Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 12 Septiembre 2014 15:29

El Palau (2)

Escrito por  José Francisco Blasco Cobeño
Valora este artículo
(0 votos)

          La transformación de un castillo medieval en un Palau renacentista vendría motivado al otorgar a Sancho de Cardona el título de marqués, por lo que este querría tener una residencia en consonancia con su nuevo título. El Palau fue construido sobre un castillo, por el canterano Juan de Ambuesa Avellán1. Es de planta casi cuadrada, de unos 32 metros de lado, tenía dos pisos, aunque tuvo un tercero recayente en la plaza con hilera de arquillos, alcanzando una altura de 15 metros. Está configurado por cuatro crujías2, entorno a un gran patio rectangular, con cuatro torres en las esquinas y rodeado por un foso por motivos defensivos. Es muy posible que el castillo anterior según los restos encontrados en las catas arqueológicas realizadas por Lourdes Tamborero y Rafael Martínez, su planta tuviera otra configuración.

            Debido a las reformas efectuadas por Pascual Meneu, la fisonomía de El Palau cambió radicalmente, para hacernos una idea de cómo era anteriormente, tenemos que basarnos en las características y rasgos comunes de otros palacios góticos valencianos coetáneos a El Palau como son: el Palau-Castell del Sorells, el Palau-Castel d´Alaquàs y el de Albalat dels Sorells.

                                          

Foto 1: Torre en la esquina sudeste.  

Foto 2: Como sería la fachada principal del Palau (Traver 1961).

 

 En documentos consultados se citan cuatro torreones, de los que sólo se conservan hasta la altura de la primera planta del edificio dos de ellos: los situados en los extremos Noreste y Sudeste, aunque en trabajos que se hicieron en las aceras se han encontrado los cimientos de otros dos baluartes, que estarían en los extremos Noroeste y Sudoeste3. En un documento hallado por los arqueólogos Lourdes Tamborero y Rafael Martínez se citan dos torreones con cubiertas a cuatro aguas, sin poder localizar su posición. 4Los torreones presentan muros de sillería, en talud coronada por un bordón grueso de piedra, sobre la que arranca una construcción de mampostería.5

La fachada principal era de tapial6 con argamasa7 de cal. La planta baja se abría solamente en el acceso. El entresuelo tenía ventanas rectangulares y la planta noble solía tener ventanas ajimezadas, de dos o tres arquillos de medio punto que descansaban en columnillas. En la andana, a efectos de ventilar, se habrían huecos pequeños, por lo general con arcos. La composición de la fachada no era simétrica. La planta baja y el semisótano podía carecer de ventanas o bien se ventilaban con ventanas rectangulares y rejas. El entresuelo presentaba ventanas rectangulares con dimensiones regulares y con decoración.

 

          A la sala noble se accedía por una galería de arquillos. Esta sala daba a la fachada principal y ocupaba casi toda la planta incluyendo a veces un oratorio. Las ventanas tendrían festejadores, desde donde se veía lo que pasaba en la plaza. Estas salas eran de techos muy altos, de hasta 8 metros de altura. Tenían alfarjes8, y a las andanas se accedía por una escalera interior.

 

          De la fachada queda la portada principal, que es un exponente del tratado de Serlio. La puerta de entrada tiene un arco de medio punto9 y sillares almohadillados, con dovelas10 lisas, carentes de decoración y pilastras toscanas con tambores desestructurados. La alteración de la piedra de la puerta de acceso, es probable que fuera por la mala calidad de la piedra empleada, posteriormente alterada debido a la acción del agua proveniente de un canalón en mal estado. El tipo de piedra de las dos portadas y la arquería del patio, es probable que proviniera de un frente de cantera que no ofrecía piedra de buena calidad y se aprecia distinta a la empleada en el patio, aunque sea una dolomita. Sobre la puerta de acceso existía un pequeño hueco que no se sabe si estaría ligado al accionamiento del puente levadizo de acceso para salvar el foso11 o bien podría haber tenido otros usos y no ser coetáneo al uso de El Palau en la época de los Cardona.

 

          La estructura vertical de los muros exteriores e intermedios, de las diferentes alas, es de aproximadamente 1´10 metros de espesor y están constituidos de tapial de argamasa con mampuestos12, sobre otro del mismo espesor que hace de cimentación, de tapial de tierra marrón oscuro. Tan sólo algunos cerramientos de la fachada del ala Oeste y Sur (zona de la vivienda de Pascual Meneu) son de 40 cm de espesor, de mampostería con verdugadas13 de ladrillos, siendo su construcción más reciente.

 

            El edificio que se encuentra hacia la derecha del portal de acceso principal a El Palau, se vació completamente a finales del siglo XIX, constituye el ala Sur, y corresponde a una reforma de Pascual Meneu de finales del siglo XIX y comienzos del XX, para construir una casa característica de esa época. Para acceder a los niveles superiores Meneu introdujo una escalera que llega hasta el nivel de la andana. La cubierta de esta zona es a un agua, de teja con estructura leñosa, formada por viguetas sobre vigas con tablero cerámico. Por la documentación consultada se desprende que la forma de las cubiertas responde a la original de El Palau. Dado que la portada de acceso se sitúa al Oeste, todo indica que esta zona no sería el ala principal del Palau. A falta de futuras catas, se sostiene la hipótesis de que la fachada conserva sus muros originales, mostrando una construcción de obra de ladrillos al exterior. No se puede precisar la extensión de la zona del muro de la fachada donde Meneu construyó su casa.

 

            Se accede al ala Sur desde el patio, a través de una portada de piedra, en arco de medio punto de sillería, presentando un escudo de armas en su clave. Se cree que dicha portada debió ser el acceso de carruajes o de la caballería en época de los Cardona, debiendo de existir una escalera interior en proximidad a este vestíbulo para acceder a los niveles de la entreplanta, esta escalera la utilizarían los marqueses y sus invitados. Esta portada con escudo de armas no es habitual que se encuentre en un patio interior, por lo que se cree que podría haber estado en la portada principal, por sus dimensiones y por su escudo nobiliario que identifica la casa señorial.

 

Se cree que el muro Sur es de nueva construcción, a partir de la primera planta dado que la base presenta grandes mampuestos que parecen originales. Los arqueólogos Lourdes Tamborero y Rafael Martínez han hallado un documento en el Archivo del Reino de Aragón, en que nos dicen que la cubierta era a dos aguas.14 Se plantea también que tuvieran faldones a un agua, vertiendo hacia el exterior del edificio.

 

La parte del ala Norte que se conserva es la que mantiene todas las referencias constructivas y tipológicas que podían corresponder a la época medieval. Respecto a las bóvedas que se encuentran en el extremo Este del ala Norte, solamente tenemos el dato de que los senos de estas bóvedas estaban rellenos de tierra. Todo apunta a que Meneu realizó unas catas arqueológicas en el relleno de esta bóveda, para datar los restos moros y de la reconquista que allí se encontraron. El semisótano del ala Norte está resuelto mediante arcos rebajados de ladrillo que soportan las bóvedas.

 

Los niveles que se aprecian en el ala Norte, serían los que configuraban el edificio en esos tiempos. La distribución de los niveles en El Palau sería de: semisótano en todas las alas, entreplanta, planta noble y andana. En los accesos principal y de cocheras, habría planta baja, planta principal y andana.

                                        

Foto 4: Puerta de acceso al ala Sur.  Foto 5: La bóveda del ala Este, vista desde el nivel principal.   Foto 6: Baluarte al noroeste, que queda encerrado en el patio de la finca colindante.

 

Los arqueólogos Lourdes Tamborero y Rafael Martínez han hallado un documento, en el que se dice que en el ala Norte había una zona que tenía una cubierta plana, en el que se habla de la existencia de un terrado.

 

          El ala Este es la más antigua del edificio, Vicente Traver nos lo describe perfectamente: “Una larga nave rectangular con sus eje mayor orientado exactamente de Norte a Sur. Sus muros de tapial de grava, bolos, gruesos cantos rodados y cal, tienen un espesor de 1´10 metros y sostiene una bóveda de cañón semicircular sobre la cual hay un piso alto. Los huecos son escasísimos y las condiciones del local magníficas para un buen almacén de cosechas y hasta como albergue defensivo”15. En opinión de Norberto Mesado, esta cámara que se cree la más primitiva del inmueble pudo edificarse, como el resto del patio, por Sancho Cardona Ruíz de Liori.

 

          El ala Este se pudo emplear para almacenar las cosechas y como almazara, aunque también pudo ser utilizada como aljibe, a pesar de contar el Palau con un pozo en el patio, y que la Acequia Mayor pasaba al lado del Palau. La bóveda que cubre el semisótano del ala Este es de época incierta, y está resuelta con ladrillo a sardinel16 siguiendo una curva de medio punto de directriz recta, aligerada con bóvedas transversales. Norberto Mesado dice que dicha nave no estaba cerrada, y que Meneu construyó una bóveda de tabiquillos conejeros para no darle peso y que los cerró con bóvedas de medio punto17.

          Meneu encontró que faltaba el extremo Sur de la bóveda de la nave Este, esto pudo ser debido a dos cosas: una que se tratara del desplome del muro y dos al de un impacto de artillería, esta otra hipótesis podría ser válida ya que durante la I Guerra Carlista (1833-1840), el abandono de El Palau fue tan lamentable que en 1837 se llegó a utilizar como cuartel, por una compañía del Regimiento de Cazadores de Oporto18, pudo haber existido algún tipo de resistencia. En el siglo XX el ala Este se utilizó como espacio para espectáculos, para cine como teatro en la planta superior. En su parte Este cuenta con un gran patio posterior denominado el patiás, que proviene de los jardines y huertos con los que contaba el edificio.

 

Antes de construirse la puerta almohadillada, la entrada principal a El Palau, estaba situada en el muro Oeste del patio, donde está situado el arco apuntado. Sobre el arco apuntado existe un tejadillo, que descansa sobre unos canes19 de piedra, y sobre estos un durmiente que da apoyo a unos pares de madera. En una fotografía realizada en 1919 del patio, no aparece el tejadillo, por lo que su construcción debe ser relativamente reciente. Respecto al sistema de canes, se plantea la hipótesis que podría haber servido de apoyo a una galería o a un pasillo en la planta noble.                        

  Al patio se entra por la puerta almohadillada, este contenía un claustro formado por 8 arbotantes20, 10 arcos carpaneles21, distribuidos de la siguiente forma: tres arcos en los lados mayores (Norte-Sur) y dos de mayor anchura en los menores, con             decoración de medallones en las enjutas22 y las claves23 marcadas característico del estilo renacentista, los arcos se prolongan en el claustro o corredor hasta apoyar en los muros que cierran perimentralmente el patio sobre ménsulas24, estos arcos están sustentados por 10 columnas jónicas, formados por fustes de tres piezas, basas y capiteles bien trazados. Todos los capiteles tienen la misma orientación, ofreciendo los frentes de volutas mirando al acceso. Todos estos componentes no se ven hoy en su totalidad, debido a que su parte izquierda ha sido derribada para la construcción a partir de 1969 de dos edificios.

          En la bibliografía consultada, se cita una escalera de caracol, que la sitúan en el extremo Noroeste, que debía de estar próxima al patio, para uso del servicio. Los primeros peldaños de la escalera eran de mármol y los restantes de yeso, debido al material empleado debió de estar en una zona bastante visible desde el acceso principal, desde esta escalera se accedía a las dependencias de la planta superior. En el patio se situaba el pozo y en la planta baja estaban las dependencias de servicio, los establos, la bodega y la leñera.

          Su planta cuadrada presenta alas ocupadas por las distintas dependencias alrededor del patio central. Estas son de dos plantas y andanas, con arcadas en el patio de una sola planta, sobre la que posteriormente se construyó otra de ladrillo en el siglo XX, siguiendo la composición del nivel inferior. Una de las intervenciones más radicales que ha experimentado El Palau la realizó Pascual Meneu, con la construcción de una escalera que arranca del corredor del claustro y que lleva directamente a la planta superior. Por una foto antigua sabemos que el acceso del patio interior en el muro intermedio Este, estaba situado en el extremo Sudeste, verificándose su posición original.

          Los pavimentos son de cemento en ciertas estancias de la planta baja y en el patio; de baldosa hidráulica en las galerías del claustro y salas principales. Los pavimentos más antiguos son de ladrillo en espina de pez, localizándose en la entreplanta del ala Norte y bajo la escalera de la vivienda de Meneu. En dos de las catas del subsuelo los arqueólogos han documentado los restos de dos pavimentos empedrados de cantos rodados, a la altura correspondiente a las obras renacentistas del siglo XVI, en la zona del zaguán de la entrada y en la zona del patio bajo las arcadas.

          La estructura horizontal es de forjados de madera con revoltones de ladrillo, apoyados según zonas en vigas intermedias del mismo material o en los muros intermedios y exteriores. La madera empleada en los forjados de la zona de la vivienda de Meneu puede identificarse como mobila de muy buena calidad, mientras que la empleada en las cubiertas y en el extremo Nordeste se identifica como pino silvestre y es de calidad variable.

          Los revestimientos son de mortero de cal y áridos redondeados de espesor variable y sobre este presenta otro de yesón (yeso con cal como conglomerante) al interior, o mixtos en la zona de la vivienda de Meneu.

Se transformó un castillo medieval en un Palau renacentista; no sabemos las causas por las que se paralizaron las obras del Palau, por lo que la parte superior del claustro y el patio interior así como los cuatro baluartes de los ángulos no se terminaron. Todo parece indicar que fue por la falta de dinero, provocado por el proceso inquisitorial contra Sancho de Cardona, ya que dicho proceso le costó mucho dinero o bien viniese motivado por su muerte ocurrida el 27 de agosto de 157325.

 

 

1 Uno de los principales canteros del Reino de Valencia en la segunda mitad del siglo XVI. Participó en las obras de la Torre de la Diputación de Valencia y desde 1576 como maestro mayor en las murallas y Portal Fosch de Peniscola, en el monasterio de San Miguel de los Reyes en Valencia, el Palau de la Generalitat y el actual Ayuntamiento de Lliria.

2 Una crujía es el espacio comprendido entre dos muros de carga.

3 MESADO i GIMENO, Xavier. El somni de Pascual Meneu: el Palau de Betxí. Estudis Castellonencs, nº10, 2003-2005. Diputación de Castellón, pags 886-887. 

4 TAMBORERO CAPILLA, Lourdes-MARTINEZ PORRAL, Rafael. Memoria de las intervenciones arqueológicas del Palau-Castell de Betxí, 2008

5 Obra hecha con piedras desiguales y unidos con argamasa sin orden establecido.

6 El tapial es un material de construcción de tierra amasada y apisonada.

7 La argamasa es un mortero de cal, arena y agua.

8 Techumbre plana con maderas labradas, ornamentadas y entrelazadas artísticamente, que puede estar dispuesta para servir de suelo a la planta superior.

9 El arco de medio punto es un arco en semicírculo.

10 Una dovela es cada una de las piedras en forma de cuña que forman un arco.

11 MESADO i GIMENO, Xavier. Estudis Castellonencs, nº10, 2003-2005. Diputación de Castellón, pags 886-887.

12 Un mampuesto es una piedra sin labrar que se puede colocar en la obra con la mano.

13 Una verdugada es una hilada de ladrillos en una construcción.

14 TAMBORERO CAPILLA, Lourdes-MARTINEZ PORRAL, Rafael. Memoria de las intervenciones arqueológicas del Palau-Castell de Betxí, 2008

15 BREVA FRANCH, Francesc. Art a Betxí (1990). Publicacions de l´Ajuntament de Betxí, pag 27

16 Ladrillos puestos de cNTO PARA FORMAR UN FRISO.

17 MESADO i OLIVER, Norberto. Tras la saga de los Meneu. D. Pascual Meneu Meneu. Un betxinenc ilustre. Estudis Castellonencs, nº 10, 20032005. Diputación de Castellón, pag 844. 

 

18 El Regimiento de Cazadores de Oporto fue contratado por el gobierno de Isabel II, para combatir a los carlistas. En su mayoría eran belgas, pero también habían portugueses, italianos, británicos, prusianos, polacos y hasta españoles. Eran soldados de fortuna y aventureros, gente indeseable y de la peor calaña, en Betxí hicieron más de un desmán.

19  Es la cabeza de una viga del techo inferior que carga en el muro y sobresale al exterior, sosteniendo la cornisa.

20 El arbotante es un arco exterior de un edificio que contrarresta el empuje de otro arco o de una bóveda.

21  El arco carpanel se forma con arcos de círculos de distintos radios variando estos según se desee el arco.

22  Espacio comprendido entre un arco y su encuadre.

23   La clave es la dovela central de un arco.

24  La ménsula es un saledizo sobre un muro, sobre el que se apoyan columnas o arcos.

25 Este capítulo lo he recopilado de estos dos trabajos:

- PALAIA PEREZ, Liliana - TORMO i ESTEVE, Santiago. El palacio de Betxí. Historia de su construcción a través de la lectura del edificio. Actas del Sexto Congreso Nacional de Historia de la Construcción, Valencia, 21-24 octubre 2009. Instituto Juan de Herrera, MADRID 2009.

- GRANDE GRANDE, Francisco – JUAN VIDAL, Francisco - PALAIA PEREZ, Liliana - TORMO i ESTEVE, Santiago. Tras las huellas de un patio clásico. Estudios previos del Palau-Castell de Betxí. Arché. Publicación del Instituto Universitario de Restauración del Patrimonio de la UPV- Núm 3, VALENCIA, 2008.

 

 

 

 

 

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 15 Septiembre 2014 16:09

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos