Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Miércoles, 23 Julio 2014 17:57

El Palau (1)

Escrito por  José Fco. Blasco Cobeño
Valora este artículo
(0 votos)

          El Palacio de los Marqueses de Ariza, popularmente conocido como la Casota o, simplemente, el Palau, se encuentra en la plaza Mayor frente al Ayuntamiento de Betxí. Se trata de un castillo-palacio de origen medieval y uno de los más importantes edificios del renacimiento civil valenciano.

          Sobre su origen Pascual Meneu nos dice que es sin duda una construcción romana, su explicación se basa en el análisis de los materiales de construcción: “Construido el palacio o fortaleza en posición equidistante de los manantiales de la Torrasa, y en el centro de la línea superior de la faja de 1.000 hanegadas que riegan aquellos, parece que su misión fue proteger las aguas y tener una defensa y refugio de las tropas romanas que guarnecían la Plana, a la vez que un almacén en que se guardaban cereales, vino y aceite que se exportaban a Roma y Oriente por el puerto de Burriana”1. Meneu lo atribuye a los romanos, basándose en la solidez de la construcción es decir, en los materiales que forman sus muros principales esto es, piedras de río mezcladas con cal viva, arena gruesa y ladrillos, formando todo un conglomerado de gran dureza; Meneu en 1901 empieza a investigar el yacimiento romano de La Torrassa, por lo que pudo haberse influenciado en su dictamen sobre el Palau.

 

 

 

          El 14 de febrero de 1354, Pedro IV el Ceremonioso, rey de Aragón, donó como premio por sus servicios, a Rodrigo Díaz, señor de Artana, el mero y mixto imperio, la jurisdicción alta y baja y el derecho de monedaje del maravedí que poseía en la villa de Betxí, como compensación estaba obligado a proporcionar al rey un caballero armado durante un mes nada más en esta parte del mar a expensas del señor, si pasaba más de un mes las expensas corrían a cargo del rey, de esta forma Rodrigo Díaz, se convertirá en el primer señor de Betxí; el rey también le otorgó los derechos de hueste, ejército y cabalgada, según aclaración hecha el 10 de mayo del mismo año2. En este documento de donación, nada más aparece “el loco de Bechin” sin nombrar el castillo. Sabemos que en 1363 existía un castillo en Betxí, ya que la villa poseía su propio alcalde, que era la persona que tenía a su cargo la defensa del castillo. Podemos conjeturar que el castillo se construyó entre los años 1354 y 1363, siendo el motivo de su construcción los peligros de la guerra con Castilla.

 

          Los nuevos pobladores cristianos se establecen en los alrededores de la nueva plaza, donde está el castillo, situado al norte de la aljama musulmana, es allí donde se sitúan los monopolios señoriales: la carnicería de los musulmanes, el horno, el hostal, la taberna, la tienda, la bodega, la casa de la villa, la casa de la cort y la prisión y muy cerca de allí en una plazoleta se sitúa la Iglesia de Santa María, la cual era estrecha, larga y orientada hacia el este, mientras que a su derecha estaba el cementerio cristiano.

 

          No conocemos la fisonomía del primitivo castillo feudal, podemos deducir que se trataba de un edificio de planta rectangular, de tres alzadas y con torres en los ángulos laterales, todo él rodeado de un foso y de un puente levadizo en la entrada. Suponemos que primero se construiría la parte que da a la plaza con forma alargada con dos torres en los extremos para después ampliarse con un patio central y dos torres más, adoptando la forma cuadrada que conocemos. Sus dimensiones serían 31 metros por cada lado y una altura de 15 metros, se trataba de una auténtica fortaleza.3

 

          No sabemos el motivo de cambio de señor, lo más seguro es que Rodrigo Díaz lo vendiese a Ramón de Vilanova. Este aparece ya como señor de Betxí en un documento de 1369, donde se trata de la venta de un violario4 cargado por la villa de Betxí al cambista de Valencia Jaume Feliu, según este documento vivían en Betxí 33 familias (149 habitantes) siendo 18 cristianas (81 habitantes) y 15 musulmanas (68 habitantes).

 

          El 4 de abril de 1378 Ramón de Vilanova, señor de Betxí, donó el señorío de Betxí junto con Castalla a su hijo Pedro Ladrón de Vilanova, al casarse con Violante, hija de Pedro Boïl, señor de Manises, este matrimonio fue propietario del señorío de Betxí entre los años 1378 hasta marzo de 1386.5

 

          Pelegrí Guillem Catalá compró el señorío de Betxí a Violante Boïl esposa de Pedro Ladrón de Vilanova, entre el 11 y el 29 de marzo de 1386 ante los notarios de Valencia Pere Escuder y Pere Farisa6. Pelegrí Guillém en su testamento otorgado ante el notario Jaime Ros, el día 17 de noviembre de 1393, y en el que nombra a su primogénito Pedro Guillém o en su defecto su segundo hijo Bernardo, señor de Betxí7. La compra fue simplemente una transacción comercial, debido a que en pocos años vendió el señorío de Betxí a Gil Ruíz de Liori.

 

          En el año 1396 se constituye la Baronía de Betxí bajo el patrimonio de los Ruíz de Liori, caballeros ricos hombres de mesnada oriundos de Aragón. Sancho Ruíz de Liori (1396-1420), primer Barón de Betxí, lo recibió de su padre Gil Ruíz de Liori. Sancho Ruíz de Liori se casó con Dª Ramona Centelles i Riusech hija del señor de Nules, creando un mayorazgo8 sobre Betxí.9

 

          Con fecha 1 de junio de 1403 hay un documento de compraventa del Señorío de Betxí, hecho por los nobles Peregrí Guillém Catalá y Agnés Sans, habitantes de Valencia, quienes venden al noble aragonés Gil Ruíz de Liori, gobernador del Reino de Valencia, el castillo y sitio de Betxí, por el precio de 23.000 florínes de oro comunes de Aragón, que valían 12.650 libras del Reino de Valencia. Las condiciones de la venta eran las siguientes: la propiedad era por franco y libre de toda carga y derecho señorial, y no debía de rendir cuentas a ningún señor superior, e incluía todos sus términos y pertenencias, los hombres y mujeres de cualquier condición, los “masos”, alquerías y otras poblaciones, edificadas o por edificar, las montañas, bosques, matorrales, llanos, prados, campos de cultivo, hierbas y regadíos, con las aguas y las fuentes, los pastos y ejidos.10

 

          Gil Ruíz de Liori se casó con Teresa Fernández de Heredia, era señor de Cascante, gobernador general de Aragón, consejero y camarlengo de los reyes Martín el Humano y de Fernando de Antequera, su influencia en la Corte era inmensa. Al morir lo heredó su hijo Sancho Ruíz de Liori, que estuvo al servicio de Martín de Sicília, cuya isla contribuyó a apaciguar en 1396, y en recompensa de los muchos servicios que le había prestado, le otorgó el título de Almirante de Sicilia, en este tiempo tenía una gran fortuna, comprando el vizcondado de Gallano.

 

          Sancho Ruíz de Liori murió en Sicília siendo Almirante, otorgando testamento en el Castillo de la Motta de Sant´Anastásia (Sicília) ante el notario de Catania, Jaime Cumbulo, el 25 de diciembre de 1419. Instituía por heredero universal a su hijo Sancho Ruíz de Liori (1420-1498) II Vizconde de Gallano y Señor de Riba-roja y de Betxí, bajo ciertos vínculos y condiciones de que si muere sin hijos, le suceda su hija Catalina y si esta tampoco tiene descendencia, su hija Leonor, de tal modo que preceda el mayor al menor y los varones a las hembras.11

 

          Al morir su padre, Sancho Ruíz de Liori debió de quedar muy niño, siendo sus tutores su tío Juan Fernández de Heredia (señor de Mora y camarlengo del rey) y Ramón de Cardona. Once años después, en 1430, cuando se concertó su matrimonio con Beatriz de Mur, aún era menor de edad y por eso no se efectuó el casamiento hasta 1441. Las capitulaciones matrimoniales se firmaron en Barcelona el 18 de diciembre de 1431 y el 12 de marzo de 1441 se firmó la escritura de transportación de dote otorgada en Ribarroja, ante Juan Capdevila, notario de Valencia, a consecuencia de haberse verificado el matrimonio pactado sobre ambos. Sancho Ruíz estaba representado por sus tutores y Beatriz de Mur por el suyo, que era Dalmau Mur, arzobispo de Zaragoza y canciller del rey.12

 

          Hacia 1445 Sancho Ruíz de Liori vendió las posesiones que tenía en Sicília y volvió al Reino de Valencia, por lo que intercambió con Alfonso V el Magnánimo, el vizcondado de Gallano, por los Valles de Seta13 y Travadell14 así como la villa de Gorga que era la cabeza de los dos valles, situados en el Reino de Valencia.15

 

          Tanto Sancho Ruíz como su esposa Beatriz de Mur tuvieron larga vida pues pasaron de los 70 años y no dejaron más hijo que Juan Ruíz de Liori. Este murió antes que sus padres, dejando de su mujer Beatriz de Moncada dos niñas, Isabel que sucedió en el vínculo e Hipólita. Sancho Ruíz otorgó testamento en Vich el 5 de enero de 1496, dejando el usufructo de todos sus bienes a su mujer Beatriz de Mur y nombrando heredera universal a su nieta Isabel.16          

 

          Isabel Ruíz de Liori i Montcada (1498-1510) siendo todavía muy joven, pues no contaba más que unos 11 o 12 años de edad, se contrató matrimonio entre ella y Alonso de Cardona, III barón de Guadalest y Almirante de Aragón. La escritura de capitulaciones se otorgó en Betxí a 1 de septiembre de 1492 ante el notario de Valencia Luis Collar. El hecho de firmarse las capitulaciones matrimoniales en la villa de Betxí, hace suponer que la residencia de Isabel Ruíz de Liori, de sus padres o de sus abuelos fue bastante frecuente en dicho pueblo y que harían habitable el castillo.17 Sancho Ruíz de Liori murió el 3 de julio de 1498 en el Palau de Betxí con más de 80 años de edad18. De todas las posesiones que tenía Sancho de Cardona, su predilecta era Betxí.

 

          El 6 de julio de 1498 se confeccionó un inventario post mortem en Betxí, tres días después de la muerte de Sancho Ruíz de Liori, señor de las baronías de Betxí, Riba-roja, la villa de Gorga y los Valles de Seta y Travadell. Este inventario se hizo sobre todos los bienes que pertenecían a Sancho Ruíz, entre los que se encontraban todos los bienes existentes en el Palau.19

 

          Hipotéticamente el Palau en 1498 tendría la siguiente distribución. La entrada daba al patio, que aún no se había hecho la reforma renacentista. En el rincón interior noroeste estaba situada una escalera, del tipo que utilizaban en los patios góticos para subir al primer piso. En el primer piso, en el ala norte del edificio se entraba en una habitación, situada delante del comedor y entre los dos espacios estaba ocupado por la escalera, cada habitación daba a la habitación continua; algunas habitaciones disponían de un cuarto destinado a guardar la ropa y las joyas y los dormitorios del servicio. En el primer piso habían tres habitaciones y el comedor, además de cinco recámaras, dos cocinas y un armario20. El comedor que estaba contiguo con la cocina, estaba situado en la fachada principal que daba a la plaza Mayor, la primera habitación descrita serviría para recibir las visitas el señor. En dos habitaciones aparecen citados muchos tapices y alfombras, dándole un aspecto lujoso, que serían las habitaciones del barón y de su mujer. Todas las habitaciones ocupaban las alas norte y este del edificio. Las habitaciones principales eran espaciosas, con paredes superiores a los 6 metros de largo y una altura de 4 metros. Los techos estaban provistos de artesonados de madera policromada. El aspecto de las habitaciones, todo el revestimiento y decoración estaban hechas a base de tejidos. El mueble principal de todas las habitaciones era la cama, se han contado hasta doce de diferentes medidas, solían ser más anchas que largas y estaban pensados para que durmiesen más de una persona.21

 

          Del segundo piso, sólo se describe la existencia de tres espacios, en la que estaba una caseta subiendo por la escalera a mano derecha, en esta caseta estaba el gallinero, además había un amasador y un dormitorio.22

 

          En la planta baja, en el ala este del edificio había un establo y una sala para la aljama musulmana, donde la comunidad mora, tendría un depósito reservado para almacenar las cosechas y los instrumentos propios. Esta fue retornada por la aljama de Betxí al Señor, para que se alojaran sus escuderos, sirvientes y esclavos, para que de esta forma no fueran alojados en las casas particulares musulmanas. Hay otra sala entrando a mano derecha, donde dormían los esclavos negros. La planta baja se completaba por la casa de la leña y otra casita; las salas de la planta baja no estaban comunicadas entre ellas y se accedían siempre por el patio del Palau, haciendo la función de una plaza interior. En el inventario que se hizo figuraban además que tenía nueve esclavos y cuatro esclavas, de los que once eran negros y dos mulatos.23

 

          Al unirse la casa Ruíz de Liori con la de Cardona, se reunieron las posesiones de Betxí y Riba-roja con los de Guadalest, Confrides, Gorga, Valles de Seta y Travadell y el almirantazgo de Aragón. Hasta 1498 en que murió Sancho Ruíz de Liori, no le sucedió en el señorío de Betxí y Riba-roja su nieta Isabel. En cuanto a los demás estados es probable que no los poseyera Alonso de Cardona hasta la muerte de sus padres, Juan de Cardona y María Fajardo.

 

          Isabel Ruíz de Liori tuvo cinco hijos: Sancho, Juan, María, Catalina y Juana. Otorgó testamento en Valencia el 2 de de agosto de 1507, ante el notario Juan Nadal. Nombra heredero universal de todos sus bienes a su primogénito Sancho, instituyendo un vínculo en que a falta de sucesión de su hijo Sancho, sólo puede este testar libremente de 60.000 sueldos, y toda la herencia pase integra a su otro hijo Juan. Y así sucesivamente con los demás hijos o hijas, prefiriendo siempre los varones a las hembras y guardando el orden de primogenitura dentro de cada familia. Se excluyen, sin embargo, los religiosos, los ordenados en sacris y los que no tengan entendimiento sano.

 

          Isabel Ruíz de Liori murió en 1510. Alonso de Cardona otorgó testamento ante el mismo notario en Valencia el 17 de abril de 1517, nombrando heredero a su hijo Sancho de Cardona con los mismos vínculos y condiciones que Isabel Ruíz de Liori. En virtud de estos dos testamentos, sus herederos estaban obligados a llevar el nombre y armas de Liori juntamente con el nombre y armas de Cardona.24

 

          El señorío de Sancho de Cardona fue de los más largos y accidentados, que conoció la villa de Betxí. Cuando murió su madre, Sancho de Cardona era todavía menor de edad, siendo tutor y procurador su padre Alonso de Cardona.

 

          Los moriscos de Betxí participaron en la revuelta de la Serra d´Espadá (marzo-septiembre de 1526), y uno de los encargados de sofocarla fue Sancho de Cardona Ruíz de Liori, una vez sofocada, el emperador Carlos I y su madre Juana I de Castilla, le recompensaron por sus servicios prestados, elevando el 1 de mayo de 1543 a Marquesado la Baronía de Betxí, convirtiéndose Sancho de Cardona Ruíz de Liori en el I Marqués de Guadalest.25

 

          Sancho de Cardona se casó en junio de 1544 con María de Colón y Toledo; hija de Don Diego Colón, primer duque de Veragua y Almirante de las Indias, y de Doña María Álvarez de Toledo, por lo tanto nieta del descubridor de América, Don Cristóbal de Colón.26 A Sancho de Cardona y a María de Colón, duquesa de Veragua, habrá de atribuirles la construcción del palacio-fortaleza de Betxí, puesto que los pagos al canterano Juan de Ambuesa Avellán27 de Rubielos de Mora y vecino de Valencia y los picapedreros Jerónimo Martínez y Pedro de Vila-real pertenecen al año 1565.28 Parece evidente por la suma de las ápocas que tales maestros reciben, que la obra nueva era importante.29 Por lo que se desecha cualquier origen romano o árabe.

 

 

 


1 BREVA FRANCH, Francesc. Art a Betxí (1990). Publicacions de l´Ajuntament de Betxí, pags 27-28.

2 MESADO i GIMENO, Xavier. Betxí durant el segles XIII i XIV. IX Vila de Betxí (2009). Edicions Brosquil,
pag 84.

 MESADO i GIMENO, Xavier. Betxí durant el segles XIII i XIV. IX Vila de Betxí (2009). Edicions Brosquil, pags 92-94.

 El violario consiste en una obligación redimible de pasar una pensión anual a una persona durante su vida, a cambio de un capital o de una finca que ha entregado.

MESADO i GIMENO, Xavier. Betxí durant el segles XIII i XIV. IX Vila de Betxí (2009). Edicions Brosquil, pag 89.

MESADO i GIMENO, Xavier. Betxí durant el segles XIII i XIV (2009). IX Vila de Betxí. Edicions Brosquil, pag 107.

FERRANDIS IRLES, Manuel. Ayer y Hoy nº 43, pag 429.

 Institución del derecho civil que permite transmitir por herencia al hijo mayor la propiedad de los bienes de la familia.

 BREVA FRANCH, Francesc. Art a Betxí (1990). Publicacions de l´Ajuntament de Betxí, pags 16 y 99.

10 Campo común de los vecinos de un pueblo donde suelen reunirse los ganados o establecerse las eras.

11 FERRANDIS IRLES, Manuel. Ayer y Hoy nº 43, pags 429-431.

12  FERRANDIS IRLES, Manuel. Ayer y Hoy nº 44 (1903), pag 437.

13 El valle de Seta abarcaba los lugares de Balones, Benimasot, Tollos, Quatretondeta, Capaimona y Costurera. En la comarca del condado de Conceitana en el norte de la provincia de Alicante.

14 El valle de Travadell abarcaba los lugares de Millena, Albarcar, Benimarfull y Benillup. En la comarca del condado de Conceitana en el norte de la provincia de Alicante.

15 MESADO i GIMENO, Xavier-NEBOT i GARCIA, Ferran. L´inventari d´en Sanç Roís de Liori Vescomte de Gallano (2010), pag 7

16 FERRANDIS IRLES, Manuel. Ayer y Hoy nº 44 (1903), pags 437-438.

17 FERRANDIS IRLES, Manuel. Ayer y Hoy nº 44 (1903), pag 438.

18 MESADO i GIMENO, Xavier-NEBOT i GARCIA, Ferran. L´inventari d´en Sanç Roís de Liori Vescomte de Gallano (2010). Associació d´Amics del Palau de Betxí, pag 5.

19 MESADO i GIMENO, Xavier-NEBOT i GARCIA, Ferran. L´inventari d´en Sanç Roís de Liori Vescomte de Gallano (2010). Associació d´Amics del Palau de Betxí, pag 9.

20 MESADO i GIMENO, Xavier-NEBOT i GARCIA, Ferran. L´inventari d´en Sanç Roís de Liori Vescomte de Gallano (2010). Associació d´Amics del Palau de Betxí, pags 12-14.

21 MESADO i GIMENO, Xavier-NEBOT i GARCIA, Ferran. L´inventari d´en Sanç Roís de Liori Vescomte de Gallano (2010). Associació d´Amics del Palau de Betxí, pags 14-17.

22 MESADO i GIMENO, Xavier-NEBOT i GARCIA, Ferran. L´inventari d´en Sanç Roís de Liori Vescomte de Gallano (2010). Associació d´Amics del Palau de Betxí, pags 32-33.

23 MESADO i GIMENO, Xavier-NEBOT i GARCIA, Ferran. L´inventari d´en Sanç Roís de Liori Vescomte de Gallano (2010). Associació d´Amics del Palau de Betxí, pags 34-35.

24 FERRANDIS IRLES, Manuel. Ayer y Hoy nº 44 (1903), pags 438-439.

25  BREVA FRANCH, Francesc. Art a Betxí (1990). Publicacions de l´Ajuntament de Betxí, pag 18.

26 ORTICONI, Jean Christophe. Marqués de Massa. El marquesado de Guadalest, pag 244.

27  Era uno de los principales maestros canteros con que contó Valencia en la segunda mitad del siglo XVI, intervino en las obras del Monasterio de San Miguel de los Reyes, en el Palau de la Generalitat, en el actual Ayuntamiento de Liria y en Peniscola.    

28 MESADO i OLIVER, Norberto. Tras la saga de los Meneu. D. Pascual Meneu Meneu. Un betxinenc ilustre. Estudis Castellonencs, nº 10, 2003-2005. Diputación de Castellón, pags 832-833.

29  MESADO i OLIVER, Norberto. Tras la saga de los Meneu. D. Pascual Meneu Meneu. Un betxinenc ilustre. Estudis Castellonencs, nº 10, 2003-2005. Diputación de Castellón, pags 832-833.

 

 

Modificado por última vez en Miércoles, 23 Julio 2014 19:36

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos