreo que valga. Lo que se hace moviéndose, en casos extremos se llama LIDIAR; lo pongo en mayúsculas por si alguien no se entera. De toda la vida de dios hay y ha habido mucha gente que ha querido ser torero o matador de toros, muchísima gente, albañiles, fontaneros, artistas, cantaores, gente pobre, gente rica, de todo... pero solo hay un problema... LA CORNADA. No todo el mundo se siente capaz de asimilarlo o soportarlo. Ya sé que hay gente que no son toreros y tienen cornadas por algún fallo en su vida o porque ese día le tocaba a él, pero eso es otra cosa. No es lo mismo recibir una cornada que no esperas, a ser figurón del toreo o simplemente matador de toros y saber que te vas a llevar más de una y que eso forma parte del oficio. Mucha gente corre con el coche pero no todo el mundo puede soportar la presión y el miedo a ser piloto de fórmula 1; ¿entienden ya? Y justamente las cornadas llegan cuando hay quietud en un 95%. Si no, comparen las cornadas o cogidas que recibió el monstruo de Galapagar en relación a los festejos actuados con los demás toreros. Un ejemplo claro y transparente: ¿cuántas cornadas lleva el Juli o Rivera Ordóñez, o cogidas en los últimos 5 años, por ejemplo, y cuántas lleva José Tomás? Casos distintos, en el Juli diremos que bueno, es más técnico o más pillo, ya que yo creo que la técnica la lleva un punto mas allá, eso significa que nunca fue ni será tan sincero como José Tomás dentro de la plaza, y fuera de ella.... dejaré la respuesta en el aire, contesten ustedes mismos. ¿Hubiera devuelto el Juli la medalla de las Bellas Artes o la devolvió (porque la verdad, no sé ni si la tiene, a lo mejor sí) al enterarse que se la daban a su compañero de "fatiguitas" Rivera Ordóñez? Yo, personalmente, no lo creo, y menos estando con la flor y nata del toreo ahora mismo. En el caso de Rivera Ordóñez, qué vamos a decir del hecho que de 200 toros lo coge uno, y porque nos cogería a cualquiera, es ley de vida; el fumador termina quemándose con su propio cigarro, hay que ser tonto, pero a todos nos ha pasado. No le pueden coger más toros porque no hay quietud ni verdad en su toreo, aparte de no ser tan listo como el Juli. Creo sinceramente que José Tomás ha sido el único torero desde Manolete que ha ido a la guerra teniendo otras alternativas, como conocimiento y saber estar y, por supuesto, una técnica muy depurada que solo la saca de vez en cuando, porque a los toros que se dicen medio buenos, que no se olvide nadie, José Tomás no utiliza la técnica, por eso es tan grande y de ahí el ser diferente en una plaza. Técnica me refiero a los clásicos toques para desplazar al toro o hacer que tenga mayor fijación en la muleta, no me refiero a los terrenos.

LA TELEVISIÓN: otro problema y otras críticas hacia José Tomas con este tema, cuando él pidió que no se retransmitieran por televisión. Supongo que él dijo: yo quiero más parné. Y es lógico después de triunfar continuas veces en Madrid y en todas las plazas donde ha ido. Cualquier tarde de José Tomás es noticia. Pero en el caso que no hubiera querido que le retransmitieran ninguna corrida, ¿por qué debería hacerlo, si cuando torea se terminan las entradas en media hora?, ¿para qué entonces la televisión? Estos eran los tiempos de antes y el que quería ver una figura del toreo debía de ir a la plaza a juzgarlo. Sí, a juzgarlo, pero a juzgarlo sintiendo el olor tan característico a toro que, aunque uno esté en una grada, se le acurruca la barriga a los gestos del toro en directo y a tantas cosas que no se pueden palpar detrás de una televisión y con las zapatillas de ir por casa. ¿Por qué José Tomás debía de cobrar lo mismo o ser tratado de la misma manera cuando, de las estrellas del toreo es "casi" el único que va a la guerra de verdad y todas las temporadas se lleva media docena de medallas en sus carnes para su casa? Creo que es de lógica que sea así, y actuar así. Cuentan que mucha gente conoció a José Tomás cuando llegó a la cima, pero... ¿y el de antes? De lo que traga un torero antes de llegar por méritos propios, no se olvide nadie, a esa cima, ¿eso quien lo sabe y quien lo sufre? Solo él.

¿QUIÉN TOREA? JOSÉ TOMÁS Y DOS MÁS: bien es cierto que en las últimas temporadas mucha gente habrá dicho: es que José Tomás solo torea con éste o con aquél y sus carteles no son rematados. Bien, es posible por lo que cada uno entendamos por rematados, porque yo, sinceramente, prefiero ver a Esplá compartiendo cartel con él que lo comparta con Rivera Ordóñez, y muchos dirían que es un cartel rematado, jejejeejeje. Por dios Carmen, por dios Carmen. Bien, José Tomás era y fue único dentro y fuera de la plaza, era y es un torero que llenaba la plaza el solo; entonces, ¿por qué repartir el botín, cuando podía llevárselo el solo? Porque él solo llenaba la plaza, es y era tan grande que hacía tiempo que un único torero no llenaba una plaza. Además, con la hombría de que ya que no compartía cartel con "perros de presa" y de que toreara con quien toreara él siempre da y daba el máximo, porque José Tomás solo tiene un rival, él mismo y sus miedos y confusiones. No le hace falta torear con toreros de primera magnitud para decir "hoy hay que apretarse los machos", él no espera esos días que unos cuantos esperan, esos días para jugársela y que tenga resonancia y así salvar la temporada. Él lo hace siempre porque de compañero de cartel tiene al más duro de todos y al más difícil de mojar la oreja, que es él mismo. Otro, en sus circunstancias hubiera echo caja y se la hubiera jugado a medias, cosa que él no hizo ni podrá hacer nunca porque es así, estoy seguro que el día que no sea por inercia y dé un paso atrás en cualquier plaza, aun siendo la de un pueblo, se retirará del toreo, sin la clásica "última temporada" para hacer el doble de caja. José Tomás ya hace tiempo que a hecho su caja, ya se hubiera podido ir, ¿no creen? ¿Qué más se le puede pedir a un torero? ¿qué no deja cuando ya lo tiene todo? El José Tomás que se ve ahora y se continuará viendo está por encima de parné, categoría y de esas cosas, es un José Tomás espiritual y no me equivocaré si digo que ahora es cuando veremos al mejor José Tomás. Aparte de todo esto, existe su defensa de los toreros marginados e injustamente tratados, que deben agradecerle que les dé la categoría de compartir cartel con él. De toda la vida, el toreo fue así, las figuras siempre daban cabida a alguien en el cartel para darse a conocer o hacer carrera. Pero hoy en día, el aficionado y el espectador están tan maleducados que los carteles deben ser rematados, como se dice, y no se dan cuenta que en la mayoría de las ocasiones su entrada está llena de mentiras.

LA PRIMERA VUELTA DE JOSÉ TOMÁS: Después de arrasar en todas las plazas y no entrar en el juego ni en el mariconeo barato de apoderados y empresarios, José Tomás se negó a que lo televisaran y fue echado a un lado de las grandes ferias. Aun así, nadie pudo hacerle sombra, ¿por qué? porque cuando un tío se la juega de verdad se trasmite y da igual que uno esté en Madrid o en Badajoz, el que ve aquello sale maravillado de la plaza. Por eso el no estar en las grande ferias no fue ni será un obstáculo para José Tomás, pero solo para él, porque solo él se juega la vida de igual manera en una plaza de tercera, segunda o primera, con o sin televisión. Después de dos años, a los Lozano les tocó tragar y volver a poner a José Tomás en Madrid en dos corridas de toros, ¿el resultado? 4 orejas en la primera y 3 y enfermería con tres cornadas de tres cogidas diferentes. ¿Tenía la necesidad de eso? Él sí. Si no, no sería José Tomás, sería otro. No valoran que un torero vaya a Madrid después de dos años y dice aquí estoy yo y corta 4 orejas, 4 orejas ¡señores! ¿Para qué jugársela al día siguiente en la misma plaza después de cortar 4 orejas? ¿Saben de alguien que lo haga? Nadie... solo él. No importa el número de orejas ni la sangre derramada, se trata de lo que él es capaz de impregnar en el corazón de quien lo vio o lo ve.

TEMPORADA 2012: Y para más inri, y con dos cojones, esta temporada José Tomás nos sorprende y se anuncia solo con tres corridas (señal que no es currela), y nada más y nada menos que con el Juli y con Morante en sendos mano a mano, y como colofón 6 toros en solitario en Nimes. Solo de pensarlo me entra la risa, pero de admiración de ver el par de cojones de un tío de verdad, que nunca hizo declaraciones sobre nadie, solo lo hace en la plaza. Se ve que quiso dar la cara a esas críticas de los carteles rematados y decir, bueno, a mí me da igual torear con quien sea, yo vengo a hacer lo mismo, o sea, que por mí no hay problema mientras se pague mi categoría, que a prueba de sangre le costó, claro. Las tres tardes fueron apoteósicas, aunque un poco más floja la del Puerto con Morante; con el Juli extraordinario, y en solitario11 orejas y un rabo en Nimes, ¿alguien da más? Solo hay una cosa que debe ser mencionada y reflexionada para darle la importancia que se tiene. Piénsenlo... mientras los demás pueden tener malas tardes, José Tomás no puede tenerlas, y no las tiene; o hay toreo o hay angustia, porque el toro no vale, pero vale para arrimarse de verdad o para experimentar de verdad hasta donde se puede llegar con un toro de esas características. Tres tardes tres y no falló.

Creo que lleva ya tres o cuatro años que no falla, de ahí su grandeza; todos tienen excusas, pero él no las tiene y sabe, además, que no se las van a permitir, que hay muchos detrás esperando una sola mala tarde. Sí, lógicamente, ¿creen ustedes que es lo mismo o tiene más mérito? Es verdad que José Tomás es el que más cobra, el más famoso aun sin él querer nada con la prensa, el más mediático de todos, el torero de toreros, admirado hasta por sus propios compañeros, pero eso, físicamente y psicológicamente tiene un precio... no hay cabida para el error o para la mala tarde.

Pregúntense también por qué José Tomás pudiendo hacer una temporada larga después de lo cosechado durante años, esta temporada, y estando en la cumbre, solo torea tres tardes. Lógicamente no debe ser por dinero, si no la habría hecho más larga. Es una temporada espiritual para él y, además, jugándose el alma. Creo que, aunque los aficionados y demás le dijeran “tranquilo, si tienes una mala tarde no pasa nada”, creo que, aun así, no variaría nada, no lo haría, es su forma de ser como torero y como persona. No ha entrado en el juego de apoderados que a la vez son empresarios y que es el cáncer de esta fiesta en este siglo, en el que un empresario se hace apoderado tuyo y si tienes malas tardes no pasa nada, para algo vamos también a las plazas de otros apoderados-empresarios en plan de trueque, y así, el aficionado no tiene mas cojones que tragarse las ferias y los carteles que le pongan; culpa de él también por ir, pero cada uno es libre. Todo eso está muy bien y es más fácil el juego claro, solo hay un inconveniente: nunca podrás llegar a ser José Tomás. En cambio, el monstruo prefiere un apoderado-amigo, alguien que luche por él y por sus intereses y no por los de sus plazas, lo que se llama un apoderado libre, cosa que hoy en día es prácticamente un suicidio. Ojalá hubieran muchos José Tomás, se acabaría el mamoneo que hay en muchas cosas del toreo, José Tomás pone en su sitio al apoderado, al ganadero, a la televisión, al dinero, a la categoría, al saber, al valor a la verdad, y luego el aficionado sabio lo pone a él en el sito donde debe estar.

José Tomás eligió el camino más difícil y también el más verdadero, eso solo lo hacen los valientes o, en todo caso, el que es así y no puede cambiar, leal a sí mismo al precio que sea. Se imaginan el dinero que hubiera podido ganar José Tomás en publicidad, televisión, cotilleos y mamonerías? Uf, hay que tener mucho amor propio para no caer en esa tentación... pero, si lo hiciera, no habría existido nunca un tipo llamado José Tomás Román ni un JOSÉ TOMÁS en los carteles.


Imagen: http://www.luispita.com/maniasmias/2008_06_01_archivo.html

Quijote

Visto 3346 veces
Más en esta categoría: « Los artistas YIN-YAN »

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos