Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Martes, 01 Diciembre 2015 21:23

Conena, poblado de la Edad de Hierro de Betxí

Escrito por  José Francisco Blasco Cobeño
Valora este artículo
(0 votos)

A principios del siglo VII a. C. cuando las llamadas colonizaciones y los Campos de Urnas, procedentes del norte y del oeste llegaron a nuestras tierras, produjeron un cambio cultural en los mismos poblados, debido a un fenómeno de osmosis, entre la cultura de los Campos de Urnas y el sustrato indígena del Bronce Final (X al VII a. C.), dando el Hierro Antiguo. Es en este momento cuando se produjeron grandes cambios sociales y económicos; por una parte, los Campos de Urnas conllevaron fuertes cambios socio-religiosos, como fue la incineración de los cadáveres y la deposición de sus cenizas en urnas de cerámica, y por otra parte la incidencia colonial conllevó unos cambios económicos importantes, que transformaron la sociedad, como resultado de la atracción que debió de ejercer el comercio marítimo que se estaba desarrollando en la costa. Un elemento a tener en cuenta en estos cambios culturales, fue la nueva estructura de habitación, puesto que las viviendas pasaron de ser de forma oval o circular a ser rectangulares.

                 

Foto 9: Acantilado en el lado Sur de Conena.                    Croquis de Conena (Norberto Mesado).

El arqueólogo Norberto Mesado nos dice que el poblado de Conena ocupa la cima de la colina, está delimitado por su vertiente sur por un acantilado y sus vertientes este, oeste y norte por una muralla. La muralla Este mide 38 metros y 60 metros la Norte; el trazado de esta última no es continua pues a 33 metros de “h”, presenta un señalado desacople que deja una abertura de 2´50 metros. Este paso, junto con el de 5´40 metros de “e” indicados con flechas en la foto 12, parecen señalarnos las antiguas puertas o entradas al poblado. Aflora su primitiva cimentación en “e”, “f” y “h”. Interiormente dos paredones, el A-B y C-D, escalonan la pequeña planta. Pudieron ser restos de habitación los trozos de paramento que hay en “m”, “n”, “o” y “s” (N. MESADO, 1968, CLXXX, 11).

 

Croquis de Conena (Vte. Verdegal).

Sobre un declive que alcanza los 2.240 m², las propias curvas de nivel aparecen reforzadas por tres ribazos, el de mayor perímetro conservaba restos de la primitiva muralla en los puntos extremos, posible torre en los puntos “z” e “y” (N. MESADO, 2004, 32).

Las casas eran cuadradas o rectangulares, y estaban construidas de barro con un zócalo de piedra como base, poseían suelos de tierra batida, y se sostenían con vigas y postes de madera (N. MESADO, 1999, XCVI, 192-194).

 

Gracias al arqueólogo Vicent Verdegal i Cerezo, conocemos mejor un yacimiento que sólo era citado cuando se hablaba del gran poblado íbero del Solaig. Se realizaron excavaciones en 1996, dejando al descubierto unos habitáculos, conformando una estructura de planta rectangular de 14´5 metros de eje noreste por unos 3 metros de anchura, cuyo campo interno aparece dividido por muros delimitando cuatro habitaciones. Por el escaso grosor de los muros exhumados, las viviendas de Conena debieron de ser de planta baja, que por su escaso espacio interno debieron de estar al servicio de familias muy reducidas. El trasladarse el poblado de Conena al Solaig pudo deberse a que el poblado creció y debieron de buscar otro lugar más grande y fácil de defenderse y lo encontraron en la cima del Solaig.

 

               

Foto 10: Restos de una torre              .                      Foto 11: Restos de la muralla del poblado.

 

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos