Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Martes, 18 Marzo 2014 15:43

Ensayo de lectura de la lámina de Plomo de “El Solaig”

Escrito por  José Fco. Blasco Cobeño
Valora este artículo
(7 votos)

Hasta mitad del siglo XX no se descifró el alfabeto ibérico. Hasta entonces su interpretación se basó en las similitudes formales que se encontraron entre la escritura y topónimos ibéricos y los alfabetos y topónimos de otras lenguas conocidas.El estudio de la lengua ibérica fue evolucionando hasta un punto de inflexión, el desciframiento del semisilabario ibérico por Gómez Moreno, que dio paso a que hoy en día podamos ser capaces de leer los textos pero que todavía no seamos capaces de entenderlos. Esta capacidad de leer los textos hizo que se relacionara la lengua ibérica con la lengua vasca, volviendo a desarrollar la teoría vascoiberista. Pero mediante la teoría vascoiberista no somos capaces de traducir literalmente los textos ibéricos, por lo tanto, aunque su relación es obvia se debe saber hasta qué punto se puede utilizar el vasco como método de traducción de los textos ibéricos. 

A día de hoy aún no se ha podido encontrar una piedra Rosetta de la escritura ibérica, mediante la cual podamos traducirla.

 

Foto 1: Lugar del hallazgo del plomo. Norberto Mesado        

Una mañana de domingo del mes de noviembre de 1960, el arqueólogo borrianense Norberto Mesado Oliver, dio con el hallazgo arqueológico más importante del poblado ibérico de El Solaig (2). Esparciendo unas tierras que parecían recién extraídas, apareció arrollado un plomo a unos 10 metros de la Prospección I (2), una vez desarrollado comprobó que se trataba de una fina lámina de 31 cm de longitud, por 3´5 cm de ancho, escrita por ambas caras con caracteres ibéricos levantinos finamente incisos, datada aproximadamente en el siglo II a. C. Llamaron cara A, a la de mayor número de signos y la cara B a la opuesta (3).

           En 1966 los arqueólogos Fletcher y Mesado sondearon este yacimiento arqueológico dos veces, encontrando abundante material. Al año siguiente publicaron dichos hallazgos y la lámina de plomo, en un libro titulado “El poblado ibérico de El Solaig”.

 Foto 2: Lámina de plomo del Solaig, cara A. Museo Arqueológico Comarcal de la Plana Baixa de Borriana.

3: Letras ibéricas de la cara A de la lámina de plomo del Solaig.

           La cara A contiene dos líneas de palabras, separadas por una raya que atraviesa la lámina en toda su longitud. Hay catorce palabras separadas entre sí por líneas verticales de puntos (4). Sus lecturas son las siguientes:

               primera linea: iunstir belesair karrgoskar bastaibaitieba balkelagoska bidedui bar...

                segunda linea: iunstir egiartone belestar senerrun edesilir iunstir ededur.

           Al arqueólogo de El Masnou, Luis Galera Isern, un compañero de profesión le envió un calco de la lámina de plomo de El Solaig, procedente de la publicación antes citada de los arqueólogos Domingo Fletcher y Norberto Mesado, del Servicio de Investigación Prehistórica de la Diputación Provincial de Valencia. A partir de dicho calco y apoyándose en la teoría vascuence y llegando a la conclusión de que las palabras están formadas por simplificaciones, abreviaciones, sufijos..., de otras palabras y que el tiempo en que se narra es presente, que la persona está en singular y el verbo en infinitivo simple, Luis Galera publicó en 1972 un ensayo, en la prestigiosa revista bienal Archivo de Prehistoria Levantina (APL) (5), Tomo XIII, editada por el Museu de Prehistoria de Valencia, sólo pudo traducir la cara A y llega a la siguiente traducción:

           “Cazador, en el lugar donde apacenta el ganado cuando trae apetito, entre el monte y el río de nuestra demarcación, el cazador de tribu debe detenerse en los límites establecidos para la buena hierba del prado que prefiere el ganado y abstenerse de cazar allí, pues es lo acordado y de razón, y el cazador podrá, sin embargo, apagar su sed (beber agua)”.

            El arqueólogo dice que no conoce el territorio donde está el poblado del Solaig y hace dosconsideraciones a este respecto:“primero, que esta hipotética relación de hechos con carácter de un tratado escrito y documental, debía de tener lugar en primavera, que es cuando el ganado, libre de la actividad invernal, vuelve a los montes y tiene apetito de hierba fresca y la segunda consideración es que el indígena pastor temía que la actividad cinegética del cazador ahuyentara o dispersara sus rebaños”. 

           Luis Galera Isern considera el plomo de El Solaig, “un plomo noble en el sentido de una grafía depurada, regular, uniforme en toda su cara A, presentando los signos allí establecidos una constante tan notable, que deja entrever sin lugar a dudas la solera de una actividad cultural como es la escritura bien fundamentada, y sin la pluralidad enojosa de sus variantes como ocurre con otras inscripciones”.

Foto 4: Letras ibéricas de la cara B de la lámina de plomo del Solaig.                  

          

           La cara B también se encuentra dividida en dos zonas por un trazo central. En la primera se empieza a escribir en el extremo izquierdo superior, sigue un espacio en blanco, luego, según Fletcher, una palabra hecha por otra mano, finalizando en el extremo derecho con otra palabra debajo de la cual en la segunda zona aparecen tres signos (6). Sus lecturas son las siguientes:

           primera linea: saner buranalir bitan a... balkelaku tautiba

           segunda linea: biden

          

           Para Luis Galera: “el conjunto de la cara B es bastante confusa, tanto si pretendemos ponerla al principio como al final de la larga relación que se pretende haber descifrado” (7).

           Los íberos utilizaron el plomo porque es un material muy propicio para escribir textos largos en un pequeño espacio. Tal vez cogieron el modelo de Grecia donde se usó en Jonia hacia el siglo VII. El plomo es fácil de transportar y se podía volver a aprovechar, este lo envolvían con un paño o tela para su transporte y conservación.

           En esta época la escritura sería una técnica que muy pocas personas sabrían realizar, serían los comerciantes, los religiosos y algún estamento profesional que se encargaría de hacer los escritos, los conocidos en otras culturas como escribas.

           Quiero para terminar, desde mi modesta tribuna de historia local, rendirle con este artículo, un pequeño homenaje al arqueólogo borrianense Norberto Mesado Oliver, gracias al cual, la prehistoria de Betxí ocupa un lugar destacado dentro de la arqueología de la Plana.

BIBLIOGRAFIA

(1) MESADO OLIVER, Norberto. Alqueries, el temps de un poble (2004). Servicio de Publicaciones de la Diputación Provincial de Castellón, pag 41.

(2) Esta prospección se efectuó a 13 metros de la cara este del vértice geodésico, dista 8´50 metros de la vertiente del mediodía y 21 metros del acantilado norte.

(3) FLETCHER VALLS, Domingo-MESADO OLIVER, Norberto. Poblado ibérico de El Solaig (1967). Servicio de Investigación prehistórica nº 33. Diputación Provincial de Valencia, pag 42.

(4) OLIVER FOIX, Arturo. Epigrafía ibérica de la provincia de Castellón, pag 270.

(5) OLIVER FOIX, Arturo. Epigrafía ibérica de la provincia de Castellón, pag 270.

(6) OLIVER FOIX, Arturo. Epigrafía ibérica de la provincia de Castellón, pag 270.

(7) GALERA ISERN, Luis. Ensayo de lectura de plomo de El Solaig (1972). Archivo de prehistoria levantina, nº13. Servicio de investigación prehistórica de la Diputación de Valencia, pags 127-137.

             

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos